14 meses sin techo tiene una iglesia en Guarenas

El alcalde Luis Figueroa se comprometió hace un año a reponer las láminas de zinc y hacer reparaciones al lugar, pero no cumplió

245
Tres robos en un mes dejaron a la capilla San Isidro sin techo. Foto cortesía: Feligresía San Isidro

Guarenas.- Hace más de un año, la capilla San Isidro, ubicada en el sector Ruiz Pineda de Guarenas, fue blanco de robos. Los amigos de lo ajeno la visitaron en tres oportunidades, entre diciembre de 2017 y enero de 2018, y se llevaron la mitad del techo, puertas, piezas sanitarias, ventiladores, cableado eléctrico e imágenes religiosas.

La feligresía, junto a vecinos de la comunidad, hicieron denuncias ante la Policía Municipal de Plaza y el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), pero nunca se iniciaron las averiguaciones.

Hace un año, en febrero de 2018, el alcalde Luis Figueroa visitó el lugar y se comprometió a reponer las láminas de zinc, así como a ejecutar algunas obras como el reacondicionamiento de baños, reposición del sistema eléctrico, frisos y pintura.

“Todavía estamos esperando”, comentó Isabel González, integrante de la cofradía que se encarga de la limpieza de la capilla.

LEE TAMBIÉN: 

VIDEO | 15 HERIDOS EN ATAQUE AL ALTAR DE LA IGLESIA GUADALUPE EN SAN FRANCISCO DEL ZULIA

Cuando llueve, se moja todo adentro. Cuando el día está muy soleado, el reflejo en el piso expande el calor, pero eso no detiene la fe.

“Nosotros no nos hemos dejado vencer, los bancos los movimos hacia la parte techada y de ese lado celebramos la eucaristía”, relató González.

La capilla San Isidro pertenece al espacio geográfico de la Parroquia San Miguel Arcángel, una de las más grandes de la Diócesis de Guarenas. Abarca las zonas de Ruiz Pineda, Oropeza Castillo, Vista Hermosa, Güeime, La Montañita, El Mirador, Piñal 1 y 2.

En estos 14 meses se produjo el cambio de párroco. El presbítero Roso López anunció su retiro en diciembre del año pasado y se fue a una casa de retiro.

Actualmente, la parroquia cuenta con el diácono Alfredo Rojas, quien está encargado en el lugar. La feligresía espera por la designación de un nuevo párroco.

Nuevamente hacen un llamado a las autoridades municipales y regionales para que contribuyan en la recuperación de esta iglesia católica.

DÉJANOS TU COMENTARIO