25 C
Caracas
miércoles, 23 septiembre, 2020

En Bello Monte quieren que «iluminar Caracas» sea una constante

-

Caracas.- Es un laberinto oscuro. La noche hace que la pasividad del día transforme las calles en un desierto de asfalto en el que pocos transeúntes caminan con velocidad, abrazan sus pertenencias y no dejan de mirar atrás.

Las calles que el sábado 18 de mayo lucieron llenas de gente, normalmente están desiertas. Foto: Ronald Peña

En Bello Monte esa es una noche normal descrita por vecinos y trabajadores. Pero, desde el sábado 18 de mayo, cuando la gente Ciudad Laboratorio demostró que un escenario diferente es posible, los habitantes están decididos a no renunciar a eso.

Las calles que el sábado 18 de mayo lucieron llenas de gente, normalmente están desiertas. Foto: Ronald Peña

El ambiente de camaradería, compañerismo, despreocupación y amor por la cultura que se respiró la noche del sábado dejó un buen sabor de boca en los baruteños de esta zona de la ciudad, que esperan que este tipo de actividades en las que los vecinos se vuelcan a las calles a vivirlas y a disfrutarlas se repitan.

Incluso, quienes tienen más años viviendo en Bello Monte describieron el evento como “la mejor noche de nuestras vidas en muchísimo tiempo” y estuvieron de acuerdo en afirmar que solo en sus años de juventud “se podía pasear en las calles con esa tranquilidad que se respiró ese día”.

Oswaldo Silombria, con 30 años residenciado en Bello Monte, fue uno de los vecinos que celebró la actividad con la que se plantearon iluminar Caracas. “Era gente con buena vibra que se dispuso a acudir a este evento. Es que estamos felices porque se trató de que algo que debía ser normal, disfrutar la ciudad, se volvió algo extraordinario y eso fue lo que vivimos”.

LEE TAMBIÉN: 

UNA NOCHE CULTURAL INVITÓ A ILUMINAR CARACAS

El escándalo y el bullicio de personas no se calló esa noche, sino pasadas las 11:30 pm; sin embargo, los vecinos no se quejaron de eso. “Uno celebra que le recuerden que estas calles son más que delincuencia, más que soledad y que se pueden hacer cosas buenas”, refirió Alba Pitre, mientras nerviosa esperaba el Metrobús en la Plaza de Los Chorritos, cuando apenas el reloj marcaba la 6:00 pm de este lunes 20 de mayo.

- Advertisement -

Esa misma plaza en la que el número de personas no superaba las cinco este lunes, fue uno de los epicentros de la actividad del sábado. Los negocios alrededor de la avenida principal de Bello Monte se mostraron también satisfechos con los resultados de la propuesta por el impacto en las ventas y por la “sensación de seguridad” que se respiró entre tanta gente, tal como lo afirmó Roberto Santoro, uno de los trabajadores de la panadería Espiga Delli, un negocio que tiene “toda la vida” en Bello Monte.

Los vecinos quieren retomar y mantener como una rutina la propuesta de Cuidad Laboratorio. Foto: Ronald Peña

“Casi todo Colinas salió a las calles. Ojalá eso fuese todos los días porque esa era gente con otra cara, gente pendiente de disfrutar, de ser amable. A mi hasta se me olvidaron por un rato los problemas de que las cosas están caras y nada alcanza”, relató Salvatore Russo, un vecino de la avenida Caurimare.

A su comentario se sumó el señor Silombria, quien recordó que “desde que abrió la estación del Metro en la zona y se hacen colas para comprar comida en los supermercados cercanos, la delincuencia se ha desbordado y la gente ya no anda por las calles tranquila”.

Los jóvenes que hacen vida en Bello Monte comparten la misma preocupación y esperan que esta iniciativa de apropiarse de las calles sea una forma de combatir la inseguridad. Deivys Gómez relató que se ha normalizado el peligro de tal manera que muchos negocios abren pasadas las 9:00 de la mañana y cierran antes de las 6:00 pm.  “En diciembre le dieron un tiro a un quiosquero para robarlo, por eso aquí uno se cuida, no sale de noche. Y eso que esta es de las zonas más seguras dentro de todo”, dijo.

Esa es la principal preocupación y uno de los motivos que hacen que los vecinos de Bello Monte quieran retomar y mantener las ideas de Ciudad Laboratorio. “Los vecinos están intentando organizarse para mantener estas cosas que ojalá fuesen diarias”, dijo Russo.

“Aquí lo que queremos es cultura para que la gente retome la calle, la luz retome la calle y los de las oscuridad ahora seamos otros: los buenos”, reflexionó Adel Roma, mientras apuraba el paso hacia su edificio antes de que pusiera más oscuro.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado