Dudamel presentó concierto inaugural de la Ópera de París con sonidos hispanos

El director venezolano quiso presentarse hablando de amor y de ritmos que le vienen de cuna, pero también apostando por sonidos contemporáneos, como Peter Grimes, de Benjamin Britten, y Doctor Atomic de John Adams

352
Foto @gustavodudamel

París.- Durante hora y media, Gustavo Dudamel no perdió la sonrisa de los labios. Y, pese a las mascarillas, los 15 minutos de aplausos finales revelaron que el público tampoco la había perdido. El venezolano se metió a los asistentes en el bolsillo en el concierto inaugural de la temporada de la Ópera de París, que sirvió de aperitivo a una etapa en la que estarán presentes los sonidos hispanos.

“Una celebración de la ópera”, así definió el venezolano este concierto inaugural, con el que quiso homenajear la obra más emblemática del repertorio francés, Carmen de Georges Bizet, y que enlazó con Manuel de Falla y las composiciones del argentino Osvaldo Golijov -homenaje además al teatro y el espíritu de Lorca-.

Dudamel quiso presentarse hablando de amor y de ritmos que le vienen de cuna, pero también apostando por sonidos contemporáneos, como Peter Grimes, de Benjamin Britten, y Doctor Atomic de John Adams, cuya primera representación se remonta tan solo a 2005.

La Ópera de París estaba de gala, no únicamente porque lo exigía el código de vestimenta, sino porque era una ocasión de reencuentro y celebración. Se sentía el alivio del público, que cree por fin haber vuelto a la normalidad tras dos años fatídicos para la institución parisina: a los cierres por huelgas en 2019 y las continuas manifestaciones de los “chalecos amarillos” le siguieron los confinamientos por la pandemia.

En el entreacto volvían a sonar los brindis con champán y entre canapé y canapé -si bien era obligatorio el uso de mascarilla además de la presentación de un certificado de vacunación para entrar– se entendían ya los primeros halagos hacia el venezolano, de 40 años, presentado en abril como nuevo director musical de la Ópera de París.

“Ha sido maravilloso”; “Nunca había visto tanta alegría”, comentaban algunos de los asistentes. Entre ellos se encontraba Maivin Cuevas, venezolana residente en París, que fue sola al concierto para ver a Dudamel.

“Es un orgullo venezolano ver a una persona como él triunfar en el mundo. Un éxtasis total venir a verlo. Tiene un poco de ritmo español, sudamericano, él siempre pone su toque mágico y eso es lo que lo hace diferente, por eso ha llegado aquí”, comentó a EFE esta aficionada.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.