Las tragedias y desafíos en la vida de Chyno Miranda

La vida de Chyno Miranda ha comenzado desde cero muchas veces y aunque la parálisis de la que se recupera en la actualidad parece ser la más dura de todas, existen otros episodios tristes y trágicos que también lo obligaron a reinventarse. Conoce los detalles poco contados sobre su vida

4711

Caracas.- La vida de Jesús Alberto Miranda, conocido como Chyno Miranda, comenzó a ser pública desde que se subió a los escenarios con el desintegrado grupo Calle Ciega, donde conoció a Nacho, el compañero con quien años más tarde conformaría el famoso dúo venezolano Chyno y Nacho. Aunque su vida parece estar llena de música, entrevistas y reflectores, no siempre fue así; hay episodios que marcaron profundamente al artista. Una de sus más recientes batallas ha sido lidiar con las secuelas que dejó el COVID-19 en su cuerpo y que le causó una parálisis de la que todavía se recupera.

Además del COVID-19, hay otros capítulos de su historia que, como él mismo reveló al medio colombiano Caracol TV, en el año 2018, le hicieron tocar fondo.

Chyno Miranda nació el 15 de noviembre de 1984 en Caracas, Venezuela. Hijo de una secretaria de la Universidad Simón Bolívar y de un ingeniero en Informática. El artista se crio dentro de una familia muy pequeña; no poseían grandes recursos. El ambiente en el que creció era tranquilo.

Lea también: Chyno Miranda revela que en 2020 padeció depresión tras sufrir una parálisis

En declaraciones dadas al programa Se dice de mí (Caracol TV), en abril de 2018, reveló detalles íntimos de su vida. Contó cómo fueron sus inicios y los momentos que marcaron su infancia y adolescencia; uno de ellos fue la separación de sus padres. «Mi papá me preguntó si me quería ir con él o con mi mamá. Yo lloraba y les decía que los quería juntos. Los abrazaba y trataba de que no se separaran», manifestó. Esta sería la primera de una serie de heridas en el corazón del cantante.

Chyno Miranda ha tenido una vida llena de pruebas | Foto: @ElDiarioNY

Cualquiera podría pensar que el sueño de este artista venezolano siempre estuvo centrado en el canto, pero en realidad no fue así. Su primera pasión fue el béisbol; algo que para la familia resultaba muy positivo porque lo apartaba de los problemas económicos que vivían en aquel entonces.

En julio de 1999, con apenas 15 años, una dura noticia le llegaría mientras se encontraba jugando un partido de béisbol. «Estaba yo en el mejor partido de béisbol de mi vida. Recuerdo que en el séptimo inning el manager me saca y me dice ‘te tienes que ir’. Cuando veo a mi padrastro fuera del dugout fue difícil, porque me llegó con la noticia de que habían asesinado a mi padre, a mi padre biológico. Lo mataron para arrebatarle una cartera. Le dieron tres puñaladas en el pecho y una le dio en el corazón. De verdad fue muy doloroso», recordó.

Un sueño que no se cumplió

Luego de la pérdida de su padre, durante mucho tiempo lidió con el dolor y la rabia. Incluso relató en la misma entrevista que estuvo frente a frente con el asesino. En lugar de vengarse decidió entregar todo el dolor a Dios y rogar porque se hiciera justicia. Tiempo después el homicida fue asesinado por otros internos en la misma cárcel donde pagaba condena.

Después de ese amargo día otro episodio doloroso tocaría la vida de Jesús Miranda. Esta vez tendría que dejar, de manera forzada, el deporte que tanto le apasionaba. Su sueño de ser beisbolista quedó truncado de un momento a otro. Una fiesta a la que había asistido terminó en una discusión con el exnovio de la chica con la que salía. En medio de la pelea sonó un disparo y Chyno recibió un impacto de bala en la pierna. La herida dejó secuelas y fue la causante de que nunca más pudiera jugar béisbol. «Sentí que defraudé a todo el mundo. Mi familia creía que el béisbol era para mí un medio de superación», reflexionó.

La tragedia de Vargas: una huella imborrable

En la vida del intérprete también ocupa un lugar la tragedia de Vargas, no porque recuerde el deslave de 1999 como lo hace cualquier otro venezolano, sino porque él y su madre padecieron en carne propia uno de los peores desastres naturales en la historia de Venezuela. Chyno y su familia fueron testigos de cómo un río enfurecido se llevaba todas las casas que encontraba a su paso, incluso el hogar donde habían vivido por años.

La tragedia de Vargas, ocurrida en Venezuela en 1999, dejó a Chyno y a su familia en la calle, sin nada.

«Tenía una semana lloviendo y lloviendo. Yo recuerdo que mi mamá me dice: ‘Hijo, tienes ropa que no estés usando’, y yo le digo, ‘sí, sí’. Me dijo: ‘Vamos a donarla porque hay muchos damnificados’. Para la fecha se celebraban en Venezuela unas elecciones; el presidente Hugo Chávez dijo ese día: ‘Si la naturaleza se opone lucharemos contra ella’; esa misma noche ocurrió el deslave», recordó.

