FOTOS | Lila Morillo en cinco décadas: los mejores momentos de la diva venezolana

La cantante venezolana Lila Morillo es la diva eterna de Venezuela. Aquí te mostramos en cinco décadas cómo ha sido la vida de la "Maracucha de oro"

7492
Lila Morillo | Foto: archivo

Caracas.- Hablar de Lila Morillo es hablar de Venezuela. La cantante es considerada una de las figuras femeninas del espectáculo más importante del país. Su amplia trayectoria y su talento la convierten en una diva que aún está vigente y que tiene un lugar en los corazones de varias generaciones.

Esta maracucha, que el 14 de agosto cumplió 81 años, le ha dedicado al mundo artístico más de 50 años en los que dejó una huella con su famosa interpretación de «El Cocotero«.

Aunque actualmente está menos activa, en comparación con su época dorada, la estrella criolla mantiene contacto con todos sus fanáticos a través de su cuenta de Instagram, donde constantemente comparte los momentos que la consagraron como la «Diva de Venezuela».

Además, la intérprete tiene dos hijas con José Luis Rodríguez, «El Puma», las también artistas Liliana y Lilibeth. Luego de su divorcio, en 1986, la artista no se volvió a dar una oportunidad en el amor o, al menos, no hizo pública otra relación.

Aquí te mostramos un recuento de los momentos más importantes de Lila Morillo a través de cinco décadas:

La explosiva Lila Morillo de los años 60

Lila Morillo tenía talento para el canto desde muy pequeña. En la década de los 60 ya contaba con 20 años de edad y una carrera rumbo al estrellato en el país. Para Lila cantar era fácil, pues venía de una familia de músicos: su papá era guitarrista y junto a sus hermanos formaron el grupo «Los Morillo«, que antecedió su carrera como solista.

En esa época, la Maracucha de Oro fue considerada el «sexsymbol», algunos la catalogaban como el «Bombón de Venezuela», pero Lila le demostró a propios y extraños que sería la cantante más importante del país y con la voz más afinada, como un día lo dijo el reconocido director de orquesta Aldemaro Romero.

En la fotografía, Lila Morillo junto al descubridor e impulsor de su carrera, Mario Suárez | Foto: Instagram

Fue en esta década cuando Lila Morillo debutó como actriz y protagonizó sus primeros dramáticos, luego decidió comenzar su carrera como solista y firmó un contrato con la empresa discográfica venezolana Velvet Música. Al poco tiempo e inmersa en el mundo del espectáculo conoció a quien hasta ahora ha sido su única pareja reconocida, José Luis Rodríguez, con quien se casó en 1966 y mantuvo 20 años de matrimonio con el cantante.

Foto: Captura

Los 70: Lila se convierte en protagonista

Con un matrimonio consolidado y ya con sus dos hijas, Liliana y Lilibeth, Lila Morillo en 1974 se aparta de los escenarios musicales para dedicar todos sus esfuerzos en apoyar a su esposo, quien se convertiría al poco tiempo en «El Ídolo», lo que lo convirtió en un cantante de factura internacional como «El Puma».

Fue en este momento, cuando Lila probó con la actuación y protagonizó como La doña, Cuartos Separados, Pablo y Alicia, Estación Central, Indocumentadas, La otra historia de amor y otras. En esta época participa en varios festivales y en el año 1972 gana el Festival Mundial del Lago con el vals «Lluvia» del compositor Luis Guillermo Sánchez García, detalla el portal Siempre Latina.

Lila Morillo y quien fue su esposo, José Luis Rodríguez, junto a su primogénita Liliana Rodríguez | Foto: Pinterest

Lila Morillo y José Luis Rodríguez en un retrato familiar junto a sus dos hijas | Foto: Instagram @lasmorillosfans

La felicidad de Lila en los 80

A finales de los años 70 y toda la década de los 80, Lila ya era toda una estrella consagrada y junto a su esposo «El Puma» se convirtieron en una matrimonio modelo y admirado por sus fanáticos. Durante esta época, ella y su esposo protagonizaron innumerables portadas de revista y comerciales de televisión.

En 1985, Lila Morillo posó junto a José Luis Rodríguez para la revista Buen Hogar de México. En la publicación, Lila aparecía con un cabello más castaño, aunque seguía conservando la pollina que siempre la ha caracterizado.

Portada Buen Hogar de México 1985 | Foto: Instagram

Pero la fama de la pareja más querida de Venezuela no llegó sola. La internacionalización de su esposo generó problemas en su entorno familiar. Las ausencias de José Luis por compromisos profesionales fueron creciendo y con ello las dificultades para mantenerse unidos.

Durante una entrevista en el programa Horangel y los doce del signo, Lila confesó que había perdonado el adulterio en varias ocasiones para mantener unida a su familia. Sin embargo, y con todos los esfuerzos, en 1986 se divorció.

El renacer de Lila en los 90

Luego de su divorcio, Lila Morillo regresó a los escenarios con más fuerza. Cada una de sus apariciones se convertía en noticia para todo un país que seguía de cerca todas las incidencias de su ruptura y cómo ahora la artista asumía su nueva vida familiar. En muchas ocasiones, se presentó en programas de televisión local con otros artistas importantes.

Lila se convirtió en una exponente del despecho y el desamor con temas de su autoría como La jaula de oro, La alondra, El guayabo, No amor, no y la celebre No es mejor que yo

Con la llegada del nuevo milenio, Lila Morillo cumplió el medio siglo de carrera artística. Actualmente reside en la ciudad de Miami, Estados Unidos, donde frecuentemente participa en recitales junto a sus dos hijas y disfruta del cariño del público, que la sigue reconociendo como la única diva de Venezuela, aunque ella no se reconozca como tal.

«Yo nunca he olvidado mis raíces, ni de dónde provengo. Vengo de una familia de pescadores. Yo no me creo diva en ningún momento. Yo soy un ser humano como cualquier otro. He estado abajo y arriba. Sé estar felizmente en las malas y en las buenas», dijo en una entrevista para Mundo Latino.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.