23.1 C
Caracas
jueves, 25 febrero, 2021

Familias caraqueñas insisten en olvidar los problemas durante el Carnaval

El Bulevar de Sabana Grande, la Plaza Bolívar y el Paseo Los Próceres fueron lugares de encuentro para luchar con pepelillos, espuma y tángana

-

Caracas.- Algunos historiadores aseguran que el origen del Carnaval se relaciona a las fiestas paganas en honor a Baco, el dios romano del vino. Es el tiempo que antecede a la Cuaresma, período durante el cual la gente se prepara para la Pasión de Cristo, de acuerdo con la tradición judeocristiana. Sea o no cierto esto, sí lo es que el Carnaval es una celebración que se caracteriza por la permisividad y el descontrol. O, en una palabra: catarsis.

En la capital venezolana se cumple con este principio. En medio de una economía fracturada y una conflictividad política que no da tregua, las familias caraqueñas intentan olvidar sus problemas durante el asueto, estos 24 y 25 de febrero. Para algunas, también, es un tiempo para liberarse de los males y disfrutar de los colores, la música y los disfraces.

En la Plaza Bolívar del centro de la ciudad, el calipso retumbaba en unas cornetas instaladas frente al Teatro Principal; una banda juvenil del Cuerpo de Bomberos del Distrito Capital tocaba una versión de Despacito –la canción de Luis Fonsi y Daddy Yankee-; niños y niñas saltaban en unos colchones inflables afuera de la Alcaldía de Caracas y unas mujeres vestidas con trajes coloridos y las caras maquilladas ofrecían sus servicios como pintacaritas.

Muchas niñas vestían como muñecas, princesa, hadas o brujas. | Foto: Ronald E. Peña

Ayaro La Cruz, una habitante de La Pastora, valora que se procuren espacios de recreación, sobre todo, para quienes no pueden pagar por eso. “Aunque siento que hay poco ánimo, pero puede ser que la gente esté desinformada y no sepa de estas actividades”. Ella prefiere no viajar para que su hijo de cinco años pueda vivir la ciudad durante el Carnaval y lucir su disfraz de caballero.

Deiby Andrade, también de La Pastora, coincide y dice que seguir celebrando y mantener las tradiciones les permite tanto a niños como a adultos distraerse y olvidar por unos días “la situación país”. “Los niños no tienen la culpa”, manifiesta. Además, apunta, no es necesario tener tanto dinero para poder compartir en familia.

Niños y adolescentes llevaban disfraces de bomberos, policías, superhéroes y caballeros. | Foto: Ronald E. Peña

Como él, hay muchos padres que ven de cerca a sus hijos e hijas mientras corren, patinan, saltan y se ríen cerca de la estatua de Simón Bolívar. Hay tantos disfraces como niños: guerreros, caballeros, superhéroes, animales, brujas, princesas, hadas y hasta bomberos.

- Advertisement -

El lugar está bordeado por funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y Carlos Uribe, comerciante, lo agradece. “Este año se ve más movimiento, más seguridad y más organización. Aunque sus ventas no reflejan la cantidad de gente que visita la plaza, cuenta. En un día puede hacer cerca de dos kilogramos de maíz de cotufas y las ganancias no son las que quisiera, pero le sirven para llevar la cena a la casa y recuperar la inversión. “La venta está floja, pero algo se le gana”, dice.

En Sabana Grande se baila reguetón

En el Bulevar de Sabana Grande, que va desde Plaza Venezuela hasta Chacaíto, adolescentes y adultos coreaban canciones de reguetón. | Foto: Ronald E. Peña

Una multitud corea a Bad Bunny, el puertorriqueño que interpreta Callaíta. “Si hay sol, hay playa / Si hay playa, hay alcohol / si hay alcohol, hay sexo / Si es contigo, mejor”, gritan adolescentes y adultos que esperan frente a una tarima identificada con unas letras que rezan “Carnavales Caribe 2020”. Nadie sabe qué se espera, pero se espera. Varios policías vigilan.

El Bulevar de Sabana Grande, que va desde Plaza Venezuela hasta Chacaíto, está lleno de gente que camina de este a oeste, y viceversa. El piso está lleno de papelillos que muchos niños recogen para volver a lanzar. El reguetón no deja de sonar y de ser bailado por jóvenes.

Niños recogían los papelillos del piso para volver a lanzarlos. | Foto: Ronald E. Peña

Para Desiree De Andrade hay menos gente que en 2019, debe ser por la falta de capacidad de compra de muchas familias y la hiperinflación, dice. Aunque a ella la economía también la golpea a diario, se resiste: “Esta es la diversión de uno el venezolano con los niños”. Como este año no pudo viajar, decidió pasear con su hija y su suegra para no perder la oportunidad de recrearse.

No hay un espacio del bulevar que no esté ocupado, pero eso no significa que a los comerciantes les vaya bien. José Giovani vende globos que cuestan entre 50.000 y 100.000 bolívares y cree que en días que no son feriados ha vendido más que durante el Carnaval. Pedro González lo secunda. Él ofrece máscaras y antifaces en uno y dos dólares –lo que equivale a 75.000 y 150.000 bolívares, en promedio-, pero, apunta, que la gente se acerca a preguntar y cuando sabe los precios, se aleja. En cinco horas había vendido apenas 10% de la mercancía.

Diversión versus disturbios

En el Pase Los Próceres, de dos kilómetros de extensión, la gente se acumulaba en caminerías, calles, aceras y jardinerías. | Foto: Ronald E. Peña

En el Paseo Los Próceres la fiesta fue interrumpida, temporalmente, por enfrentamientos entre la Guardia Nacional y un grupo de jóvenes. Luego de las tres de la tarde, el monumento de dos kilómetros estaba habitado por cientos de personas que se acumulaban en caminerías, calles, aceras y jardinerías. Los colores fluorescentes de la decoración brillaban bajo el sol y, con disfraces y maquillajes, grandes y pequeños luchaban armados de papelillos, espuma y tángana. Huele a margarina quemada, cotufas, algodón de azúcar y sudor.

Muchos disfraces llamaban la atención y algunos se detenían para fotografiarse con los personajes. | Foto: Ronald E. Peña

Cerca del obelisco, adolescentes enfrentaron con bombas de agua y pintura, piedras y botellas a un cuerpo de la Guardia Nacional que respondió con dos bombas lacrimógenas, un disparo de perdigones y golpes y patadas. Los funcionarios detuvieron a, al menos, una docena de jóvenes, entre hombres y mujeres, durante unos minutos.

Una mujer que paseaba con sus hijos aseguraba que los visitantes arruinaban el Carnaval de todas las familias. “¿Por qué se ponen a provocar a los guardias? Son unos saboteadores”, se quejó. En medio del disturbio, niños y niñas y personas de la tercera edad intentaban resguardarse detrás de los árboles. “Le dañan la fiesta a los niños, porque uno más que todo viene es por ellos”, coincidió otra.

Civiles y guardias nacionales se enfrentaron durante la fiesta de Carnaval en el Paseo Los Próceres. | Foto: Ronald E. Peña

En 2019 también se registraron enfrentamientos entre civiles y uniformados luego de que efectivos de la PNB ordenaran a unos jóvenes dejar de lanzar bombas y estos se negaron. Esa vez también hubo gas lacrimógeno. Ni hoy, ni en 2019, alguna autoridad emitió algún comunicado o mencionó lo sucedido.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado