Cannes arrancó su 74ª edición bajo control sanitario por el COVID-19

La proyección de la película Annette, de Leos Carax, y la entrega a Jodie Foster de una de las dos Palmas de Oro de Honor de la edición protagonizan la primera jornada del certamen

55
| Foto: EFE

Cannes.– Cannes arrancó este martes su 74ª edición con una imagen poco habitual: el control del certificado sanitario o de la prueba negativa de COVID-19 en los accesos al Palacio de Festivales, que registró sus primeras colas mientras se ultiman los preparativos de la gala de apertura.

Mostrar el móvil para que el personal de seguridad escanee esos documentos es el gesto más repetido a las puertas del recinto donde esta noche se celebrará la inauguración oficial.

La proyección de la película Annette, de Leos Carax, y la entrega a Jodie Foster de una de las dos Palmas de Oro de Honor de la edición —la segunda la recibirá Marco Bellocchio en la clausura el día 17— protagonizan la primera jornada de un certamen que comienza a recuperar el ritmo.

Con la suspensión de la edición de 2020 por la pandemia, han sido más de dos años de ausencia de la cita más glamurosa del cine y la Croisette, el famoso paseo marítimo de esta ciudad de la Costa Azul francesa, despierta poco a poco con un paisaje más lleno de veraneantes que de amantes del cine o buscadores de estrellas.

LEE TAMBIÉN

Jodie Foster recibirá la Palma de Oro de Honor en Festival de Cannes

Los acreditados, aún siendo menos numerosos que en 2019 —un 30 por ciento menos, según los datos del festival— comienzan a llenar las calles de Cannes, especialmente los alrededores del Palais, rodeado por vallas para delimitar los accesos.

No falta tampoco el habitual enjambre de fotógrafos amateurs, un microcosmos con reglas propias, que marcan sus nombres en la acera y atan sus escaleras a las barreras de protección para asegurarse una vista privilegiada de la llegada de los artistas en cada pase oficial.

Para quienes disponen del certificado COVID-19 europeo, el trámite de entrada es más ligero. Con presentar el código QR es suficiente. Pero no es válido el que viene de países terceros, como Estados Unidos, con la consiguiente indignación de quienes se han vacunado allí, que deben hacerse un test.

Las pruebas son gratuitas para todos los acreditados —unos 28.000 en esta edición—, pero algo diferentes a las que se suelen hacer en otros países, lo que ha generado bastantes bromas.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.