30 C
Caracas
miércoles, 21 abril, 2021

Entre el miedo y las ganas de cambiar se debaten los vecinos de zonas populares para marchar o no este #23Ene

-

La expectativa crece con las horas para, lo que se espera, sea una gran movilización convocada para este miércoles 23 de enero, y donde opositores y seguidores de Nicolás Maduro saldrán a las calles.

En las comunidades populares de Caracas, los vecinos se debaten entre el miedo que les causa los posibles enfrentamientos entre manifestantes y cuerpos de seguridad del Estado y las ganas de protestar por la falta de agua, electricidad, gas, transporte, aseo y alimentación que agobia a sus habitantes desde hace más de año y medio.

Los residentes de zonas como El Valle, La Pastora, Catia, El Limón, La Vega, Petare, San Martín, Montalbán, Pinto Salinas, Ruiz Pineda, Lídice, Las Adjuntas, La Urbina y hasta Propatria se manifestaron la noche de este 21 de enero trancando calles,  sonando cacerolas, quemando basura y gritando consignas hasta pasadas las 12 de la medianoche.

La acción fue respondida en algunos sectores con represión y la mañana de este martes el olor a gases tóxicos aún confundía y mantenía encerrados a los vecinos. En la calle 14 de El Valle los comerciantes informales salieron a limpiar vidrios y escombros desde las 6:00 de la  mañana de este 22 de enero; y cuentan que “esos que tiraban piedras eran puro loquito”.

“Aquí todos trabajamos para comer y no tenemos tiempo de andar perdiendo un día de trabajo para salir a la calle… La verdad es que tampoco sé si la protesta sea la solución porque aquí lo que se necesita es que le den un parado a tanta corrupción a ver si empezamos a salir adelante”, comentó José Valbuena, un vendedor de plátanos y huevos en la calle 14, a quien le tocó barrer unas tres horas antes de poder instalar su tarantín.

Valbuena, al igual que sus compañeros Andrés Tovar y Migdalia de Tovar, asegura que no trabajará este 23 de enero. Estos comerciantes tildan de peligroso el ambiente en su comunidad. “Uno no sabe ni lo que va a pasarle a uno en esas marchas, no sea que quedemos de carne de cañón. Entonces lo mejor es dejar que los más fuertes vayan”, expuso la señora Micaela.

- Advertisement -

No obstante, hay quienes si están dispuestos a salir a las calles. Es el caso de Víctor Mendoza, un joven taxista que vive en El Valle y que cree que “si es para el cambio, entonces claro que salgo para la calle este 23 de enero. En la mañana yo espero que las cosas se den con calma y que la gente pueda estar en paz. La cosa siempre es en la noche, cuando surge el peligro, por eso hay que cuidarse”, dijo.

Para Víctor la chispa de las protestas del 22 de enero fueron las cacerolas que sonaron en toda Caracas y que motivaron a los más jóvenes a dar la pelea en las calles y a protestar en contra de Nicolás Maduro.

En los colegios cercanos a la calle 14 de El Valle no hubo clases y la presencia de transeúntes era escasa, en comparación con días comunes.

En cambio, en La Vega, el bullicio de los vendedores y los carros era el usual. Muchos esquivaban los escombros apilados en la calle San Antonio y al menos seis de ocho vecinos consultados manifestaron su intención de acompañar este 23 de enero la concentración convocada por Nicolás Maduro. “Aquí en la noche protestó puro carajito sin oficio, los vecinos estábamos encerrados, porque cómo yo voy a destruir mi propia comunidad?”, se preguntó el señor Modesto Aguíar.

Para este vendedor de aguacates “es imposible que la gente esté pasando más hambre de la que se pasó en los 60, por eso uno aguanta, porque vienen cosas mejores y yo no le tengo miedo a marchar”.

Pero, otros vecinos como Mirka Martínez, exponen tímidamente su postura antigobierno y sostienen que “si no tuviera hijos de los cuales cuidar me fuera a marchar para tratar de recuperar a este país… Uno lo piensa porque tiene dolientes, pero claro que estamos cansados de tanto pasas trabajo”, relató.

“Los cacerolazos del lunes en la noche fueron genuinos, porque la gente está cansada, pero también es cierto que los malandros se aprovechan de la protesta para robar y perjudicar a la gente. Aquí en La Urbina Sur vivimos cosas horribles en 2017 y no quisiera que se repitieran, pero está vez tengo al sensación de que hay algo distinto y la gente va a luchar por ese cambio con más apoyo”, comentó un residente de la calle 2 de La Urbina, muy cerca del puente 5 de Julio, donde se enfrentaron manifestantes y Guardia Nacional la madrugada de este martes.

¿Qué hacer?

María Isabel Parada, fundadora de Psicólogos sin Fronteras, capítulo Venezuela, expone que el país “se ha vuelto un pueblo resiliente” y asegura que en la mayoría de los venezolanos “lo que se nota es mucha esperanza, mucha motivación, parece como un despertar. Pensamos los Psicólogos sin Fronteras que ha sido el resultado de tanto sufrimiento, porque las personas logran reforzar su mundo interno, incrementar ese entusiasmo, viendo una oportunidad dentro de tantas situaciones que vivimos”.

No obstante, la psicóloga, egresada de la Universidad Central de Venezuela, también refiere que hay quienes tienen miedo a protestar por todas las vivencias anteriores que se han expuesto en el país y cree que “es lógico porque hemos vivido experiencias muy duras y crueles, entonces no es que vamos ingenuamente pensando que será una marcha cívica. Puede haber dificultades y tenemos que estar preparados”.

Ante esta realidad, la especialista plantea varios aspectos a considerar para vencer el miedo:

1.      Aunque vayan cautos, deben estar preparados y conscientes de lo que puede pasar.

2.      Manejar algunos planes antes de salir de la casa es necesario para sentirse más seguro.

3.      Ante una situación difícil es importante medir las consecuencias y retroceder.

4.      Si decides protestar, sal en compañía de amigos y establezcan rutas de escape y puntos de encuentro.

5.      Debes conocer tus límites y saber hasta donde puedes actuar.

6.      Trata de que prive la alegría por sobre la sensación de angustia.

Parada recuerda que la manera de enfrentar miedos y dificultades es tomar acciones para resolverlas. De igual forma, añade la importancia de preservar la esperanza por sobre las dificultades que se puedan presentar. “El venezolano ha demostrado que es capaz de lidiar con los problemas con  cierta entereza”, argumenta.

 Plantea que en Psicólogos sin Frontera han podido documentar la resignación de muchos pacientes, pero que no se trata de la mayoría de los casos. “La mayoría está esperanzada en las nuevas formas de lograr las democracias… Para los que quieren salir de la crisis el camino es volvernos a llenar de esperanza, entender que tal vez llegó el momento”.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado