Cuatro días sin luz llevan más de 800 familias de San Agustín del Sur

Las torres A y B de las Residencias Hornos de Cal se encuentran sin servicio eléctrico desde el pasado lunes, 26 de julio, cuando estalló el transformador que surte las edificaciones. Desde entonces cuadrillas de Corpoelec han acudido al sitio, pero no logran resolver la falla

308
Cuatro días sin luz llevan más de 800 familias de San Agustín del Sur | Foto: cortesía

Caracas.- Las más de 800 familias que habitan las Residencias hornos de Cal, en San Agustín del Sur, al oeste de Caracas, cuentan cuatro días sin servicio eléctrico en dos torres de 23 pisos, luego de que este lunes estallara el transformador que surte de energía eléctrica a todo el conjunto.

Silvia Rojas, residente de esta edificación, explicó que están sin energía eléctrica la torre A y B de este conjunto, además de los locales comerciales ubicados en este espacio, muchos de ellos de venta de alimentos que necesitan refrigeración.

La falla eléctrica inició la madrugada del lunes, 26 de julio, tras las fuertes lluvias en Caracas y, aunque los vecinos alertaron a Corpoelec del problema y las cuadrillas se ha presentado todos los días en la comunidad caraqueña, aún no resuelven el problema.

“Ellos lo que dicen en la Electricidad de Caracas es que no hay transformador. No sabemos si hay un trasfondo, si nos van a pedir dinero a los vecinos para comprarlo, pero lo cierto es que no dan soluciones y llevamos cuatro días en esto”, comentó la vecina.

Henry Molina, presidente del condominio en la Torre A de estas residencias, indicó que en los pisos más altos del edificio viven adultos mayores, niños y trabajadores que se ven obligados a subir y bajar a diario los 23 pisos con linternas para poder cumplir con sus obligaciones y hasta para atender emergencias, por la falta del ascensor.

En nombre de las familias, Molina hace un llamado urgente a las autoridades de la Alcaldía de Caracas y de Corpoelec para que resuelvan la falla y repongan el trasformador dañado, pues se trata de personas de bajos recursos que no pueden costear este aparato por el que en otras zonas de Caracas han pagado hasta 5.000 dólares.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.