Araireños mantienen viva la celebración de las Alfombras de Flores

A pesar de la crisis económica, los habitantes del pueblo de Araira no permiten que muera la tradición que forma parte de las festividades en honor a la Virgen del Carmen. Pocos metros de alfombras hechas de pétalos de diversas flores bastaron para pasear a la patrona de esta parroquia

265
Las alfombras de flores forman parte de la celebración en honor a la Virgen del Carmen / Foto cortesía Fabiancho Silva

Guatire.- Como todos los años, los habitantes de la población de Araira, parroquia Bolívar del municipio Zamora del estado Miranda, manifestaron su devoción a la Virgen del Carmen con la tradicional celebración de las Alfombras de Flores.

Esta festividad consiste en decorar la calle Bolívar, vía central de Araira, con pétalos de diversas flores y de diferentes colores, con formas, figuras y letras que simulen una alfombra para acompañar la procesión de la figura de la Virgen del Carmen.

La participación de la población ha disminuido paulatinamente en los últimos años / Foto cortesía Fabiancho Silva

A pesar de la crisis económica que atraviesa Venezuela, los araireños no permiten que muera esta tradición. Aunque ya no son varias cuadras de la calle decorada, pocos metros de alfombras hechas de pétalos de flores bastaron para pasear a la patrona este domingo 21 de julio.

Inspiración por devoción

José, un venezolano de 60 años de edad, comentó que su alfombra va dedicada a sus familiares que debieron emigrar de Venezuela en busca de una mejor calidad de vida.

“No sé si regresarán y en caso de que vuelvan no creo estar en este mundo para ese momento”, comentó el devoto de la Virgen del Carmen.

Foto cortesía

Los participantes de este evento popular expresaron que realizar este tipo de alfombras implica un alto costo, que no baja de Bs. 300.000 y que pudiera ser mucho mayor.

También señalan que la participación del pueblo ha disminuido paulatinamente en los últimos años, hecho que atribuyen a la migración forzada de venezolanos y a la crisis económica.

Como todos los años, coincidieron pobladores de tradición, políticos, cultores y autoridades eclesiásticas.

Por Lidk Rodelo y Albeiluz Hernández

DÉJANOS TU COMENTARIO