Caracas | Vendedores informales vuelven a tomar el bulevar de Sabana Grande

Debido a la pandemia y a la situación económica que vive el país, el incremento del comercio informal en el bulevar de Sabana Grande ha aumentado de manera considerable. Los vendedores justifican que es la mejor forma de trabajar, pero los caminantes creen que empeora la inseguridad

285
Comerciantes informales a la altura de plaza Venezuela | Foto: Yorman Yépez

Por Yorman Yépez

Caracas.- Desde que fue decretada la pandemia en Venezuela, en marzo de 2020, el comercio informal ha vuelto al bulevar de Sabana Grande. Desde Plaza Venezuela y hasta Chacaíto se observa una gran cantidad de vendedores informales y exhibidores de los centros comerciales y tiendas de la zona.

Quienes se volcaron a vender en las calles del recuperado bulevar afirmaron que debido a la pandemia han tenido que ubicarse ahí para generar ingresos que permitan subsidiar su vida diaria y familiar. Indicaron además que el aumento de quienes ofrecen sus productos cada vez es mayor, lo que genera una competencia por las ventas de los diferentes artículos que ofrecen.

Previamente, en 2011 el centro cultural Petróleos de Venezuela (Pdvsa) La Estancia rehabilitó el bulevar de Sabana Grande y en junio de 2012 vendedores informales del sector fueron reubicados en el Centro de Economía Comunal Manuelita Sáenz, en la misma localidad. Tales obras se dieron bajo el mandato del expresidente Hugo Chávez.

En diferentes puntos del bulevar se observan algunos llamados «manteleros» u otros comerciantes que optan por presentar su mercancía en rejillas apoyadas en carretillas. También hay quienes deciden vender sus artículos sosteniéndolos en sus manos.

Jonathan Semprún lleva más de 30 años laborando como comerciante informal y desde hace tres meses tuvo que ubicarse en los espacios del bulevar. Comentó que gran parte de los comerciantes informales del sitio cuentan con locales ubicados en el Centro de Economía Comunal Manuelita Sáenz. Sin embargo, debido a las bajas ventas y la pandemia por COVID-19, muchos de sus compañeros han tenido que vender en el propio bulevar.

LEE TAMBIÉN

Zulia | GN desalojan a buhoneros de Las Pulgas de calles adyacentes al mercado

Pero no todo se presenta de manera ideal. En este sentido, Semprún admitió que si bien se busca trabajar para el sustento de cada día, hay personas que aprovechan esto para cometer sus delitos. “Nosotros fuimos reubicados en el Centro de Economía Comunal Manuelita Sáenz, pero en pandemia no abren ese centro. Para nosotros es más cómodo trabajar con carretillas, porque cuando viene la policía nos tenemos que mover. Esto es algo que viene por la pandemia. Nosotros contamos con nuestros locales, pero si no sales cómo vas a comer”, apuntó.

Por su parte, Génesis Aponte, quien labora en la venta de dulces y alquiler de llamadas telefónicas en el bulevar, aseveró que si bien antes de la pandemia había buhoneros, la cantidad era mínima. Pero ahora cada semana observa nuevos puestos de trabajo, consecuencia de la propia pandemia, según contó.

Aponte destacó que, a pesar de que los policías los dejan trabajar, siempre deben estar atentos por si llega un supervisor policial. De ser así tienen que retirarse rápidamente para evitar que les quiten la mercancía o les llamen la atención, que sean detenidos o se generen altercados entre vendedores informales y los agentes.

“Actualmente hay demasiada cantidad de buhoneros que no se había visto antes. Muchos de ellos vienen de otros lados a instalarse aquí; vienen de La Hoyada, el Centro y colocan sus tarantines. Quienes se benefician de esto son ellos (policías), porque tienen teléfonos nuevos, zapatos, dinero… Ni uno se compra un par de zapatos», indicó Aponte.

LEE TAMBIÉN

Nueva Esparta | Comerciantes desalojados del bulevar Brion solicitan ser reubicados

Este problema de invasión en el bulevar ha generado un aumento de la inseguridad y proliferación de niños en condición de vulnerabilidad en diferentes partes de esa zona de Sabana Grande, según comentan los propios transeúntes y comerciantes del lugar.

Emily Molina, ciudadana que transita constantemente por el bulevar, aseguró que los buhoneros ocupan lugares que deben ser para el disfrute de los ciudadanos. También mencionó que, debido a la economía informal en el lugar, la inseguridad ha aumentado.

Ellos ocupan gran parte del bulevar. Desde octubre del año pasado muchos se adueñaron de esto y cada vez son más. Los niños que están por ahí son familiares de los buhoneros o los conocen y a esos hay que tenerles cuidado porque en el menor descuido te arrancan lo que tienes en mano. La policía está ahí solo mirando”, finalizó Molina.

Por su parte, Yaritza Cacique indicó que la presencia de buhoneros tiene varios años, es decir, no va de la mano con la pandemia, si bien aumentó en este contexto. Afirma que este problema lleva unos 15 años. Concuerda en que la presencia de buhoneros afecta diariamente a los peatones en el sitio.

“Ellos fueron reubicados, pero igualito siguen en el bulevar. Esto se presta para muchas irregularidades, entre ellas la inseguridad, que está peor que antes. Y si los vuelven a reubicar seguramente volverán, lo que se explica por la situación económica del país”, concluyó Cacique.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.