Caracas | Mural de la autopista: entre agradecimiento por el trabajo y quejas por el pago

Trabajadores del mural de la renombrada autopista Gran Cacique Guaicaipuro, en Caracas, reportaron irregularidades con el pago acordado a inicios de la obra. Sin embargo, otros muralistas involucrados y el artista que dirige el trabajo artístico aseguran que se trata de una oportunidad para ellos y una labor bien remunerada

294
mural-caracas
El mural tiene más de 70.000 metros y ocupa toda la autopista con unas 300.000 personas contratadas desde que iniciaron los trabajos | Foto: Génesis Carrero Soto

Más de 50.000 metros cuadrados tiene el mural en la autopista Francisco Fajardo de Caracas, ahora renombrada Gran Cacique Guaicaipuro. La obra inició la segunda semana de junio de 2021 y ha estado en el ojo del huracán por el cambio que implica para la capital y la envergadura artística del proyecto.

El proyecto, que es parte del Plan Caracas, Patriota, Bella y Segura y que se desprende de la Gran Misión Venezuela Bella, dio empleo a cerca de 300.000 personas, tal como lo informó a El Pitazo el artista a cargo de la obra, Nikolay Shamaniko.

A diario se pueden observar trabajadores en las paredes de la autopista reparando, rehaciendo, fondeando y pintando todo alrededor, pues la obra involucra toda la autopista desde Petare hasta Caricuao y pretende escenificar “la llegada de los valientes caciques y guerreros patriotas cuando pisaron las tierras caraqueñas: Los Caracas, Macarao, Antímano, entre otros”, tal como refirió la Almiranta y candidata a la Alcaldía de Libertador, Carmen Meléndez.

No obstante, algunos de esos trabajadores se comunicaron con El Pitazo para dar cuenta de retrasos e inconvenientes en los acuerdos de pago y retribución por el trabajo realizado. En redes sociales, Rogmy Armas publicó un hilo en el que denunciaba que ofrecieron un monto de pago a los trabajadores que tenían jornadas de 12 horas continúas y que luego al pagar les rebajaron la paga ofrecida.

El Pitazo contactó a Armas, quien indicó que había varios cargos dentro de las brigadas de trabajo y que ofrecieron 100 dólares diarios a los pintores y 20 dólares a quienes rellenaban los dibujos, pero que luego de la primera semana rebajaron los sueldos a la mitad sin previo aviso o acuerdo con los contratados.

“Ya en la primera semana de trabajo a todos les bajaron el sueldo a la mitad, porque sí, y a las personas que trabajaron doble turno les pagaron solo uno. Tomen en cuenta que esa gente durmió allí, muchas de esas personas no son de Caracas, muchos artistas pelando bolas”, escribió en Twitter.

Armas destacó que todos los que trabajan en el mural de la autopista son artistas plásticos o personas relacionadas con la movida de arte urbano en el país y que encontraron en esta gran obra un espacio para trabajar, luego de la pandemia.

Una extrabajadora de la obra, contactada por El Pitazo, puntualizó que al inicio del trabajo muchos de los empleados, divididos en campamentos, trabajaban hasta 24 horas corridas bajo la promesa de que recibirían pago doble, pero que al llegar el día de cobro los hacían esperar hasta la madrugada y les descontaban dinero bajo la excusa de que se habían perdido utensilios de trabajo.

“Te dicen vamos a pintar, te vamos a pagar 100 diarios y cuando llegó el sábado dieron 50 o 40… Debido a que ofrecieron un pago y dieron otro al final, la gente empezó a robarse las cosas”, contó esta muralista que prefirió no ser identificada.

| Foto: Génesis Carrero Soto

Un trabajo sin precedentes

En una conversación con el muralista encargado de la obra, Nicolay Shamaniko, este artista y su equipo de trabajo calificaron de “completamente falsas y mal intencionadas” las acusaciones de las personas con las que El Pitazo entró en contacto.

Shamaniko explicó que se trata de una obra sin precedentes en la que debieron idear completamente todo el proceso de trabajo y ejecución. Explicó que hicieron una convocatoria abierta en la que podía participar cualquier persona y aplicar a los cargos de pintor y ayudante y que luego fueron probados en la primera semana de trabajo para determinar las cualidades y tareas que mejor se ajustaban a cada uno.

El muralista explicó que los sueldos fueron entre 20 y 50 dólares diarios para los trabajadores y que los únicos que ganaban hasta $100 eran los jefes de cada uno de los siete campamentos instalados en la autopista.

Expuso que al principio ocurrieron algunos robos y que debieron tomar acciones en los pelotones que estuvieron involucrados en estos hechos, pero que “nunca se les bajó el salario”. Informó que se trabajó sin contrato y con la modalidad del pago por día laborado.

En un recorrido realizado por El Pitazo en la autopista, en un campamento instalado en Antímano, sentido oeste, un trabajador informó que algunas de las cuadrillas son subcontratadas por grupos relacionados con Pdvsa y que manejan sus pagos a conveniencia de sus empleados.

Más adelante, en Caricuao, otro grupo de muralistas aseveró que esta obra ha representado una oportunidad para los artistas de Caracas y de todo el país que encontraron un empleo bien remunerado. “Cumplimos una labor importante y además estamos bien recompensados. No tenemos quejas”, dijo Jesús Monra, uno de los trabajadores en el sitio.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.