Festival Cusica realizado en Caracas hizo olvidar temporalmente la crisis que atraviesa Venezuela

Jose Lasses, organizador del Cusica Fest, explicó que para cumplir con el objetivo de juntar a tres generaciones de bandas venezolanas y "hacer un gran punto de encuentro con la cultura", debieron hacer un gran esfuerzo para "traerlas a Caracas''

104
Foto: Archivo

Caracas.- Caracas presenció el tercer fin de semana de diciembre a la nostalgia musical con el festival Cusica, que se extendió hasta la madrugada de este lunes 16 de diciembre, y en el que los asistentes se entregaron a la añoranza con bandas venezolanas que actualmente están fuera del país, y que les hicieron olvidar temporalmente la crisis que vive Venezuela.

migrante venezolano estrena tema hoja en blanco junto a la agrupación camila

A lo largo del fin de semana se encontraron bandas ya veteranas como Los Amigos Invisibles o Tomates Fritos, con otras que no lo son tanto -como Mesoneros o Viniloversus-, y otros que están empezando como El Otro Polo y Andrés Mata.

Un leve espacio de tranquilidad

«Es difícil organizar un evento de esta envergadura y con esta cantidad de asistentes pero siempre hay gente que quiere distraerse y hacer cosas normales como las que se pueden ver en otras países», comentó a EFE Alejandro Suárez, uno de los asistentes.

Frente a Suárez también se cumplieron otros sueños como el de Henry D’Arthenay, vocalista de la banda La Vida Bohème, que pudo volver a subirse a un escenario en Venezuela.

«Todas las bandas aquí son venezolanas y es emocionante ver música joven venezolana», aseguró Henry D’Arthenay al tronar en el escenario con su estilo que va del indie al folk, pasando por el rock alternativo sin pudor.

El vocalista se mostró particularmente satisfecho de mostrar en Venezuela su propia cultura y celebrarlo «como personas que lo ven de una forma más alternativa en este país».

los amigos invisibles exploran nuevos ritmos pero mantienen su estilo funk

«Encontramos demasiada gente dispuesta, creando cosas. Yo no siento que somos unos colaboradores más y pensábamos que la antorcha estaba apagada, otros la han agarrado y han hecho otros fuegos con ella», dijo D’Arthenay al comprobar de primera mano, el actual panorama musical venezolano.

El percusionistas de la banda, Sebastián Ayala, explicó que lo que más echaban de menos era «jugar en casa» y «sentir la energía» de la Caracas que les vio nacer como músicos y como ciudadanos.

«No éramos conscientes de lo que extrañábamos estar acá. Sabemos que nos extrañaban y es un honor saber que nos extrañaban así», expresó Ayala.

Eso sí, en los conciertos como en las conversaciones la crisis del país estuvo omnipresente e incluso la banda Desorden Público introdujo sus canciones recordando la crisis energética que vivió el país en marzo pasado, cuando los apagones se convirtieron en el escenario recurrente de la capital.

La pequeña odisea

Pero organizar todo esto en una ciudad como Caracas, donde ni tan siquiera el suministro eléctrico está absolutamente garantizado en toda la ciudad, es una pequeña odisea que tuvieron que sortear los organizadores.

nacho pasó de suspender ocho conciertos a cantar en espacios públicos

Jose Lasses, organizador del Cusica Fest, explicó que para cumplir con el objetivo de juntar a tres generaciones de bandas venezolanas y «hacer un gran punto de encuentro con la cultura» debieron hacer un gran esfuerzo para «tratar de traer a las bandas, que vinieran a Caracas y se sintieran cómodos con un proyecto que fuera una garantía en cuanto a poder hacer su música y que el publico los pudiera recibir como lo merece».

El éxito fue evidente y Gustavo, otro de los asistentes, pidió que pese a la crisis se debería repetir «una o dos veces al año» porque es llega a todos «como venezolanos» y les lleva a «pensar en hacer cosa dentro del país».

«El que está adentro (del país) está haciendo una lucha y para aguantar esa lucha hay que tener este tipo de cosas», concluyó Lasses.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO