Joaquín Ortega lo recuerda clarísimo: la primera vez que Sting vino a Venezuela lo hizo con The Police, como parte de la gira mundial del álbum Ghost in the Machine. La agrupación se presentó el miércoles 29 de julio de 1981, en el Poliedro de Caracas, con una presentación especial en Venezolana de Televisión (o el canal 8) y, posiblemente, otra en el Maracaibo que aún desconocía de racionamientos y cargas eléctricas

Pasarían otros 13 años para que Sting pisara Venezuela como solista. “Durante la década de los 90 y el principio del milenio, al país venían las estrellas del momento”, rememora la periodista Carmela Longo. Después de que en Venezuela se presentara Guns’ N Roses en 1992, el turno le habría tocado a Michael Jackson en 1993, que suspendió su presentación programada en el Poliedro de Caracas a raíz de las demandas por abuso sexual y pedofilia. Jackson, sin saberlo, le dio la luz verde para que Sting visitara Venezuela.

Pero Sting no venía y las disqueras, antes solícitas y comunicativas con la prensa y sus periodistas, no soltaba prenda. Longo recuerda la incertidumbre que se vivía en las redacciones de Cultura y Espectáculos de los periódicos nacionales, cuando ella cubría la fuente en El Universal. “Había cierta duda de si iba a venir o no, pero al final Sting llegó”.

A diferencia de otros artistas, cuya llegada al Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía era anunciada con bombos y platillos, la llegada de Sting permaneció en secreto. “Había mucho hermetismo sobre su llegada, aunque Polygram (la disquera que lo representaba) prometió una rueda de prensa con él”, recuerda Longo.

Decían las malas lenguas y corrían rumores de que el divo inglés había plantado a los periodistas en otro país de la misma gira. Lo cierto es que la rueda de prensa se llevó a cabo en el antiguo Hilton de Caracas y el acceso era por estricta lista y acreditación, en parte para evitar que la famosa Cipem (Comité de Invitados por Ellos Mismos) o algún arrocero se coleara en el encuentro.

Carmela recuerda a Sting como un tipo serio. De pocas palabras, no antipático, y muy serio. Sencillamente se limitaba a responder las preguntas guiadas, hechas por los periodistas a través de la mediación de la disquera y con Carlos Silva (hermano de la cantante Karina) como traductor.

De todas las preguntas, a Carmela la marcó una en particular:

–¿Por qué no había venido a Venezuela desde su visita con The Police?

–Porque no me invitaron, y yo no voy a donde no me invitan, respondió el cantante de Englisman in New York.

El martes 15 de marzo de 1994, a las 8:00 pm, comenzaba el gran concierto de Sting en el estadio de béisbol de La Rinconada. Vendría en 2001 para el Valle del Pop en la Universidad Central de Venezuela, y una última vez en 2010 en la Universidad Simón Bolívar, como parte de un concierto benéfico con la campaña Buchanan’s Forever.

Doce años han pasado, y va siendo el momento de invitarlo otra vez. ¿Será que se anima a venir?

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.