Día de la Madre entre policaracas terminó con un homicidio en Carapita

Vecinos de la comunidad de Carapita describen que el policía "mala copa" sacó su pistola y le disparó al joven de 18 años, cuando éste le fue a reclamar que amenazara a su hermano de 11

415
El apagón nacional solo agudizó las fallas de los servicios básicos que ya afectan a los habitantes de los barrios caraqueños | Fotos: Luis Miguel Cáceres

Caracas. Una pareja de funcionarios, miembros de la Policía de Caracas, son acusados de asesinar a un joven de 18 años en el sector Las Torres, específicamente en la calle Santa Ana, Carapita. Los policías se fueron a celebrar el Día de la Madre y dejaron a su hijo solo en casa; una situación que terminó en tragedia.

El pasado 12 de mayo, Lisandro José Urbina Hernández, de 47 años, y su pareja sentimental, Vicmar Gloriana Henriquez Vielma, de 30 salieron de su vivienda a celebrar el Día de la Madre. No se llevaron a su hijo de 11 años, y este, al verse solo, no tardó en salir a la calle a jugar con sus amistades.

El infante, que solo era hijo de la mujer, fue visto por uno de sus primos mientras caminaba por las aceras del barrio. El primo, quien tenía la misma edad que el hijo de los funcionarios, salió corriendo a decirle a su abuela.


LEE TAMBIÉN: 

TRIBUNAL PRIVA DE LIBERTAD A JOVEN QUE QUEMÓ VIVA  A SU MADRE EN VALLES DEL TUY

La mujer al saber que su nieto de 11 años estaba solo se llenó de preocupación. Asegura que le dijo al primo: “dile que venga para que coma y se bañe en la casa”. El muchacho obedeció y se fue a decirle a su primo. Minutos después ambos infantes se encontraban en la sala de la abuela.

Al final de la tarde, la mujer le dijo a su nieto que se marchara a su casa, ya que era probable que sus padres hubiesen llegado. No fue el caso, el niño llegó y los padres todavía no estaban.

La abuela explicó que cuando su otro nieto regresó se fue el servicio eléctrico en el sector. Por ello, su opción fue mandar nuevamente al muchacho a que acompañara a su primo, para que no estuviera solo sin luz. Lo que la mujer no sabía es que en esos minutos los funcionarios regresaron. Pero, de de acuerdo a vecinos, ambos estaban pasados de copas.

Apuntó al primo del hijastro

En el momento en que Lisandro José Urbina observó que el primo de su hijastro llegó a su casa le dijo: “¿qué haces aquí?, ¿vienes a molestar?” En medio de las preguntas, apuntó con su arma de reglamento al pequeño.

La reacción del hombre generó miedo en el niño, quien salió corriendo nuevamente a la casa de su abuela. Al ver su cara de pánico, la mujer interrogó al infante y este le contó el percance que tuvo con su tío político. Mientras el niño narraba la historia, desde uno de los cuartos lo escuchaba su hermano mayor. El joven prometió reclamarle al policía.

El joven, identificado como Yeiker José Istúriz Flores, de 18 años, llegó a la vivienda de su tía exigiendo explicaciones del trato a su hermano. El policía respondió al reclamo con un disparo, cuyo proyectil le dio en el pecho y lo dejó sin vida en la entrada de la vivienda.

Yeiker era bachiller. No tenía hijos. Semanas atrás había culminado un curso de barbería, pues había decidido emigrar a Colombia; viaje que realizaría este 15 de mayo.

Vecinos de la zona describieron al funcionario de “mala copa” y comentaron que “ese policía cada vez que se echaba unos tragos exhibía esa pistola lo que podía. Varias veces lanzó tiros al aire“.

Luego del homicidio, los vecinos intentaron linchar a Lisandro José Urbina, pero se escapó. También amenazaron con quemar su casa, pero funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) lo impidieron.

Tanto Urbina como su esposa se encuentran fugados de la justicia. El caso lo tomó el Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

DÉJANOS TU COMENTARIO