28.6 C
Caracas
lunes, 21 septiembre, 2020

Aumenta el trueque de alimentos en comunidades y mercados

-

«Hay una premisa triste que manejan los conformistas según la cual sin dinero hay trueque. Considero que por más que se establezca no reviste beneficios para los consumidores, ya que por lo general no todo el mundo es honrado al intercambiar». Estas palabras son de Carmen Ricaurte, habitante de La Candelaria, quien fue consultada por El Pitazo en la Calle para conocer su opinión sobre el trueque y si acostumbra a usarlo. Además afirmó: «Los buhoneros y bachaqueros están usando para esto la comida del Clap, por eso no uso el trueque».

La consumidora destacó que cada vez que viene al mercado municipal de Quinta Crespo ve en las afueras a diversos bachaqueros ofreciendo trueque. «No creo que ellos vendan o intercambien la comida a un mejor costo porque la calidad de esta es pésima, es la del Clap. Creo que los bachaqueros y buhoneros lo que ganan con esto es dinero en efectivo», indicó.


LEE TAMBIÉN: 

CLAVES | VENEZUELA PAGÓ A ARGENTINA LOS POLLOS MÁS CAROS DEL MUNDO

Imán para estafas

Ana Farías, habitante de la UD7 de la parroquia Caricuao, coincide con la señora Ricaurte en el sentido de que evita usar el trueque de alimentos. Relató que tuvo una mala experiencia hace tres meses con unos jóvenes que llegaron a su edificio vendiendo cloro a cambio de comida. «Dos kilos de arroz por un litro de cloro no me pareció justo. Claro, después de tanto que insistieron los muchachos, lo acepté  por ayudarlos. Mayor chasco al usar el cloro: era pura agua», declaró.

Roberto Pariaguán, habitante de la parroquia Antímano, explicó y alertó sobre esta modalidad. Pariaguán dijo que el boom de cambiar alimentos por servicios o productos de limpieza le costó una herida en la cabeza a su esposa, quien hace un mes dejó ingresar a su casa a un joven y a una mujer con unos tobos. «Al entrar la golpearon en la cabeza, cerraron la puerta y robaron varias cosas que teníamos en los cuartos. Gracias a Dios que fue auxiliada por una vecina después de que salieron estos ladrones», contó el vecino.

«Prefiero comida»

Carla Rodríguez, habitante la parroquia Macarao, al ser consultada sobre el intercambio de alimentos en su comunidad señaló que cada cierto tiempo limpia apartamentos en el este de Caracas. «Prefiero que me paguen el día de limpieza con arroz, pasta, lentejas… Una vez tuve suerte y una señora mayor me dio un pedazo de queso y jamón», puntualizó.

Rodríguez dijo que trabajar por un sueldo mínimo ya no resulta, razón por la cual prefiere limpiar casas. Sobre la situación actual opinó: «Hay un descontrol total con los precios de la comida que nos tiene usando el trueque. A mí me conviene porque la verdad es que con bolívares no se puede comprar casi nada».

- Advertisement -

Al consultar a Ramiro Duarte en el mercado de Ruiz Pineda de la parroquia Caricuao, recordó que el trueque se ha usado desde siempre en los pueblos de Latinoamérica, en Venezuela. «Lo que pasó fue que con la llegada de las personas a las ciudades, el ciudadano se tuvo que adaptar a usar la moneda de curso del momento. Claro, no creo que sea la solución para la inflación desmedida que tenemos en el país».

Duarte explicó que cada día el venezolano cuenta con muy poca comida para intercambiar e insistió en que el trueque beneficia a los bachaqueros y vendedores ambulantes. «Pagar con alimentos a la señora que limpia, al conserje porque te arregló una tubería, lo puedes hacer una vez, máximo  dos veces al mes , pero no siempre porque es comida comprada, que por la inflación ya tiene un costo mayor», analizó.

Pedro José Ramos habita en La Vega y va cada dos meses a intercambiar comida con los vendedores ambulantes que están ubicados en las afueras del mercado Quinta Crespo. «Hoy vine por harina para hacer arepas. Vivo con mi hijo, que tiene una condición especial. La verdad es que la pensión no me alcanza para nada».

Pedro José Ramos comentó a El Pitazo en la Calle que el trueque le sirve cuando tiene poco dinero. «Les doy 2.000 o 3.000 bolívares y un producto y ellos me dan otro, porque la verdad es que la pensión ya no me alcanza para nada»  | Foto: Griselda Acosta

Cuidado en las redes sociales

Carlos Subero, licenciado en Computación de la Universidad Central de Venezuela y especialista en las redes sociales, señaló que cada día se está viendo casos de intercambios de objetos y alimentos por las redes. Al respecto señaló: «Siempre recomiendo tener mucho cuidado con esta nueva modalidad. Es necesario verificar primero ante de aceptar cualquier permuta. No es lo mismo ver un par de zapatos en persona que en una foto». 

«Lo que queremos es trabajar para llevar la comida a nuestros hogares. Con estos trueques, venta o compra de comida no dañamos a nadie», indicó Rosa Ramos, quien se dedica a ofrecer trueque en un mercado de Caracas | Foto: Griselda Acosta

¿Qué tan útil fue esta publicación?

Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado