La adolescente de 14 años de edad es pianista, violinista, guitarrista y toca la batería. Escribió e ilustró dos libros y sueña con ser bióloga, artista y escritora. A pesar de haber sufrido acoso por dos compañeros de clases, ahora siente empatía por ellos y dice haber comprendido que los acosadores reflejan en otros sus propios problemas. Envía un mensaje esperanzador en la celebración del Día del Niño

Entrevista: César Batiz | Redacción: Yoselin González

Sofía Figuera Lairet es amante del arte en su máxima expresión. A sus 14 años es ejecutante de piano, violín, guitarra y batería. Además, escribió e ilustró dos libros que retratan el bien y el mal. Su motivación es descubrir 500 piezas de música clásica y demostrar al mundo que estas composiciones son emotivas.

La concertista venezolana radicada en Panamá dice que conoce la música desde que tenía cinco meses de nacida. Dedica entre una a tres horas diarias a estudiar las melodías con su maestra Alicia Gavioni, quien desde Houston, Estados Unidos, le enseña. Ella siempre ha estado a su lado. Sofía asegura que la lleva en su corazón.

La escritora de Finding Hope y Finding Courage desarrolló su carácter resiliente, luego de haber sido víctima de bullying. En una entrevista este 15 de julio con el director de El Pitazo, César Batiz, a través de Facebook Live y Youtube, Sofía contó que en dos ocasiones la acosaron porque le gustan los dragones y dibujar. Aunque hace mucho que nadie la molesta, comprendió que los “bulleadores” reflejan en otros sus propios problemas.


Si uno está siendo bulleado tiene que decirle a alguien, porque si se queda encerrado va a empeorar

Sofía Figuera Lairet, concertista

“Yo fui bulleada en el colegio por una niña que me ha fastidiado casi toda la vida, pero después me di cuenta que fue por sus problemas que ella se vino hacia mí para poder sacar su energía negativa. Cuando me di cuenta de eso, estaba molesta con ella, pero ahora tengo empatía y espero que ella mejore”, resaltó la ganadora del segundo lugar en el Festival Pianissimo Colombia.

A propósito de la celebración por el Día del Niño en Venezuela, la concertista pidió a los infantes ser auténticos en un mundo donde las redes sociales tienen gran protagonismo. Para ella, la autenticidad significa saltarse los estándares de la sociedad y cuando un niño lo hace quiere decir que tiene la capacidad de crear cosas que cambien el mundo.

Sofía tiene muchos sueños. Quiere ser bióloga, artista de la música, escritora y dedicarse a muchos otros oficios. Aunque a sus 14 años no tiene muy claro cuál profesión escogerá, dice que la decisión se la dejará a Dios.

–¿Cuándo descubriste ese talento musical que hoy muestras?

–Eso no lo recuerdo tanto. Lo que sí recuerdo es que mis padres, desde muy chiquita, me han demostrado que la música tiene importancia en nuestras vidas y en la vida de otros; eso se ha quedado en mi corazón y en mi mente.

–¿Cómo haces con tu maestra para practicar todos los días?

–Cuando me toca clases yo me conecto en remoto y así es como logramos comunicarnos. No será igual a cuando estemos físicamente juntas, pero es lo que podemos hacer.

–¿Esa experiencia que ya tienes con las clases virtuales te ayudó en la pandemia?

–Sí, estuve con ella durante clases virtuales desde 2019 hasta hoy.

–¿Qué has aprendido de esa forma?

–He visto que tiene aspectos positivos y negativos. Uno de los aspectos positivos es que podemos ver clases y podemos hacer algunas correcciones para las piezas que hago. La negativa es que como mi profesora no está a mi lado para corregir la postura, los dedos y la partitura, todo se complica. Más el internet y el ruido. Es difícil.

–¿En qué momento estudias matemáticas y literatura?

–Aprovecho todas las horas en el colegio para poder aprender y estudiar allá y cuando llego a la casa, lo primero que hago es ponerme a tocar piano, si es algo muy urgente o es lo que quiero hacer primero, o hago la tarea primero. Así me organizo mejor y en mis horas libres, si me interesa un tema que me están enseñando, me pongo a estudiarlo más porque me gusta investigar bastante.


