29.4 C
Caracas
miércoles, 21 octubre, 2020

En los barrios necesitan un promedio de 500 mil bolívares mensuales para comida

Los habitantes de barriadas caraqueñas coinciden en que el nuevo salario mínimo de 300.000 bolívares, equivalen al gasto en alimentos de una familia para tres o cuatro días y calculan que se requiere casi el doble para “sobrevivir” una semana

-

Caracas.- Los 300.000 bolívares del nuevo salario mínimo integral, decretado en la Gaceta Oficial N° 6.484 con fecha del 11 de octubre, equivalen a una compra de tres días para una familia de cinco personas en un barrio de Caracas.

El promedio lo ofrecen hombres y mujeres residentes de zonas populares caraqueñas que viven de un salario mensual o trabajan de forma independiente para poder mantener a sus familias. En estas comunidades la queja en una sola voz es que el aumento aprobado por la administración de Nicolás Maduro “no es suficiente” para alimentar a una familia.

Sergio Gómez, habitante de Catia, contó que su trabajo como vendedor de café ambulante le garantiza una ganancia de 400.000 bolívares cada tres días, por lo que hace tiempo decidió no depender de un salario mínimo. “Un sueldo mínimo ahorita no alcanza para la cesta básica mensual porque ellos les pagan a uno 300.000 bolívares y mensualmente uno no come con eso porque el kilo de carne está en 80 y pico, el queso en 75.000 bolívares, el arroz ya casi en 40.000 bolívares entonces ya para sinceras lo único que puede ayudar es que dolaricen esto”, dijo el joven.

Gómez piensa que “un sueldo mínimo ahorita con ese aumento alcanza para tres o cuatro días”, y asegura que esa es la razón por la que la economía informal ha resurgido en el país. Con él coincide Maribel Lares, en el otro extremo de la ciudad: en Petare.

Para esta ciudadana 300.000 bolívares no son suficientes para costear un mercado en una casa en la que vivan niños pequeños. En su caso, está obligada a trabajar limpiando casas en tres sitios distintos para obtener entre 30.000 y 50.000 con los que no le alcanza para alimentar a su familia. “Yo trabajo día a día y eso no me alcanza para nada. El pasaje, las medicinas… Yo tengo que pagar alquiler y tengo que tener tres trabajos a juro y sin embargo no me alcanza ni para medio comer”.

“Aquí uno pasa hambre”, sentenció Lares y refirió que el aumento no ayudará a los venezolanos a superar la crisis que atraviesa el país. Y, pese a que en distintas barriadas caraqueñas se pueden encontrar ofertas de hortalizas, verduras o frutas y productos de la canasta básica a menor precio, quienes hacen compras sostienen que ya ni siquiera acudir a este tipo de ofertas mitiga la hiperinflación reflejada en los costos.


LEE TAMBIÉN:

EN CUENTA | ESTIMAN QUE PODER DE COMPRA DE SALARIO INTEGRAL HA CAÍDO 24% ESTE AÑO

- Advertisement -

“Si nada más medio cartón de huevos te sale en 40.000 bolívares y un cartón en 70.000 es difícil trabajar para ganar lo poco que ganas ahorita. De verdad 300.000 bolívares para un mes no te van a alcanzar para nada, tienes que buscar lo más barato que puedas, pero no se consigue nada barato para sobrevivir”, contó Ayrisbel Santos, residente de El Amparo.

Santos reconoció que ella, su esposo y sus dos hijas pequeñas a veces comen arepa con queso y otras “arepa pelada o arroz pelado” porque solo su esposo trabaja por el sueldo mínimo que hasta el 1 de octubre fue de 40.000 bolívares y ella debe quedarse con sus niñas. Refirió que la comida de las cajas subsidiadas por el gobierno solo dura una semana y luego de eso les toca comprar con lo que puedan, “eso sin considerar que no traen salado que es lo más caro, entonces si ganas sueldo mínimo jamás vuelves a comer carne en este país”, explicó la ama de casa.

Joel Bordoñez, otro padre de familia aseguró que un sueldo mínimo semanal debería ser de 500.000 bolívares semanales. De acuerdo a sus cálculos, ese es el gasto en alimentos de una familia de cinco personas. “Actualmente un kilo de pollo son 50.000 bolívares y 300.000 no alcanza… Creo que ese promedio sería para aliviar un poco, aunque no cubriría los gastos de la cesta básica”.

Bordoñez hace este cálculo sin considerar pasaje, gastos escolares o medicina y cree que incluyendo eso el gasto promedio mensual de una familia de cualquier barrio venezolano podría superar los 700.000 bolívares.

Otros como Samuel Hutado, de Caucagüita, creen que “el problema es que no importa cuánto ganemos, porque todo sube y la plata no alcanza para comprar nada”, a ello atribuye que la mayoría de los caraqueños en barrios decidan vender su propia comida para reinvertir el dinero en cosas más baratas, “pero que resuelven”.

“En este país ya no importa lo que ganes porque el dinero no alcanza para comprar”, confirmó.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado