“Con hambre un docente no puede educar y un alumno no puede estudiar”

10

Griselda Sánchez tiene 41 años, de los cuales 20 los ha dedicado a la docencia. Hoy se ve en la necesidad de salir a las calles a protestar por sus derechos. Aunque también siente que es una necesidad.

Junto a varios de sus compañeros decidió caminar desde el Ministerio de Educación hasta la Vicepresidencia para consignar un documento en el que dejan constancia de sus varios reclamos: incumplimiento de contratos colectivos y deterioro de varias escuelas, entre ellos.

Aunque eran dos cuadras, cerca de 400 metros, la Guardia Nacional se los impidió con un piquete a la altura de la Plaza La Moneda. Alegaban que por ser zona de seguridad no podían llegar hasta la sede de la Vicepresidencia pero que serían atendidos por “un representante”. Esto fue rechazado por los maestros.

“Estamos movilizados en defensa de la calidad educativa. En defensa de nuestros estudiantes que dejaron sin pasaje estudiantil y en defensa de los maestros a quienes nos violaron todos nuestros derechos y nos dejaron sin contrato colectivo”, expresa Griselda.

Asegura que 16 mil trabajadores han sido despedidos por exigir sus derechos. «Por exigir un sueldo digno. Lo que ganamos no nos permite ni siquiera movilizarnos hasta nuestros puestos de trabajo”.

Hoy, un docente tipo I gana 68 mil bolívares mientras que uno tipo III, devenga cerca de cien mil bolívares. “¿Qué hace uno con esos montos sabiendo cómo está el país?”, se pregunta. Y ella misma se responde, “Es imposible que alguien pueda mantenerse así”.

Los bajos salarios y la difícil situación han llevado a que los venezolanos salgan del país. La ONU habla de tres millones de venezolanos. Muchos de ellos maestros.

Las distintas organizaciones sindicales estiman que la deserción docente llega a 40%, a escala nacional.

Griselda, quien también es dirigente sindical, refiere además que ya no son Física, Química y Matemáticas las materias con mayores problemas por la ausencia de maestros. Educación Física se ha vuelto un “área crítica”.

“Los maestros prefieren agarrar sus maletas y cruzar la frontera con su familia para buscar un mejor futuro antes que quedarse a pasar hambre y necesidades en las aulas del país”.

Aulas que además están vacías porque la deserción escolar también ronda el mismo porcentaje.

¿Cómo repercute esta situación en la formación de quienes están llamados a ser el futuro de Venezuela? Griselda es tajante en su respuesta: “Aquí no hay formación. Este año escolar está prácticamente perdido”.

Explica que la suspensión de clases decretada por el gobierno de Nicolás Maduro desde marzo con los apagones ha perjudicado a los estudiantes “enormemente”. Los más afectados son aquellos que estudian en el turno de la tarde a quienes “los dejaron sin clases”.

“Con hambre un docente no puede educar y con hambre, un alumno no puede estudiar”, sentencia.

Y es que para ella, el patrono (gobierno) ha decretado un paro laboral al prácticamente “suspender” los pagos a los trabajadores. Califica de “suspensión” los bajos salarios.

“Tenemos frente a nosotros una generación, al menos, perdida.
Van a pasar años para que el país se recupere”, advierte.

Griselda además denuncia que el ministerio está colocando en las escuelas a personal no calificado. “Aquí hay docentes que no saben leer ni escribir. Los sacan de las misiones y son los que meten irresponsablemente”.

“Justicia social” es lo que pide está docente, quien lleva de carrera lo que lleva la Revolución. También pide la renuncia de las autoridades educativas entre ellas, el ministro de Educación, el “profe” Aristóbulo Isturiz, quien le «ha dado la espalda a este sector por el cual incluso él dio tantas batallas. Nos traicionó” e insiste en pedir por los estudiantes que están “desasistidos”.

“Nadie puede defender lo que no conoce y ese es el reto que tenemos como país. No hay transformación social si no es de la mano de la educación”, señala Griselda para finalizar entonando el himno nacional junto a sus compañeros.

Se retiraron con la promesa de que seguirán en las calles hasta lograr las reivindicaciones y que las autoridades “les den la cara”.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación / 5. Votos:

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

DÉJANOS TU COMENTARIO