Dos niños murieron en hospital de Catia por falta de atención médica

Una de las víctimas es un bebé de siete meses que fue asistido por el vigilante del centro asistencial, y la otra, una niña de dos años que falleció en brazos de su padre

505
mueren-dos-bebes-hospitales-de-caracas
Ambos hechos ocurrieron este fin de semana en el hospital Los Magallanes de Catia | Foto: Archivo

Caracas.- Para intentar salvarle la vida a un bebé de siete meses de nacido en el hospital de Los Magallanes de Catia, uno de los vigilantes le aplicó respiración boca a boca. El personal médico tardaba en llegar, y ante el desespero, el hombre actuó.

Tatiana Bolívar, tía del bebé de siete meses de nombre Joanderber Sosa, relató lo sucedido en la morgue de Bello Monte, a donde acudió junto a la madre del infante para retirar el cuerpo.

Mi hermana no fue a trabajar el sábado porque notó que el niño estaba desganado. Le dio un tetero y a los minutos el niño comenzó a voltear los ojos. Llegamos al hospital y no había quien nos atendiera. Estábamos desesperados, como la mayoría de las personas que allí estaban. El vigilante también se desesperó; nos quitó al niño de los brazos y comenzó a darle respiración boca a boca”, detalló la tía del infante.

En medio del drama llegaron unas enfermeras para informar que los médicos estaban en una reunión. Mientras daban explicaciones a los presentes, el bebé murió.

Esta no es la primera experiencia negativa que la familia tiene en este centro de salud, ubicado en el oeste de Caracas. Cuatro meses antes, Bolívar también perdió a su esposo debido a una complicación intestinal que no fue atendida quirúrgicamente a tiempo.

 Otra muerte el domingo

El domingo en la tarde, en el hospital de Catia, ocurrió otra tragedia. La niña Mariana Sareth Mago, de dos años, falleció en brazos de su padre esperando ser atendida. El obrero Judmel Mago explicó que le suministró a su hija un desparasitante el pasado viernes 1 de octubre, siguiendo las indicaciones médicas.

“El sábado estuvo bien, al igual que el domingo, mientras la cuidaba su abuela. Esa tarde, cuando la fui a buscar, tenía los labios pálidos y no se podía mantener en pie. Corrí con ella en brazos hasta el hospital y tumbé prácticamente la puerta de la emergencia. No había nadie, estaba vacía. Mi hija se me murió en los brazos”, relató.

El padre de la niña fallecida denunciará ante la policía a una enfermera y a un médico de este centro hospitalario, quienes días antes le recetaron el medicamento a la infante.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.