22.1 C
Caracas
lunes, 27 junio, 2022

Dispersas, pero todas contra la violencia, las feministas alzan su voz en Caracas

Bajo la realidad subregistrada de que cada 33 horas ha sido asesinada una mujer en Venezuela durante 2020, los distintos colectivos de activismo feminista salieron a las calles este 25 de noviembre, en el Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

-

«Un salario miserable es violencia», «la explotación es violencia», «la impunidad es violencia», «el maltrato es violencia», estas fueron solo algunas de las consignas que quedaron pegadas en una jardinera frente al Museo de Arte, en Caracas, este miércoles 25 de noviembre, en el Día de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.

Aunque dispersas, las manifestaciones de los distintos grupos miembros del colectivo feminista se hicieron sentir en el oeste caraqueño bajo una fuerte custodia policial que las mantuvo en las aceras y evitó que se pasaran a las calles.

Uno de los grupos se congregó en la Plaza Morelos. Desde allí y con un megáfono en mano, las distintas activistas de todas las edades pusieron énfasis en que las condiciones actuales en las que están obligadas a vivir las mujeres venezolanas representan en sí mismas una de las violaciones más grandes a sus derechos y garantías.

LEE TAMBIÉN

Feministas en Venezuela piden decretar emergencia ante aumento de femicidios

«Vivimos con salarios de menos de 2 dólares que obligan a las mujeres a vivir en precariedad, a ser explotadas e invisibilizadas», planteó Sujey Ochoca, del grupo Pan y Vino, presente en la Plaza Morelos.

A 650 metros, frente al Ministerio de Interior y Justicia, otro grupo de mujeres cantó, escenificó la violencia de género y consignó una carta a ese despacho en la que destacaban los 218 femicidios que han ocurrido durante 2020 en Venezuela, de acuerdo a registros independientes de organizaciones como Utopix, pues no hay datos oficiales al respecto.

“Hay una institucionalidad mellada que permite la impunidad y ese es un mecanismo de reproducción de la violencia”, comentó Indira Libertad Rodríguez, miembro del grupo Araña Feminista. La activista explicó que, de acuerdo a los subregistros, en Venezuela ocurre un femicidio cada 33 horas, y si bien no se trata de la cifra más alta de la región, es una considerable tendencia al alza en el país, en comparación con el año 2019.

Las participantes de la protesta que acompañaron a entregar la carta en el Ministerio de Justicia, en el que manifestaban los colectivos Brigada Feminista Latinoamericana, Tinta Violeta, Calistenia Cultural, Falda R, entre otras, destacaron que este año su clamor es también por la desarticulación de las políticas públicas que protegen y acompañan a la mujer que, en un contexto de conflicto, representan la población más vulnerable.

LEE TAMBIÉN

Unesco promueve la Campaña Naranja para rechazar la violencia contra la mujer

Allí encontraron la coincidencia con sus compañeras en la Plaza Morelos. «No solo estamos en miseria y precariedad, sino que obligadas a vivir cargando agua, cocinando con leña y pagando bombonas a cinco dólares», fue el grito de la profesora Zuleika Matamoros, de Juntas la Izquierda, junto a la estatua de bronce que decora esta plaza caraqueña.

La docente recordó también que quienes más sufren y son violentadas son las mujeres de zonas populares, condenadas a vivir en explotación para mantener a sus familias. Se refirió también a la violencia sexual y reproductiva y aseguró que las venezolanas están obligadas a parir por falta de métodos anticonceptivos al alcance de todos o de una ley que permita los abortos. Y, además condenadas a criar a sus hijos en las peores condiciones posibles y sin garantías básicas.

«Ni del Estado, ni del marido, mi cuerpo es mío y es mía la decisión», coreaban las manifestantes mientras las activistas que tomaban el micrófono recordaban que es una necesidad incluir las luchas de las mujeres en las agendas políticas del país.

Con zapatos en el piso representaron a las venezolanas asesinadas en cuarentena y con desnudos y ropas manchadas de sangre, las caraqueñas que acudieron a protestar este 25 de noviembre lo hicieron desde la sororidad, por eso al final los grupos se unieron para gritar consignas, tomarse una foto grupal y comprometerse más con su lucha por los derechos de todas.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a