22.1 C
Caracas
martes, 24 mayo, 2022

La batalla emocional de Érika De La Vega: “No me veía a mí misma”

La locutora, comediante y presentadora relató que luego de vivir años en Estados Unidos comenzó a replantearse su futuro, sus gustos y lo que quería hacer con su vida. Según sus propias palabras, comenzó a reinventarse cuando se dio cuenta de que veía el éxito de una sola manera

-

Caracas.- La reinvención para la locutora, presentadora y comediante Érika De la Vega, implica aceptación, vivir las emociones, dejarse llevar por ellas, no anestesiarlas, cambiar la mirada de la vida y reconectar con uno mismo y sus emociones. Así lo definió luego de haberse replanteado lo que quería hacer con su vida tras haber pasado por una depresión, sentir que llevaba años definiendo el éxito de una manera y que no se veía a sí misma.

«Amo hacer humor, amo los medios tradicionales, pero efectivamente esta reinvención vino por preguntarme cosas: qué quisiera hacer en estos nuevos años de vida, qué está pasando en mi, qué oportunidades tengo, cómo puedo aprovechar lo que me está pasando y dejar de ver lo que no puedo ser, esa nostalgia y quizás resentimiento», contó De la Vega en una entrevista para la presentadora Viviana Gibelli en un video publicado en Youtube el 22 de enero.

Dijo que el origen de su reinvención se produjo cuando tenía entre tres a cuatro años viviendo en Estados Unidos (EE. UU.). Aseguró que la migración hace que las personas empiecen a preguntarse cosas diferentes debido a que cambian las prioridades. Tanto fue así que consideró que debía cambiar su modo de ver la vida. «No me veía a mi misma», agregó.

Comentó que aunque emigró teniendo empleo seguro en Miami, para ella también fue duro y difícil porque no logró adaptarse rápidamente a la manera como se hacían las cosas, por lo que comenzó a tener muchas quejas con la vida y culpaba al mundo y a la migración porque no podía tener lo que se había imaginado para su vida. La venezolana trabajó para el canal Telemundo en diferentes programas.

«Yo empecé en la radio a los 20 años, me hice adulta en la radio, mi vida era normal con la radio, yo no entendía cómo era una vida sin eso (…). Despedirme de la radio en Venezuela fue muy duro. Comencé a despedirme de cosas y practicar el desapego, y descubrir quién era esta nueva Érika sin radio y quién iba a ser cuando estas oportunidades se acabaran, porque sentía que eran finitas», destacó la locutora venezolana.

También comentó que le preguntó a su ego en repetidas ocasiones por qué era feliz solo con la televisión, la radio y su hijo. Considera que en la vida de las personas debe haber más cosas que los hagan felices. En la entrevista detalló que cuando vio dentro de sí misma, supo que sin esas etiquetas no tenía cómo definirse.

Por esa razón, dijo, se despidió de la televisión e inició una nueva etapa haciendo un stand up y trabajando en una obra de teatro llamada Puras cosas maravillosas. «Fue difícil para mi entender que eso también era éxito y que el éxito viene en otros formatos como tiempo para uno mismo y para sus hijos», reflexionó y agregó en otro parte de la entrevista: «Para mi el stand up es el estado más celestial en el que yo puedo estar».

La depresión la descubrió con la obra de teatro

Érika De la Vega aprovechó el espacio con Viviana Gibelli para contar que ella también sufrió de depresión cuando estaba presentando la obra de teatro y que lo notó porque, a pesar de que es una historia triste, ella lloraba en casi todas las presentaciones.

En sus propias palabras, Puras cosas maravillosas es una obra «dura, bellísima y reveladora» que cuenta la historia de una niña que convive con la depresión de su mamá toda su vida y hace una lista de cosas maravillosas para decirle a su mamá que la vida vale la pena.

«Con esa obra yo pude ver que algo estaba pasando en mi y que había una tristeza dentro de mi que estaba viviendo desde hace mucho tiempo y no la había visto. A mi me sorprendía que yo llorara en casi todas las funciones y ahí me di cuenta que yo tenía una lucha interna, que yo estaba lidiando con la nostalgia», relató la comediante.

Aseguró que cuando lo notó acudió a un psicólogo para conversarlo y tratarse porque no sabía a ciencia cierta lo que le estaba ocurriendo.

La reinvención se trata de cambios y para Érika también ha sido introspección, verse por dentro para reconectar con lo que realmente quiere hacer y lo que su vida necesita. «La reinvención es hacerte responsable de tu vida y dejar de culpar a los demás«, subrayó.

Y tú, ¿te has reinventado? Cuéntanos en los comentarios.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a