Luis Morales, quien se desempeñaba como jefe de conductores del sistema ferroviario Ezequiel Zamora, aclaró que nunca fue detenido por el Sebin, aunque sí declaró en la sede de esta institución en Santa Teresa del Tuy. Un grupo del Departamento de Seguridad del IFE lo llevó hasta allá.  ¿Quién es él?, ¿qué hace aquí? fueron las dos primeras preguntas que hicieron los funcionarios, “cuyo trato fue muy bueno”. Luego le suspendieron el sueldo en el IFE, a pesar de que hay inamovilidad laboral

Por: Rosanna Battistelli

El tiktoker peruano-venezolano Luis Morales pasó un mal rato. Así define lo sucedido después de la publicación de un video sobre los posibles efectos de la vacuna china: lo despidieron del Instituto de Ferrocarriles del Estado (IFE), aunque no por escrito, y rindió declaraciones en el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin)​. “Allí me atendieron bien, y más que un interrogatorio, fue un diálogo constructivo”, aseguró.

Morales, quien se desempeñaba como jefe de conductores en el sistema ferroviario Ezequiel Zamora, hizo un live en su cuenta en Instagram @luismoralesxp, la noche del 28 de abril, para aclarar “toda la desinformación que circuló por las redes sociales” y el jueves 29 de abril accedió a conversar con El Pitazo.  

“Lo primero que quiero aclarar es que nunca estuve detenido. El Sebin jamás fue a mi lugar de trabajo y nunca me esposaron. Un grupo del Departamento de Seguridad del IFE me llevó hasta la sede de este organismo en Santa Teresa y allí conversé con dos funcionarios”, señaló Morales.

Este incidente ocurrió el 22 de abril. Días antes, Morales había publicado en la cuenta @conductordetren en Tiktok un video de 43 segundos sobre los efectos secundarios que podría desarrollar si le aplicaban una vacuna anti-COVID-19 de origen chino. 

En el material audiovisual, Morales simula recibir la dosis de la vacuna y luego comienza a hablar en mandarín, practica artes marciales, come con palillos y anuncia el nombre de la estación en otro idioma. El video se grabó en las instalaciones ferroviarias.  

“¿Quién es él?, ¿qué hace aquí?” fueron las dos primeras preguntas que los funcionarios del Sebin hicieron cuando Morales llegó a la dependencia oficial a las 10:00 am. Para el trabajador eso es una muestra de que no existía ninguna orden de detención en su contra.


Lo primero que quiero aclarar es que nunca estuve detenido. El Sebin jamás fue a mi lugar de trabajo y nunca me esposaron. Un grupo del Departamento de Seguridad del IFE me llevó hasta la sede de este organismo en Santa Teresa y allí conversé con dos funcionarios

Luis Morales, tiktoker

“Había una supuesta solicitud de detención, que desconozco de quién partió. En ese momento yo no tenía mayor conocimiento sobre procesos legales y por eso no me opuse a ir hasta el Sebin. Aunque estaba asustado y pensaba en mis dos hijos, siempre me mantuve tranquilo y respondí todo lo que me preguntaron”, indicó.

Morales, quien reside en la población de Cúa, en los Valles del Tuy, fue fotografiado por los funcionarios como parte del protocolo de reseña. Luego le pidieron sus datos personales. “Nunca hubo amedrentamiento”, aclaró para salirles al paso a los comentarios difundidos en los medios de comunicación.  

Las preguntas que le hicieron fueron referidas a sus redes sociales. Les rindió declaraciones a dos uniformados. El segundo le reiteró que no había motivos para detenerlo, pero le dejó entrever que, debido a la situación mundial por la pandemia de COVID-19, su video se podía tomar como burla.  

“Mi intención jamás fue decir que la vacuna era mala, sino simplemente hacer humor. No me he vacunado, pero no estoy en contra de ello. Admito que el material audiovisual llevaba la imagen del IFE y eso me lo recalcaron en el Sebin, pero jamás he hablado mal de una institución que me ha dado tanto. Soy agradecido y cuando hablas mal de alguien, eso es lo que hay en ti, es tu reflejo”.

Tras su salida del Sebin, donde permaneció por tres horas, y por recomendación de los funcionarios, Morales eliminó la cuenta @conductoresdetren en Tiktok, con al menos 10.000 seguidores, y la de Instagram, que tenía 10 años. “Me dolió cerrarlas”, confesó a El Pitazo; sin embargo, continúa con sus cuentas personales en ambas redes y en Facebook.  

–¿Cuánto le afecta lo ocurrido?

–Mucho, porque más allá de perder mi trabajo, es el corazón que le tengo al sistema ferroviario. Mi gran sueño siempre fue ver un ferrocarril por todo el país. Yo llegué a soñar con que el ferrocarril nos conectara con otras partes del mundo.  


Mi intención jamás fue decir que la vacuna era mala, sino simplemente hacer humor. No me he vacunado, pero no estoy en contra de ello. Admito que el material audiovisual llevaba la imagen del IFE y eso me lo recalcaron en el Sebin, pero jamás he hablado mal de una institución que me ha dado tanto

Luis Morales, tiktoker

–¿Considera que hubo motivos para el despido?

–Además de que hay inamovilidad, no hay motivos suficientes. Existe el artículo 79 de la Ley Orgánica del Trabajo, que está por encima del decreto de inamovilidad, pero yo no violé ese artículo, porque jamás divulgué información confidencial, como procedimientos o protocolos del instituto. A estas alturas no sé cuál es mi estatus. Solicité mi horario de trabajo a mi jefe directo o cambio de área, y me dijo que no tiene respuesta; sin embargo, me suspendieron el salario y los beneficios. Tengo cuatro vacaciones vencidas y las solicité, pero tampoco me han respondido.  

 Corazón Ferroviario

Morales habla pausado y con mucha serenidad. Siempre destaca en sus palabras su apego al sistema ferroviario y su vocación de servicio. “Quería cambiar la mentalidad de los usuarios, crear cultura en ellos y fortalecer el sentido de pertenencia, pero de una manera distinta y jocosa. Me gusta el humor, soy bromista, pero constructivo”, recalcó el tiktoker.  

Con ese norte, Luis Morales incursionó en el mundo de las redes sociales en el año 2010. Luego, en 2018, creó el proyecto Corazón Ferroviario para inspirar a sus compañeros del IFE. 

“Me he formado en el área de motivación interna y llevé ese conocimiento a 350 trabajadores a través de talleres. Hice una analogía entre el sistema ferroviario y nuestra vida diaria para que entendieran que el tren de la vida lo manejamos nosotros. Cuanto más vibremos, mejor atraemos. Si alguien llega a nuestras vidas con mala intención, es porque algo está pasando dentro de nosotros. Si no sanamos nuestro mundo interior, jamás sanaremos el exterior. Todo lo que pasa a nuestro alrededor es exactamente lo que ocurre dentro de nosotros”, recalcó el tiktoker, quien nació en Perú en 1987 y emigró a Venezuela en 1992 junto a su familia.  

–Si le dan la posibilidad de reincorporarse al IFE, ¿lo haría?

–Primero tengo que trabajar en mí y quiero aprovechar este momento para eso. Necesito sanar. Muchos me recomiendan que me ampare en el Ministerio del Trabajo, pero no soy problemático y lo dejo todo en manos de Dios. Si me voy, lo haré con la frente en alto, porque todo lo que realicé me hizo sentir bien.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.