AUDIO | Entre 18.000 y 180.000 bolívares puede costar una hallaca en Caracas

133

La Familia de Angelina habilitó una platabanda para la elaboración de la hallaca | Foto: Vanessa Tarantino

Caracas.- Para comerte una hallaca en Caracas necesitas como mínimo 18.000 bolívares. Los precios son variados y en muchos sitios aún no han arrancado las ventas, pero puedes conseguirlas en algunos puntos tradicionales donde ya se inició la temporada navideña.

Lee también: Por alto costo de ingredientes caraqueños harán pocas hallacas

Con precios y promociones que van desde los 18.000 bolívares hasta los 180.000, puedes comerte esta preparación navideña y, en algunos casos, acompañarla de ensalada, pernil o asado y pan de jamón.

Centro de Caracas: Entre 18.000 y 25.000 bolívares

El sitio más emblemático y más barato en el que puedes comerte una hallaca es en la esquina de La Marrón, en el centro de Caracas. Allí hay siete puestos distintos en los que puedes degustar una hallaca con ensalada de gallina y un vaso de papelón con limón por 25 mil bolívares. Y si quieres solo la hallaca, puedes comprarla con 18.000 bolívares.

La esquina de La Marrón, en el centro de Caracas, es uno de los puntos más icónicos de esta venta en la capital | Foto: Vanessa Tarantino

Desde hace más de 25 años, en este espacio se ofrece el plato típico navideño. Luisa Elena Hernández y su tía atienden el puesto desde entonces y se instalan en una de las jardineras del bulevar desde las 9:00 am hasta las 5:00 pm para vender entre 150 y 200 hallacas diariamente.

En este punto se puede encontrar, desde el mes de febrero, la típica hallaca oriental, con papa y huevo en el adorno, así como la tradicional. Las vendedoras afirman que es en temporada navideña cuando se vende más, pues “la gente busca comer hallaca para contagiarse del espíritu navideño”.

Quinta Crespo y Chacao: Entre 30.000 y 35.000 bolívares

Siguiendo el recorrido, en mercados populares como el de Quinta Crespo o el de Chacao también se puede encontrar la popular hallaca a un precio de 30.000 bolívares. En el primer caso, para comer el plato típico es necesario corretear a un joven que recorre las cercanías de Quinta Crespo con una cava de anime y el grito: “¡Hallaca, cómase la hallaca”!

En Quinta Crespo, un vendedor de hallacas con una cava se pasea por el lugar | Foto: Vanessa Tarantino

En el mercado de Chacao, al ingresar por la entrada principal, donde está la venta de flores, podrá toparse con el pequeño puesto de la señora Yaneth Lozada, quien tiene toda la vida vendiendo este platillo y ocho años vendiendo desde las nuevas instalaciones del mercado, en el que también ofrece bollitos a un precio de 20.000 bolívares.
Para Yaneth, este año “se trabaja a pérdida porque todo hay que comprarlo con sobreprecio”, pero asegura que este es el oficio al que se ha dedicado durante sus 52 años de vida, así que sigue apostando a los encargos grandes de sus hallacas andinas, preparadas con garbanzo, para poder mantenerse en su negocio y defender la tradición de la hallaca venezolana.
En la cadena de supermercados Gama también es posible comprar hallacas a un costo de 34.999 bolívares.
En el Mercado de Chacao puede encontrar la famosa hallaca andina | Foto: Vanessa Tarantino

El Hatillo: 50.000 bolívares

Para los más tradicionales, la calle 2 de Mayo, de El Hatillo, es la opción. En las cuatro casas principales de esta zona venden hallacas, masa de maíz lista, hojas y bollitos que puede comprar para comer al momento o por pedido para disfrutar en casa.

En la calle 2 de Mayo, de El Hatillo, todas las casas venden hallacas | Foto: Vanessa Tarantino

En esta zona todas las vendedoras se ponen de acuerdo sobre los precios y venden las hallacas a un costo de 50.000 bolívares. Los bollitos salen en 25.000 bolívares cada uno y las hojas y la masa en 14.000 bolívares el kilo.
La familia Coronado tiene más de 30 años en este negocio. La señora Ana aseguró que aunque las ventas han bajado en casi 60 %, los pedidos de empresas y familias grandes ayudan y hacen hasta 200 hallacas diarias. No obstante, apuntó que probablemente haya un alza en los precios hacia inicios del mes de diciembre.

Tazón: 150.000 bolívares

La señora Aleyda Ramírez, dueña del restaurante “La Prosperidad”, en el kilómetro 9 de Tazón empezará su venta de hallacas tradicionales el primero de diciembre. En este lugar, predilecto para conductores, el plato típico “se vende con todos los juguetes” que incluye el pan de jamón, la ensalada de gallina, el asado y una copa de vino por un monto que varía entre 100.000 y 150.000 bolívares.

En Negocios de Tazón también es posible degustar el plato navideño | Foto: Vanessa Tarantino

Todo esto podrá degustarlo en un festivo ambiente navideño que la dueña decora con sus propias manos para que “quienes viajan por carretera en esta temporada no se olviden de la Navidad”.

La Urbina: 180.000 bolívares

En las panaderías de más tradición caraqueña también es posible degustar esta preparación decembrina. En la Panadería Biscontti, ubicada en la avenida Rómulo Gallegos, a la altura de La Urbina, puede encontrar el plato navideño hasta en 180.000 bolívares, dependiendo de si desea agregar ensalada, asado, pernil o pan de jamón. Alberto Canquis, encargado de este local, asegura que este año decidieron empezar las ventas a principio de diciembre, pues no quieren “vender a pérdida”.

Las panaderías de Caracas también ofrecen en su menú el plato navideño | Foto: Vanessa Tarantino

Cuestión de tradición

La familia de la señora Angelina León es una de las pioneras en la venta de hallacas en El Hatillo; tiene 75 años preparando y vendiendo este típico alimento navideño. Hoy se ha expandido y es un negocio en el que hijos, nietos, hermanos y sobrinos trabajan en conjunto para poder cumplir con la demanda que se inicia en el mes de octubre de cada año.

La señora Angelina tiene 75 años preparando hallacas para los hatillanos | Foto: Vanessa Tarantino

Y, aunque “la cosa está dura” y los años han hecho mella en la señora Angelina, hoy sus cinco hijos se encargan de todo el negocio. Desde el proceso de las compras, con productos que vienen de todo el país, hasta la preparación, ya planificada con los años, y la venta son un “trabajo de hormiguita” que esta familia emprende año tras año con la única misión de que se conserve la tradición.
A partir de octubre la familia se reúne en la casa de la señora Angelina dos veces por semana, y en diciembre, todos los días, para empezar por la preparación del guiso, que está a cargo de Elizabeth Romero, una de las nueras de Angelina. Las hojas y el arreglo de la masa le corresponden a Luis Eduardo León, uno de los hijos de Angelina.
La familia, aunque es grande, en ocasiones requiere contratar empleados que traen del interior para elaborar las 200 o 300 hallacas que deben salir a diario. En una platabanda entera —habilitada para la preparación—, la familia guarda neveras, fogones de leña y gas y hasta moledoras de maíz para hacer la receta desde el inicio y cumplir con todos los pasos de una buena hallaca.
“Es un negocio que nos da para vivir, pero trabajamos duro”, comenta Luis Eduardo, a lo que la señora Angelina agrega: “Yo los enseñé bien para que les quedará bueno todo y les di la receta, pero ellos lo hacen llenos de Navidad y esa es la idea, para que no se pierda la costumbre”.

DÉJANOS TU COMENTARIO