Comerciantes de Catia estiman reducción de las ventas en 70 % por apagón nacional

meta_valun

Caracas.- En la parroquia Sucre, al oeste de la capital, mayoristas y pequeños comerciantes de alimentos sufrieron, según sus estimaciones, una caídade 70 % en las ventas y cuatro días de trabajo perdidos a causa del apagón nacional que comenzó el jueves 7 de marzo y que de acuerdo con voceros del oficialismo y el propio Nicolás Maduro, se produjo por un »sabotaje cibernético» liderado por Juan Guaidó y el Gobierno de Estados Unidos.

Walter De Sousa, encargado de una pescadería ubicada cerca del Bulevar de Catia, precisó la pérdida de 600 kilogramos de pescado desde que el país no cuenta con servicio eléctrico. Esa cantidad sería suficiente para sus ventas de una semana. Cuando había luz, solo pasaban por el punto de venta las tarjetas de Banesco y cuando no, perdían a todos los compradores; no registraron compras con dinero en efectivo.

Para poder mantener los productos refrigerados, debió pagar hielo por cuatro veces su precio habitual: “Siempre pago la panela en 6.000 y estos días me cobraron hasta 24.000 bolívares”. A diario requería, mínimo, cinco panelas. Calculó una caída en las ventas de entre 70 % y 90 %.

El Mercado Municipal de Catia no ha abierto desde el viernes 8 de marzo, luego de la primera noche sin electricidad en todo el país. | Foto: Ronald E. Peña

En algunas carnicerías, como la de Héctor Riviera, no tuvieron que botar alimentos porque suspendieron los pedidos, que normalmente se hacen los días viernes: “Como se fue la luz el jueves y no llegó temprano, cancelamos todo el encargo de esta semana”, dijo Riviera.

Estimó una reducción de 100 % en la entrada de ingresos. En un día normal, el establecimiento genera más o menos 2.000.000 bolívares en ganancias; sin electricidad y, por tanto, sin puntos de venta, generaron, como mucho, 400.000. “La gente lo que compraba era 100 gramos de mortadela o un poquito de queso, porque no hay efectivo”, comentó Héctor.

LEE TAMBIÉN: 

TRUJILLO SIGUE SIN LUZ DESDE EL JUEVES Y COMERCIANTES REMATAN MERCANCÍA

No solo quienes venden carnes se vieron afectados. María Gouveia tiene un puesto de frutas dentro del Mercado Municipal de Catia desde 1981 y es primera vez que pierde más de un día de trabajo. Desde el viernes, llevó algo de mercancía al local de unos amigos para poder vender y que no se dañara.

Eduardo Camacho es mayorista y hasta el jueves vendía una pila de ocho plátanos en 5.000 bolívares. Sin puntos de venta y con poco efectivo, comenzó a venderlas en 3.000. Aunque el sistema eléctrico se ha restablecido parcialmente en el sector, Eduardo no quiere aumentar los precios porque sabe que entonces perdería la mercancía.

Carlos Arroyo ofrece tomates, cebollas y pimentones en Plaza Sucre y no ha logrado vender como lo ha hecho otros fines de semana. El día que más logró obtener algo de ganancias fue el sábado. Aun sin luz, tuvo compradores que cancelaron con efectivo. Normalmente vende en una mañana 15 kilogramos de tomates. Durante el apagón, fueron ocho. Aunque remata y baja el precio de los víveres, no ha tenido ganancias.

Quienes venden carnes, charcutería y vegetales han tenido que comprar hielo a diario o rematar la mercancía para no perderla. | Foto: Ronald Peña

Jesús Jiménez también trabajó a pérdida. Un ramo de cebollín, por ejemplo, lo compró en 2.500 para venderlo en 3.000 bolívares, y luego de cuatro días sin vender nada, lo ofrece en 1.500, sabiendo que perderá, pero así lo prefiere a tener que botar los alimentos.

En su puesto hay vegetales como coliflor, berenjena, calabacín, lechuga, remolacha, pepino y acelga. Calcula una pérdida de 2.000.000 de bolívares. Jesús precisó que son cerca de 300 kilogramos de vegetales que están a punto de dañarse. Sin puntos de venta y con fallas continuas en el sistema eléctrico, no tiene esperanza de recuperar algo esta semana. “En 60 años, yo nunca había vivido algo parecido y si no trabajo no como, pero, ¿qué hacemos?”, se lamentó.

DÉJANOS TU COMENTARIO