18.7 C
Caracas
viernes, 27 mayo, 2022

160 mujeres caraqueñas se formaron para promover la convivencia en sus sectores

Lideresas comunitarias del municipio Sucre se reunieron en la Fundación Bigott, de Petare, para hablar sobre sus experiencias en la coordinación de proyectos que buscan la transformación de los espacios y la resolución de conflicto

-

Caracas.- Lisbeth Cordero, coordinadora del programa de Mujeres Emprendedoras de la Asociación de Trabajadores, Emprendedores y Microempresarios (Atraem), fue la encargada de motivar a 160 caraqueñas durante cuatro meses para formarse en liderazgo, convivencia y reconciliación con el objetivo de fortalecer el tejido social en sus comunidades.

El miércoles 4 de diciembre, varias de ellas se reunieron en la Fundación Bigott, ubicada en la zona colonial de Petare, para conversar acerca de sus proyectos y de cómo han transformado las dinámicas de los habitantes de los sectores en los que trabajan. Cordero explicó que se busca lograr la resolución de conflictos mediante el diálogo de los diferentes actores de la sociedad civil.

Lisbeth Cordero, coordinadora del programa de Mujeres Emprendedoras de la Asociación de Trabajadores, Emprendedores y Microempresarios (Atraem), fue la encargada de motivas a 160 mujeres. | Foto: Ronald Peña.

El programa liderado por Cordero se realizó en el municipio Sucre del estado Miranda como parte del proyecto ReconciliAcción, una iniciativa de la Universidad Monteávila (UMA), la Asociación Civil Oportunidad, Mujer y Ciudadanía y People in Nedd.

Convivencia mediante el espacio público

En siete años, Katiuska Camargo y Silvana Aguirre han coordinado la transformación de más de 15 espacios en los barrios San Blas, La Machaca, Carpintero y Mesuca de la parroquia Petare. Lo que antes eran basureros o sitios abandonados, ahora son lugares de encuentro habitados por niños, niñas, jóvenes y adultos.

LEE TAMBIÉN

Vecinos de la Candelaria protestan por tener más de 30 días sin agua

Katiuska asegura que trabajar en la recuperación de los espacios comunes es formar ciudadanía. “Es un proceso que nunca termina. Al principio, gente que ni siquiera se saludaba, ahora se reconoce y cooperan en los mismos proyectos”, contó. Resalta que jóvenes que antes se sentían excluidos por sus vecinos ahora se admiten parte de algo importante. Insistió: “Vamos a reconocernos; a vernos con amor y respeto”.

Katiuska Camargo ha coordinado la transformación de más de 15 espacios en los barrios San Blas, Carpintero, La Machaca y Mesuca, de Petare. | Foto: Ronald Peña.

Resolución de conflictos a través de la sororidad

Sororidad es la palabra que se utiliza para definir la hermandad entre mujeres. Yanis González siempre había escuchado que las mujeres compiten entre sí y no se apoyan ni se acompañan, pero su trabajo en La Dolorita, como parte del Centro de Justicia y Paz (Cepaz), le demostró que sí es posible crear redes entre mujeres.

Desde hace tres años, Yanis se encarga de coordinar la formación de mujeres que les permita conocer cuáles son sus derechos y cómo defenderlos. “La idea es que ellas se hagan sus propias voceras y puedan identificar los problemas y las soluciones de sus comunidades”, expresó. Yanis insistió en que el objetivo no es sustituir al Estado, sino crear alternativas que permitan paliar la Emergencia Humanitaria Compleja.

ReconciliAcción busca incentivar la resolución de conflictos en las comunidades a través del diálogo. | Foto: Ronald Peña.

Más propietarios, menos conflictos

Alicia Sepúlveda, miembro del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice), considera que en la medida en que la ciudadanía tenga garantizado el derecho a la propiedad, será capaz de generar riquezas individuales en función de beneficios colectivos, haciendo uso responsable de los recursos de la nación. “Es tan sencillo como entender que los conflictos se reducen cuando hay igual bienes para igual cantidad de personas”, dijo.

Insistió en que la lucha por satisfacer las necesidades comienza cuando en un espacio la demanda es mayor que la oferta. Por ejemplo, en Venezuela, para 2019, Alicia estima un tercio del Producto Interno Bruto (PIB) del que había en 2013 y es insuficiente para la población. “Cuando nos sentimos propietarios, nos sentimos responsables y vivimos en paz y trabajamos en cooperación”, manifestó.

Varias lideresas insistieron en la importancia e procurar alianzas para encontrar soluciones a los problemas que afectan, sobre todo, a las mujeres de los sectores populares. | Foto: Ronald Peña.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a