20.6 C
Caracas
jueves, 6 agosto, 2020

“Caracas no está preparada para enfrentar un aguacero”, dicen sus habitantes

-

Gran Caracas.- Este inusual agosto de fuertes lluvias ha recordado a los caraqueños que la ciudad no está preparada para enfrentar un aguacero. Esa es la conclusión de vecinos del este y el oeste de la capital, a quienes les ha tocado sufrir el caos de calles como ríos, quebradas que arrastran basura y alcantarillas tapadas. 

El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh) informó el jueves 15 de agosto que la onda tropical número 35, se encuentra sobre el occidente del país, con la actividad de la Zona de Convergencia Intertropical, ocasionando precipitaciones de intensidad moderada a fuerte en gran parte del territorio nacional que se mantendrán por unos días.

Este pronóstico revivió el miedo que los vecinos del sector La Línea, de Petare, no vivían desde octubre de 2018, cuando unas 100 viviendas fueron afectadas por el desbordamiento del río Guaire en ese tramo del este de la ciudad. 

Vecinos del sector La Línea, de Petare, denuncian que desde octubre no hacen mantenimiento al Guaire en la zona | Foto: Génesis Carrero

Los residentes del sector aseguran que luego de la limpieza general de la calle Jóvito, ni Protección Civil, ni bomberos ni personal de la alcaldía de Sucre han vuelto al sitio para limpiar la quebrada o destapar las alcantarillas de la zona que no funcionan. 

Carmen Aguilar, quien reside desde hace 57 años en el barrio, admitió que ha dormido con miedo toda la semana por las lluvias. «Aquí cuando llueve uno no duerme, porque estamos asustados. Después de lo que pasó el año pasado uno siempre tiene miedo de que esa agua nos arruine la vida otra vez», dijo. 


LEE TAMBIÉN: 



VENEZUELA SE PREPARA PARA UNA SEMANA DE LLUVIAS POR ONDAS TROPICALES

Otros vecinos, como María de Oliveira, respaldan la preocupación de Aguilar. Aseguran que hace tiempo no se ha hecho una limpieza al Guaire en ese nivel y con las lluvias recientes solo ha bajado basura. 

Calles como ríos

- Advertisement -

La lluvia genera también el colapso de importantes zonas viales de la capital, como la autopista Francisco Fajardo, que tanto a la altura de Altamira como de Chacaíto se convierte en pozos que los conductores y motorizados deben atravesar.

Los usuarios de la autopista que comunica el este y el oeste de la ciudad dicen que los desagües de la vía no funcionan | Foto: Génesis Carrero

Las acumulaciones de agua en estas zonas se generan por tuberías rotas y desagües tapados que impiden la circulación del agua que cae por las lluvias. Por ello, es común que en estos días se generen largas colas de vehículos y motos que intentan pasar sin verse afectados por la gran cantidad de líquido acumulado en plena autopista. 

Otras zonas afectadas por las lluvias son las del oeste de la ciudad, en espacios de alto tránsito como la Plaza Sucre o el Bulevar de Gato Negro, donde los ciudadanos que hacen vida en estos espacios aseguran que se convierten en ríos por los que es imposible transitar.

En la cercanías de Plaza Sucre las fugas de agua contribuyen a generar caos cuando llueve. | Foto: Génesis Carrero

«La gente que busca en la basura la desarma y cuando llueve eso se riega por toda la calle y deja todo vuelto un desastre, que ni los que vendemos podemos ponernos», contó Aníbal Pereira, residente de Alta Vista

María Castellano asegurá que en todo Catia colapsan las vías cuando llueve y lo atribuye a los incontables botes de agua que existen en la zona. 

La misma situación se vive en el sector Los Frailes, donde las fugas de agua potable y servidas generan caos durante los aguaceros. 

En Los Frailes de Catia los huecos de las principales vías dificultan la movilidad durante los aguaceros | Foto: Génesis Carrero

«Cuando llueve se riega una peste por toda la calle que uno no se puede ni asomar a la ventana», contó Freddy Tarazona, quien vive en la calle Real de esta comunidad, donde denuncia que hay un bote de aguas servidas que tiene más de cinco meses sin ser reparado y que obligó a los vecinos a abrir una canal «para desviar la peste».

Robinson Márquez, motorizado de esta misma zona, refirió que la avenida principal Ruperto Lugo tiene tantos huecos que al llover «la calle se convierte en un tanque y ni la gente puede pasar». 

«Aquí nos vamos a terminar ahogando en las mismas carreteras si cae un palo de agua de verdad», advirtió. 

¿Qué tan útil fue esta publicación?