Yo fui bulleada en el colegio por una niña que me ha fastidiado casi toda la vida

Sofía Figuera Lairet, concertista

–Y cuando se trata de ese momento que dedicas a escribir libros y también a ilustrarlos, ¿cómo rindes el tiempo?

–Es similar a cuando estudio. Agarro mi tiempo libre para escribir algo que me apasiona, para practicar mi escritura o para seguir escribiendo libros. Dibujo todo el tiempo, tengo una cantidad de dibujos en el colegio y también en casa.

–¿Qué te motivó a hacer los dos libros que has escrito e ilustrado?

–Los libros están basados en las ideas de lo bueno y lo malo. Ese tema siempre me ha interesado, porque lo que uno podría pensar que es malo, otro piensa que es bueno y viceversa. Entonces, es como una historia donde yo enseño la perspectiva completa de una situación. En estas historias yo tengo la meta de poder enseñar que lo malo y lo bueno puede tener sus peculiaridades.

–¿Has conocido la maldad?

–Sí, en el momento yo me pongo molesta con esas personas que hacen maldades, me frustra. Después de un rato, me doy cuenta de que hay más, que hay algo que los motiva a ser así.

–¿En el momento que sufriste el bullying qué sentiste?

–Sentí mucha molestia, tristeza, porque nunca me ha gustado que alguien me diga cosas malas. No creo que a alguien le guste que le digan cosas malas. He crecido, aprendí que si uno le enseña a un bulleador cuándo hay que parar, y decirle: “Oye, llegaste a mi límite, me tienes que dejar en paz”, se logra enfrentar a las personas. Logré eso en 2019, cuando fui bulleada por otro niño, le di un parado y hoy en día es mi compañero.

–¿Qué recomendaciones les darías a los niños, niñas y adolescentes que en este momento están sufriendo bullying?

–Que hables, no te quedes encerrado, eso es un veneno que te mata poco a poco. Quedarse en silencio es meterse en una prisión de acoso infinito. Si uno está siendo bulleado tiene que decirle a alguien, a un profesor, un amigo, a alguien, porque si se queda encerrado va a empeorar.


Siempre sé auténtico, que alguien te diga que eres raro, que eres una cosa de otro mundo, que te digan eso, porque significa que eres auténtico

Sofía Figuera Lairet, concertista

–Vives en Panamá, donde está el Darién, por donde hemos visto pasar a adultos y niños. ¿Qué piensas cuando ves a familias completas cruzar por allí?

–Es triste, porque están huyendo por el Darién para irse a Estados Unidos para tener una mejor vida y eso dice mucho de nuestras situaciones. Vemos que estas personas tienen que buscar un lugar en donde no se sientan atacadas, donde puedan comer, estar en una casa, tener agua y eso me duele mucho.

–¿Qué le puedes decir a los niños migrantes que van a otro país y tienen que afrontar una nueva cultura?

–Fe en Dios. Al principio, cuando mi familia y yo nos mudamos a Panamá, estaba muy asustada porque no sabía cómo hacer amigos, cómo interactuar. Lo que hacía cada noche antes de dormir era rezarle a Dios para que me protegiera.

–Hay niños en Venezuela que se han quedado con sus abuelos a la espera de que puedan migrar con sus padres. ¿Qué mensaje les das?

–Fe en Dios, es lo único que les puedo decir. Y tener esperanza.

–¿Qué es lo que más extrañas de Venezuela?

–Mi familia, las vistas, mi casa.

–¿Quieres enviarle un mensaje a los niños a propósito del Día del Niño?

–Siempre sé auténtico, sigue hacia adelante, que alguien te diga que eres raro, que eres una cosa de otro mundo, que te digan eso, porque significa que eres auténtico. Sé creativo, no puedes dejar que nadie te quite la creatividad, porque solo con eso uno puede tener una vida espectacular.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.