En Vía Crucis viviente alumnos extendieron un llamado a la unión a través de la fe

meta_valuw

Rosibel Cristina González | Distrito Capital | El Pitazo

Por tercera vez consecutiva, 135 alumnos de cuarto año de bachillerato protagonizaron el Vía Crucis: drama de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Una puesta en escena que comprende 14 estaciones escenificadas, momentos de reflexión y la oración final.

La iniciativa surgió en el año 2017, cuando el padre Nicanor Vivas, en una clase de religión con los estudiantes del penúltimo curso que se preparaban para recibir el sacramento de la confirmación.

La idea cobró fuerza y a través de proyecciones de películas, donaciones y la incorporación de representantes que conforman la escuela de padres, se unieron para materializar la propuesta.

Este año, el Vía Crucis incluyó tres escenas, aparte de las catorce estaciones | Foto: Ronald Peña

Para el momento, solo contaban con tres meses de preparación, previas al descanso por la semana mayor, fecha de gran significación para los feligreses.

El dinero recabado fue destinado a la elaboración de trajes similares a la vestimenta romana de la época, el escenario y otros requerimientos para logística.


LEE TAMBIÉN: 

ACTIVIDADES RELIGIOSAS EN CARÚPANO SERÁN MÁS TEMPRANO POR APAGONES

| Foto: Ronald Peña

Las voces que participaron en la narración de los eventos para describir la escena de cada estación quedaron grabadas, y hasta ahora se usan de forma consecutiva en el montaje de Vía Crucis viviente del Colegio San Agustín de El Paraíso. En 2017, la promoción pionera del evento fue la número 57.

Stefano Santini, fue uno de los narradores. “Cuando llegamos a la estación de la resurrección de Jesús, tres palomas blancas atravesaron el patio y los presentes lloraron de la emoción, y eso no estaba planificado, no teníamos esas aves. El momento fue indescriptible”.

Ricardo Fernández participó en la primera puesta en escena del Vía Crucis viviente. Relató que al igual que el resto de sus compañeros de clase del 2017, vivió momentos de gran emotividad. “Fue un acto que nos atrapó. Sentí con gran fuerza mi fe y mis convicciones como católico. El mensaje que nos dejó ese año, fue el de trabajar con más compromiso y unión como seres humanos y hermanos de fe”, dijo.

El mensaje a los feligreses este año fue de fe y esperanza para hacer frente a las adversidades | Foto: Ronald Peña

Más que escena, son tres años de entrega y fe

El Padre Misael Urbina, coordinador general de Pastoral del Colegio San Agustín de El Paraíso, indicó que este año se incluyeron tres escenas más, de las catorce estaciones.

“Quisimos incluir la llegada de Jesús al monte de Los Olivos, el bautizo y el encuentro de Jesús con sus apóstoles luego de su resurrección”.

A juicio del padre Urbina, el Vía Crucis viviente de los estudiantes de cuarto año, quiere transmitir como mensaje “tener más fuerza que nunca ante las situaciones que nos agobien. La fe nos deja enseñanzas y una de ellas es que tenemos el compromiso de seguir adelante”.

Padres y representantes ayudaron en el montaje de la escena, logística y ambientación de los espacios | Foto: Ronald Peña

DÉJANOS TU COMENTARIO