Caraqueños: aumento del pasaje no es el problema, sino conseguir efectivo para pagarlo

meta_vamkr

Caracas.- Ada Hernández salió esta mañana de su casa, en la urbanización Las Palmas del municipio Libertador, y se encontró con que el pasaje urbano había aumentado de 500 bolívares a 1.000. Iba hacia la parroquia Candelaria y le entregó al colector un billete de 500 porque no tenía más efectivo. De regreso, encontró en su cartera 700 bolívares y fue lo que pagó cuando se montó en la camioneta en la parada de la avenida Urdaneta.

“Ahorita porque estoy de vacaciones, pero normalmente debo utilizar dos camionetas al día para ir a trabajar; a veces, alguno de mis hijos me lleva y me ahorra esa plata”, dice. Aunque todo su salario —fijado en 40.000 bolívares— se le va en transporte, no es un problema para ella porque de los gastos de alimentación y servicios se encargan sus hijos. Pero insiste en que conseguir el efectivo para pagarlo es lo que más le preocupa.


LEE TAMBIÉN: 

MULTAN A LÍNEA POR COBRAR PASAJE URBANO CON SOBREPRECIO EN OCUMARE


El 18 de agosto, Luis Alberto Salazar, director del Comité de Usuarios del Transporte Público, anunció un aumento en las tarifas del pasaje en las rutas urbanas; pero no de 500 a 1.000, que fue lo que le cobraron a Ada. El gremio exige una sinceración de las tarifas desde hace más o menos dos años, con 80% de la flota de autobuses detenido por falta de repuestos: en esta oportunidad pedían un precio del pasaje de 1.500 bolívares en todas las líneas; sin embargo, las autoridades gubernamentales solo autorizaron un monto de 700.

Tarifa a convenir

En la ruta que va desde El Silencio hasta la Redoma de La India, al final de la avenida Páez, los conductores y colectores se apegaron a la norma. A Marcos Pérez, publicista, le sorprendió que el aumento no fuera mayor: “Estuvo mucho tiempo en 500, más bien lo esperaba en 1.000”, dice. Debe tomar dos autobuses diarios para movilizarse hasta su trabajo, en Los Cortijos, y aunque a veces camina para ahorrarse algo de dinero, el precio del pasaje no es un problema porque, dice, su salario le permite pagarlo; lo complicado es tener que ir todos los días a un cajero automático para conseguir los billetes. “Lo ideal sería que hubiese una especie de pago móvil o venta de boletos como antes”, opina.

La decisión del aumento no está publicada en Gaceta Oficial y en algunas líneas, registradas o no, cada grupo de conductores fija el precio del pasaje según le convenga.

En Plaza Venezuela hay una línea de autobuses conocidos como piratas, porque no están registrados, que van desde allí hasta Zoológico y Las Adjuntas, al suroeste de Caracas, y cada viaje cuesta 1.000 y 1.500 bolívares, respectivamente.

Sin quejas por el aumento

Robinson Montilla, conductor, asegura que nunca han tenido problemas con los usuarios. “Más bien cuando viene alguien de la policía o algún guardia a prohibirnos trabajar, porque esta línea no es registrada, los mismos pasajeros los bajan de las camionetas, porque muchos saben que este es un servicio seguro. Nosotros hacemos un viaje directo y trabajamos hasta las 10:00 pm”.

Isabella Reimi, estudiante, tampoco se queja por el precio del pasaje. Ella utiliza todos los días la ruta de Chacaíto a Manzanares, municipio Baruta. Paga 900 bolívares por cada viaje y aunque sus ingresos mensuales le permiten tener cierta comodidad, cuando le toca conseguir efectivo comienza su dolor de cabeza. Isabella contó que una tarde, luego del trabajo, caminó desde Chacao hasta Chacaíto en busca de un cajero automático que estuviera dispensando billetes. Como no consiguió nada, le preguntó al conductor si podía hacerle una transferencia, pero él prefirió darle la cola. Otro día, compró unos caramelos en un quiosco y pagó de más para que el dueño pudiera darle el efectivo. Así logró llegar a casa.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación / 5. Votos:

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

DÉJANOS TU COMENTARIO