Con alianzas y formación ciudadana se encamina la parroquia La Vega

meta_valwl

Caracas.- «¿Qué cómo es el habitante de La Vega?, somos amables, serviciales y luchadores. Aquí en el barrio sabemos que ser humilde es sinónimo de estudio y trabajo. Así pensamos los que queremos salir adelante. Ya hemos comprobado que organizados somos más», comentó Gabriela Vegas, habitante de esta parroquia caraqueña fundada el 18 de julio de 1813, como Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá de La Vega.

LEE TAMBIÉN: 
HABITANTE DE LA VEGA: «LAS NOTICIAS LAS VEMOS CUANDO VIENE EL PITAZO»


«Como líder social por más de 20 años en San Miguel, junto a un grupo de mujeres, nos hemos preocupado por crecer, por animarnos, por luchar por oportunidades para todos», acotó.

Vegas recordó que sus abuelos fueron fundadores y le explicaron que desde el establecimiento de cada barrio su gente tenía claro que trabajando unidos lograban muchas cosas.

Señaló que Cementos La Vega fue una de las compañías más importantes del país que estuvo ubicada en sus espacios, luego le tocó mudarse, debido a que muchos vecinos se vieron afectados con enfermedades bronquiales, «pero esto se pudo hacer gracias a la organización de la comunidad».

«Las mujeres de La Vega entendimos que no ganamos nada quejándonos, llorando, por eso nos activamos, gracias a este comedor de Alimenta La Solidaridad se benefician más de 100 niños de San Miguel», dijo Gabriela Vegas, habitante de esta parroquia caraqueña / Foto: Griselda Acosta 

Necesidad de integración

La parroquia está integrada por dos sectores, La Vega y Montalbán. El primero está conformado por los barrios La Hoyada, El Carmen, La Amapola, La Veguita, La Vega, Los Naranjos, Los Cujicitos, Vista Hermosa, San Miguel, Las Dos Rosas, El Milagro, Los Cangilones, Sector Unido, Los Mangos, La Luz, Bicentenario y Las Torres, junto a la urbanización Terrazas La Vega, que es un complejo de edificios residenciales ubicados dentro de la comunidad, pero separados de las barriadas por zonas montañosas; mientras que Montalbán se divide en las urbanizaciones I, II y III.

Los vecinos que viven en las zonas residenciales de La Vega han entendido que para poder ayudar a los más necesitados, a los que viven en sus barriadas, les toca aliarse con Organizaciones No Gubernamentales (ONG), asociaciones civiles y fundaciones.

«No ha sido un trabajo fácil, pero ahí vamos, estamos llegando a los barrios con más necesidad llevando jornadas de salud y medicinas, atendiendo casos de desnutrición, recuperando espacios, formando a los vecinos con cursos, no sólo informativos sino palabras de aliento que los motiven para que participen en la tarea de sacar adelante al país», destacó Gisell Quijano, habitante y líder de Montalbán en Movimiento.

Esta parroquia caraqueña es incansable; cumplió 451 años de fundada, así lo informó Argelia Gaspar, habitante del sector J de esta comunidad.

Las líderes consultadas en la parroquia La Vega comentaron que gracias a las alianzas logradas con varias fundaciones y ONG, varios sectores cuentan comedores / Foto: Griselda Acosta

Gaspar define a su gente como activa y solidaria: «aunque siempre te puedes encontrar grupos inmersos en la apatía, en la flojera. Seguimos la mayoría luchando, soñando; la idea es buscar oportunidades para todos. Me hace feliz que en mi casa logré montar un comedor gracias a la Fundación Ciudadanía Sin Límites, gracias a mi Dios estamos beneficiando a 50 niños, en su etapa inicial. Lo bueno es que en vacaciones les vamos a seguir dando su comida».

El poblado de La Vega fue, en principio, el asentamiento de los esclavos que labraban la tierra en la Hacienda Montalbán, creada por los españoles como trapiche de caña de azúcar. Actualmente, esta hacienda está en total abandono.

La Vega fue poblada en sus inicios por los indios Toromaimas. Con más de 250.000 habitantes, tiene muchas necesidades, no sólo por la deficiencia de sus servicios públicos, sino por la apatía que genera la ineficiencia de sus consejos comunales, sobre todo en las barriadas.

Sectores de la parte alta de La vega como La Pradera, Las Torres presentan problemas de transporte, les preocupa que las calles no estén asfaltada porque así se pone en riesgo el  servicio del metrobús / Foto: H.Gómez

Así lo explica Vilma Centeno, quien vive en el sector Las Torres, por la calle Los Jardines. «Creo que los vecinos no vamos a salir adelante mientras se mantengan los consejos comunales desligados del trabajo social. La verdad es que sólo están pendiente de los clap, de la comida, de quitarle la bolsa a los vecinos que viajan o protestan».

Centeno afirmó que los barrios de La Vega pueden estar mejor. Denunció que urge un trabajo de recuperación, de asfaltado de sus calles.

«Corremos el riesgo de perder el servicio de los metrobuses porque la vialidad está totalmente dañada. Hace falta que asfalten. Necesitamos que el Metro nos asigne otro metrobús, porque ya no se dan abasto los activos».

«Buscar alianzas»

Toca referir de nuevo el trabajo por más de 20 años de Gabriela Vegas. En su comunidad, la conocen como «La Negra».

Para ella, sus vecinos son una parte importante para la construcción de una comunidad más sana, por lo que no dudó en montar un comedor de la asociación civil Alimenta La Solidaridad y actividades recreativas y de emprendimiento femenino con la Fundación Soy Mujer.

«Aquí, en San Miguel, hay muchas familias que no tienen para comer todos los días, hay muchos niños y en este comedor nos preocupamos por hacerle una buena comida, su buena sopa. Somos mujeres que hemos tomado el sector con la idea de buscar beneficios para todos. Igual estamos pendientes de montar actividades recreativas y hacer emprendimientos para las madres de familia», explicó.

Buscar respuestas a la realidad que vive su comunidad es un alerta que mantiene siempre encendida a esta vecina. Con sus 35 años de vida, confiesa que el tiempo de llorar y de quejarse ya pasó.

En la zona residencial de la parroquia La Vega está ubicada la casona de la Hacienda Montalbán, abandonada y sin proyecto de recuperación / Foto: Griselda Acosta

«Es tiempo de hacer, de buscar ayuda mediante alianzas, de poner a los vecinos a hacer por la comunidad. Sé que existen muchas organizaciones no gubernamentales, que están abiertas a activar sus proyectos en las distintas comunidades de Caracas, pero hace falta que su gente se ponga las pilas y abrace estos proyectos juntos».

Vegas dijo que toca estar unidos, con la misma fe que le profesan al Santo Cristo de La Vega en su iglesia ubicada en la Plaza Bolívar.

La líder social insistió en que los vegueños luchan por estar mejor, pese a la crisis del país, y no duda de que esta se refleje con más contundencia en las barriadas.

«Mejorar calidad educativa»

Ana de Freites es docente jubilada y, al igual que Gabriela Vegas, cree que es necesario rescatar la educación, no sólo en todo en el país sino en las instituciones educativas ubicadas en esta comunidad.

Destacó que cuentan con más de 20 instituciones, entre escuelas, liceos y la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab).

Recordó, por nombrar algunos centros de estudios, que en la parroquia se encuentra el emblemático Liceo de Aplicación, la Casa Hogar María Antonia Bolívar, el colegio de Los Padres, que en realidad se llama colegio parroquial Monseñor Arturo Celestino Álvarez, así como el colegio Vicente Emilio Sojo y el Liceo Pedro Fontes.

«Lo que es urgente es mejorar el rendimiento académico, la calidad educativa de las instituciones que hacen vida en nuestra comunidad, sobre todo en las públicas».

Acotó la docente que es un orgullo para los habitantes de Montalbán contar con el trabajo social que viene haciendo incansablemente la Ucab.

Deportistas y músicos

El recorrido por las barriadas de La Vega termina en la redoma, cerca de donde está la estatua de La India; allí se pueden escuchar los gritos del vendedor ambulante ofertando desde sus frutas hasta objetos usados. A los mototaxistas ofreciendo su servicio.

No podemos dejar de recordar que en esta parroquia se criaron venezolanos que dejaron en alto el nombre de Venezuela; los boxeadores Rafael Oronó, Antonio Cervantes y «Kid Pambelé» que, a pesar de que nació en Colombia, vivió muchos años en esta parroquia. Así como los esgrimistas Silvio Fernández y la joven Roibelys Peinado.

También los músicos Carlos «Tabaco» Quintana y José Natividad Martínez, conocido como «la Flauta de Venezuela».

DÉJANOS TU COMENTARIO