El Paraíso quiere dejar de ver el verde militar en todas las calles

28

La Villa Bella Vista da entrada a la avenida José Antonio Páez, principal arteria vial de la parroquia El Paraíso. Fue construida para José Vicente, el hermano menor de Juan Vicente Gómez, y diseñada por Carlos Guinand Sandoz. Desde su patio central se puede ver el centro de Caracas: Catedral, Santa Teresa, San Juan y Altagracia. Quizás por esa panorámica la nombraron Bella Vista. Desde 1997 está ocupada por los Servicios de Intendencia de la Guardia Nacional.

Un cuadro colgado en la pared del salón principal muestra a los hermanos Gómez en la entrada de la villa, vigilantes: José montando un caballo y Juan, a su lado, con un fuete en la mano. María Eugenia lo admira, se confiesa fascinada. El lugar hace las veces de oficina de un coronel que ella no ha visto, aunque, en teoría, fue a hablar con él. Además del cuadro, hay una biblioteca que ocupa completamente una de las paredes, lámparas y adornos oxidados.

En El Paraíso está ubicada la sede principal de la Comandancia General de la Guardia Nacional, frente a la plaza Madariaga. Foto: Ronald E. Peña

Mediante un soldado, el coronel le niega a María Eugenia el permiso para tomar sus fotos por ser un lugar de uso militar. Ella se sorprende y le asegura que hasta hace un par de años podía tomarle fotos a todo. Le agradece y se va. “Ahora todo es de uso militar. En todos lados están los guardias, vigilándote y grabándose tu cara para joderte”, afirma.

María Eugenia Urdaneta tiene 52 años viviendo en la avenida José Antonio Páez de El Paraíso y siempre le ha parecido un lugar paradisíaco. Hace poco más de 20 años, ella podía ir en bicicleta a donde quisiera, o simplemente caminando, sin importar la hora. Recuerda la entrada de la parroquia como un túnel de árboles que brindaban sombra y frescura. También recuerda sus noches en El Torreón,una tasca tipo restaurante en la que amanecía con sus amigos tomando cervezas.

La vida nocturna ha cambiado. Antes, muchos amanecían en los bares y tascas. Ahora son pocos los que se atreven a caminar luego del atardecer. Foto: Ronald E. Peña

Pero el verde de los árboles lo sustituyó en gran medida el de los uniformes militares; y a las risas producto del alcohol en medio de las noches, las sucedieron el sonido de los carros militares rondando la zona. En El Paraíso está ubicada la sede principal de la Comandancia General de la Guardia Nacional, y según María Eugenia, el sector se ha ido militarizando cada día más, sobre todo luego de las protestas antigubernamentales de 2017.

El Paraíso fue una de las primeras urbanizaciones de la capital venezolana. Su crecimiento comenzó en 1895 por iniciativa del entonces presidente, Joaquín Crespo, aunque el poblamiento del área toma fuerza en 1904, cuando Cipriano Castro muda su residencia a la Mansión Villa Zoila. Antes de ser estrictamente una parroquia, la urbanización formaba parte de La Vega, San Juan y Santa Teresa, unidas por diez kilómetros de vía que van desde el puente que conecta Quinta Crespo con la avenida Páez hasta la plaza La India. Y el 6 de junio 1995, por petición del concejal Héctor Urgelles, El Paraíso se convirtió en la más joven de las 23 parroquias del municipio Libertador. Este 6 de junio cumple 24 años.

Cuando alguien dicta una dirección de El Paraíso, utiliza como referencia alguna de las plazas: Páez, Madariaga, Washington, O’Higgins, Artigas, La India, Los Leones, Las Banderas, Alejandro Petión y Guzmán Blanco. Foto: Ronald E. Peña

María Eugenia pasó de la bicicleta al carro porque le teme a caminar en las calles del sector en el que ha vivido toda su vida. Enumera varios factores: falta de alumbrado público; deterioro en el asfaltado de las calles y aceras; aumento de la inseguridad, pese a la presencia militar; y abandono de los espacios públicos.

Cuando alguien dicta una dirección de El Paraíso, utiliza como referencia alguna de las plazas: Páez, Madariaga, Washington, O’Higgins, Artigas, La India, Los Leones, Las Banderas, Alejandro Petión y Guzmán Blanco. Mercedes Vázquez coincide con María Eugenia y cuenta que muchos de eso lugares fueron tomados por la mendicidad y la delincuencia.

Para Mercedes, el conocimiento y la educación están siendo remplazados por el uso de la fuerza. La parroquia reúne a la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (Upel), casa de estudio que forma profesores; el Rectorado y la sede de posgrado de la Universidad Santa María, el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación de Maestros (Cendas – FVM) y el Colegio de Abogados. También algunos colegios reconocidos, como La Concepción, San Agustín, Teresiano y Del Ave María.

Recuerda como, en 2017, muchos estudiantes del sector fueron reprimidos por los organismos de seguridad del Estado durante las manifestaciones. Recuerda, sobre todo, el martes 13 de junio, cuando funcionarios de la Guardia Nacional, el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas), el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) entraron al conjunto residencial conocido como Los Verdes y detuvieron a 23 personas por razones políticas.

La parroquia reúne a la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (Upel), casa de estudio que forma profesores; el Rectorado y la sede de posgrado de la Universidad Santa María y el Colegio de Abogados. Foto: Ronald E. Peña

Para Mercedes y María Eugenia se ha vuelto costumbre, no solo en días de protestas, ver tanquetas y piquetes de la guardia cerrando calles u ocupando plazas. Quisieran volver a caminar luego del atardecer, reírse sin preocupaciones en los espacios públicos o poder opinar sin miedo a ser acusadas de «traición a la patria». Conocen muy bien la historia de El Paraíso, incluso de antes de ser parroquia, y saben que nada será igual. No creen en eso de que todo tiempo pasado fue mejor; más bien consideran que deben luchar para que, como el país, los espacios del sector donde llevan toda una vida sean tomados nuevamente por la ciudadanía.

Los habitantes de El Paraíso aseguran sentirse vigilados constantemente. A diario, tanquetas y piquetes de la Guardia Nacional impiden sin justificación el acceso de peatones y conductores hacia varias vías. Foto: Ronald E. Peña

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación 0 / 5. Votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

DÉJANOS TU COMENTARIO