21.4 C
Caracas
viernes, 23 octubre, 2020

Estudiantes de la Ucab valoran protocolo para visibilizar violencia sexual en el campus

Jóvenes universitarios confían en que la normativa promueva una cultura de no violencia y garantice la dignidad de las víctimas

-

Caracas.- El 15 de septiembre entró en vigencia el protocolo para la atención y prevención de los casos de acoso y violencia sexual. El primero de este tipo y creado por la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), a partir de una solicitud por parte del Consejo Universitario de la sede de la institución ubicada en Guayana luego de que una exalumna expusiera que fue víctima de acoso por parte de un profesor.

Katherine Rodríguez, estudiante de noveno semestre de Comunicación Social, asegura que, aunque no hay sido víctima dentro del campus, sí ha sido acosada en otros lugares, por lo que valora que se comience a discutir en torno al tema.

“Es sumamente importante implementar estas medidas, todo esto, en un país en el que la seguridad no es un fuerte, porque significa que de una forma u otra puede avanzarse, aunque sea en pequeños espacios”, dijo a El Pitazo.

Para ella, la redacción y aprobación del documento era algo necesario para garantizar el derecho a educar en una institución segura. Afirma: “Es importante saber que contamos con un apoyo si se presentan situaciones como las que están contempladas en el protocolo”.

Cree que la Ucab no solo incentiva la confianza y respalda a la comunidad universitaria, sino que es un ejemplo para otras casas de estudios superiores: “Tengo entendido que la Unimet (Universidad Metropolitana) ya está revisando el protocolo y está considerando implementarlo. Que esto sirva de base y empujón es realmente bueno”, añadió.

Precedente para la comunidad universitaria

Felipe Toro, consejero de escuela, coincide y apunta que la Ucab marca un precedente con la creación del primer protocolo que defiende a las personas que son víctimas de acoso o violencia sexual y, además, a quienes son discriminados por su identidad de género u orientación sexual.

- Advertisement -

“Sí va a tener un impacto en la universidad porque les da a las personas que son víctimas de este tipo de acciones garantía de que hay algo que los protege, aunque hay que difundirlo bien y que se conozca. Que la comunidad sepa que cuenta con los representantes estudiantiles y las autoridades”, manifiesta e insiste en la difusión porque sabe que, en la mayoría de los casos, las víctimas no denuncian por miedo o vergüenza.

Además, considera que la normativa es una guía de acción importúnate tanto para las autoridades como para los representantes estudiantiles frente a la comunidad universitaria. “Cuando suceden estas cosas, aunque se discuta en los consejos, el protocolo es fundamental como una guía porque las autoridades se fijan mucho en las normas y si no está contemplado, no hay margen de acción”.

LEE TAMBIÉN

HIJOS MIGRANTES | Arauca: niños venezolanos amenazados por explotación sexual y violencia armada

Sensibilización y formación

Jhessimar Brito, a cargo de la Dirección de Liderazgo de la Asociación universitaria Feminista de Venezuela, destaca que el protocolo contemple la prevención del acoso sexual y la promoción de una cultura libre de violencia, en principio, dentro del campus. Valora que, de acuerdo con la normativa, todo el personal y el estudiantado de la Ucab deba estar al tanto del protocolo y las personas a cargo de departamentos deben promoverlo con sus equipos.

Aunque cree que no basta con que sea un ejemplo, sino que debe evaluarse, en el tiempo, la puesta en práctica de la normativa. También cree que es responsabilidad de los estudiantes de otras universidades exigir la discusión y evaluación de estos protocolos, sobre todo para las poblaciones en mayor situación de vulnerabilidad como los son las mujeres y las personas de la comunidad Lgbtiq+.

“La violencia sexual dentro de las universidades siempre ha existido, pero se invisibilidad por el hecho de asumir que algunas figuras son más importantes que otras”, afirma. Para Jhessimar, el protocolo es una garantía sobre la dignidad de las personas.

Como ella, Felipe y Katherine confían en que la normativa haga de la Ucab un lugar mejor y sea un estímulo para otras instituciones en el país. “De verdad espero que esto funcione y marque una diferencia, que sea un ejemplo, que el 30% o 40% de universidades que poseen este tipo de protocolos en Latinoamérica aumente y que nuestros espacios sean cada vez más seguros”, dijo Katherine.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado