20.4 C
Caracas
jueves, 18 agosto, 2022

“Abuela del casco rojo”, ícono que acompaña las protestas y luchas de pensionados

Leída Brito contabiliza más de 1.900 días de historia, lucha y resistencia, una cifra que a diario anota en su casco, un objeto que forma parte de su atuendo en cada protesta del país, para exigir una buena calidad de vida.

-

Con la Constitución en mano y un cartel negro donde plasma sus exigencias, la señora Leída Brito, conocida como la “Abuela del casco rojo”, acompaña día tras día a los pensionados y jubilados que salen a las calles de Venezuela para pedir respeto a sus derechos y en rechazo a los bajos salarios que reciben, una situación de la que ella tampoco escapa y que a diario sortea para cubrir sus necesidades básicas.

Un particular casco forma parte de su atuendo desde hace más de 1.900 días, cuando comenzó a participar y apoyar las protestas que se realizan en el país, una cifra que va anotando en este objeto rojo, en el que también se visualiza una estampilla de San Miguel Arcángel, a quien le confía su protección y el alivio del miedo que pueda sentir en cada manifestación.

1901 días de lucha contabilizados hasta el 29 de junio de 2022
1901 días de lucha contabilizados hasta el 29 de junio de 2022

Esta cifra que Brito contabiliza son días de historia, lucha y resistencia, según relató a El Pitazo, en los que ha podido vivir y observar las agresiones contra los adultos mayores y el resto de ciudadanos en el país, muchos de ellos reprimidos por reclamar sus derechos. Sin embargo, dijo que esas difíciles situaciones calmaron el temor y dieron la fuerza necesaria para seguir exigiendo una buena calidad de vida.

«Mi casco cada día representa una historia», expresó Leída Brito, quien acostumbra a realizar llamativas pancartas con cartulina y tiza, materiales que compra con el pago de su pensión y que, pese a lo poco que pueda recibir mensualmente, no lo ve como una carga, sino como una acción que hace por amor y con la convicción de ver una mejora en Venezuela.

Casco, cartulina y tiza, materiales que forman parte de la actividad que a diario realiza Leída Brito en las protestas de pensionados
Casco, cartulina y tiza, materiales que forman parte de la actividad que a diario realiza Leída Brito en las protestas de pensionados

Pese a las dificultades que pueda atravesar no hay elemento que impida su participación en las convocatorias. Aseguró que en varias ocasiones pide zapatos prestados para seguir asistiendo a estas actividades con la misma constancia que ha tenido desde un inicio.

Los altos costos de medicinas y alimentos, mientras devenga un bajo sueldo, la obliga a comprar comida en una quincena y los medicamentos que requiere en los siguientes 15 días. En muchas ocasiones se queda con el tratamiento incompleto para controlar la diabetes que padece.

Pancarta y Constitución en mano para exigir respeto a los derechos de los pensionados
Pancarta y Constitución en mano para exigir respeto a los derechos de los pensionados

«Tanto que trabajamos por este país y vivimos como unos mendigos. Amarrados a una bolsa que si nos quejamos nos la quitan. El hambre puede más que el miedo», expresó Brito desde una protesta en la que participó el pasado 20 de junio.

La situación para la “Abuela del casco rojo” se hace más cuesta arriba al tener a su madre en una cama sin poder caminar desde hace cinco años aproximadamente, cuando sufrió un accidente cerebrovascular luego de presenciar el allanamiento que hicieron funcionarios del Estado en su vivienda.

Leída Brito, de 64 años de edad, tiene dos hijos, pero se enfrenta a la realidad de tenerlos fuera del país. Solo puede escucharlos a través de una llamada, luego de ser perseguidos por participar en las protestas sociales de 2017 en Venezuela, año en el que muchos jóvenes como ellos, se vieron obligados a huir del país.

Entre los deseos que tiene, su mayor esperanza es ver el retorno de los cientos de venezolanos que se encuentran en otras naciones. Espera que muchos de ellos puedan llegar para hacer futuro en el país que los vio nacer, pero en libertad y democracia. 

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a