22.8 C
Caracas
lunes, 3 agosto, 2020

Fotogalería | La realidad obliga a los caraqueños a salir de sus casas

Propietarios de comercios señalaron que su jornada laboral se ha reducido solo a tres horas, de 8:00 am a 11:00 am

-

En los alrededores de las avenidas Baralt y Andrés Bello, transeúntes retornaron a las calles, pese al crecimiento alarmante de casos de coronavirus durante este fin de semana, la necesidad de generar ingresos y de adquirir productos a precios solidarios sobrepasa el miedo de un posible contagio.

Grandes aglomeraciones de personas en las inmediaciones del mercado municipal de Quinta Crespo. | Foto: Andrés Rodríguez.
A lo largo de la avenida Baralt, algunos comercios presentaron grandes concentraciones de personas en la entrada de sus establecimientos. | Foto: Andrés Rodríguez.
A lo largo de la avenida Andrés Bello se encuentran apostados una gran variedad de puestos de vendedores ambulantes. | Foto: Andrés Rodríguez.

Aunque los mercados municipales de Quinta Crespo y Guaicaipuro no abrieron sus puertas este lunes 27 de junio, comercios aledaños ofrecieron sus servicios, contando con una considerable afluencia de personas que visitaron sus establecimientos. No obstante, llegada las 11:00 am, funcionarios de la Guardia Nacional ordenaron el cierre de comercios y la retirada de los buhoneros de la zona. Algunos propietarios señalaron que su jornada laboral se ha reducido solo a tres horas, de 8:00 am a 11:00 am. «qué tanto puede vender uno en ese tiempo», sentenció uno de ellos.

Charcuterías contaron con una gran presencia de personas. | Foto: Andrés Rodríguez.
En Quinta Crespo, la jornada laboral consta solo de tres horas, de 8 A.M a 11 A.M. | Foto: Andrés Rodríguez

Un funcionario que prefirió no dar su nombre, mostró preocupación por el comportamiento de la población con respecto al cumplimiento del distanciamiento social, por parte de consumidores que visitan los comercios ubicados en los alrededores de Quinta Crespo, luego que un transeúnte le estornudara encima. 

LEE TAMBIÉN

Poliedro de Caracas sumará 1.200 camas para aislamiento de pacientes con COVID-19

Con relación al efecto que han tenido los cuatro meses de cuarentena en la vida de los vendedores informales, un buhonero que decidió mantenerse en el anonimato, aseguró que todo se ha puesto más complicado porque las prioridades de compra de la clientela han cambiado. “Todo el mundo anda pensando es en comida”, manifestó el vendedor, que ha tenido que comenzar a vender muchas cosas de su casa, hasta su propia ropa, porque los beneficios como la pensión y las bolsas Clap no son suficientes para cubrir su alimentación diaria. 

La ventas han bajado para los comerciantes informales ubicados en la av. Baralt, debido a la falta de efectivo en la calle y porque el interés de la clientela esta enfocada en los alimentos. | Foto: Andrés Rodríguez.
La prioridad de muchos consumidores se encontraba en los alimentos. | Foto: Andrés Rodríguez.

LEE TAMBIÉN

Medicinas aumentaron 100% durante primeros cuatro meses de cuarentena

3.5/5 (2)

¿Qué tan útil fue esta publicación?