Imágenes de la tragedia de Vargas (1999)

En la entrevista, el cantante venezolano describió cómo la fuerza del agua derrumbaba todo a su paso, arrastrando viviendas, amigos y recuerdos. «En ese momento mi mamá me dice: ‘¡Hijo, vámonos, vámonos!’ Sentíamos que la casa temblaba. Bajamos y empiezo a ver cómo la pared se cae. Mi mamá empezó a llorar y se cayó en el piso. La agarramos, la pusimos en la cera. Vimos todo el deslave, los gritos de todo el mundo, se fue la luz, era una película de terror. Había explosiones por todos lados porque bajaban bombonas de gas y con la velocidad que venían chocaban con alguna pared y explotaban», relató.

Imágenes de la tragedia de Vargas (1999)

A partir de ese día, Jesús Miranda y su madre pasaron a formar parte de la lista de damnificados que dejó la tragedia de Vargas. Junto a su padrastro y su perro comenzó su nueva vida en los refugios, ahora sin nada. Cesó la lluvia, pero la pesadilla no terminaría allí. Luego del deslave, el caos estuvo presente por varios días. Hubo robos y saqueos, incluso el mismo cantante y su padrastro tuvieron que ceder a los saqueos para buscar alimentos.

De los refugios lograron salir con la ayuda de un primo. En Caracas, lejos del caos que vivieron ese fatídico mes de diciembre, Chyno y su familia comenzaron una nueva vida. Ya en la capital venezolana retomó sus estudios de bachillerato. En el colegio conoció a una joven de la que se enamoraría.

Ella fue la razón por la que se inició en la música. Cantar era el pretexto perfecto para estar cerca de la chica que le robó el corazón. «Me enteré que ella quería ser cantante y que asistía a las clases de música de la escuela, así que me inscribí también. Terminé flechado por ella y también por la música», relató al medio de comunicación colombiano.

Se mantuvo en el mundo musical desde entonces. Comenzó su carrera en un grupo llamado Scala y luego fue contactado para integrar Calle Ciega. Luego de cinco años en esta agrupación decidió formar, junto a su compañero de grupo Miguel Ignacio Mendoza, el dúo urbano Chyno y Nacho. A partir de allí las bendiciones llovieron en la vida de Jesús Miranda. Pasó de la tragedia, de las pérdidas y las tristezas, de no tener nada a tener mucho. Fama y aplausos a manos llenas hasta que el dueto se separó.

Lea también: Esposa de Chyno: pido a sus seguidores mandarle mucha energía bonita

«No estaba preparado para la separación. Teníamos muchos planes en ese momento. Yo estaba enfocado en los proyectos de Chyno y Nacho y de un momento a otro todo se acabó», relató el músico, quien luego decidió reinventarse. Fue la canción Quédate conmigo la que lo ayudó a construir su propio camino en el mundo musical tras la repentina separación de su compañero de carrera.

Confusión

En 2020 apareció otro desafío. En medio de sus éxitos como solista, el COVID-19 llegó para significar el comienzo de una nueva batalla. Superó la enfermedad, pero no todo quedó allí. A finales de 2020, como consecuencia del virus, le diagnosticaron una neuropatía periférica. El intérprete sufrió una parálisis, comenzó sintiendo hormigueo en sus extremidades hasta que ya no pudo moverse. Todo esto lo llevó a padecer depresión. Sentía que todo acababa.

Lea también: Chyno recupera movilidad del cuerpo después de sufrir parálisis en 2020

“Imagínate en una cama sin poder caminar, lo primero que pensé fue: se acabó mi carrera artística. Ha sido muy difícil todo este proceso. Estoy muy dolido y consternado por todo y quiero que todos mis fanáticos sepan que aquí estoy, con todo el amor del mundo”, dijo Chyno Miranda en un video que publicó el pasado 22 de julio en su cuenta Instagram.

En el material audiovisual también contó lo traumático que fueron aquellos días. «Tuve mucha depresión, mucha tristeza. Cuando regresé a la casa tuve que aprender a bañarme, a hacer todo de nuevo y de verdad me sentí muy mal”, confesó.

Chyno Miranda asegura que su recuperación será un proceso largo | Foto: Instagram

De nuevo a la línea de partida: el reencuentro

En 2021, después de un duro episodio, la música volvió a sonar. En el escenario de los Premios Juventud, Chyno Miranda se unió nuevamente a su compañero Nacho para cantar la canción que les hizo alcanzar la fama internacional: Niña Bonita.

Lea también: Así fue la presentación de Chyno y Nacho en los Premios Juventud

Todavía con un poco de dificultad para caminar, Jesús Alberto Miranda, Chyno, pelea para escribir el nuevo capítulo de su historia, convencido de que siempre hay oportunidades para comenzar de cero aunque llueva fuerte, tanto afuera como adentro. Él, contra todo pronóstico, encontró la manera de frenar un nuevo deslave.

“Estoy aquí para darles toda mi carrera, todo lo que viene, toda la música que estoy haciendo todavía”, Chyno Miranda.

Con información de Caracol TV y El Pitazo

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.