En exclusiva con El Pitazo, el embajador ucraniano Ruslán Spírin repasó la actualidad de la invasión rusa, la cual calificó de costosa para el Kremlin, tras 168 días del conflicto, así como el rol que puede representar Latinoamérica y el Caribe en medio de un contexto de creciente tensión mundial

Dos veces a diario suenan en Kiev, así como en otras regiones de Ucrania, las alarmas que avisan a los ciudadanos de un posible bombardeo por parte de las fuerzas militares de Rusia. La guerra, para quien la vive de cerca, es una situación de extrema tensión psicológica, así lo explica en entrevista con El Pitazo, desde la propia capital ucraniana, el representante especial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania para Asuntos de América Latina y el Caribe, Ruslán Spírin.

El funcionario ucraniano repasó la actualidad de la invasión rusa que calificó de costosa para el Kremlin, tras 168 días de un conflicto que acumula más de 10.600 bajas civiles, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Spírin, quien fue embajador en México y Brasil, aseguró que su país está dispuesto a negociar el fin de la guerra, pues nunca descartará esa opción, sin embargo, recalcó que su contraparte rusa no puede imponer condiciones y debe respetar un balance de poder. “Los ultimatos no funcionan”.


Estamos dispuestos a negociar porque somos un país pacífico y vamos a seguir luchando; no pretendemos conquistar ni tomar un solo metro de una tierra que no le pertenezca a Ucrania, pero no vamos a dejar que nos roben nuestro territorio

Ruslán Spírin, embajador ucraniano

En América Latina y el Caribe, de acuerdo con Spírin, no solo el factor económico es un elemento fundamental para presionar a Rusia a que desista en la continuidad de la agresión que inició en febrero, también enfrentar la desinformación que financia el Kremlin, según destacó el diplomático, puede aportar  a la causa ucraniana tanto como cortar las fuentes de financiamiento de la administración de Vladimir Putin.

“Cualquier país en América Latina que desee la paz puede ayudar, no solo con sanciones económicas a Rusia, sino también enfrentando la desinformación rusa, alimentada con mucho dinero, es decir, distribuir la verdad de lo ocurre en Ucrania, de las acciones criminales por parte de Rusia”, dijo Spírin vía telefónica este miércoles.


Rusia quería usar cualquier posibilidad para destruir el balance comercial en el mundo, para amenazar a nuestros socios a escala global y con los granos de Ucrania querían provocar una crisis alimentaria

Ruslán Spírin, embajador ucraniano

–¿En qué punto está la guerra en este momento?

–Los invasores rusos pensaron que vendrían de paseo y conquistarían nuestro país en 3 o 4 días, que se quedarían con nuestra capital para luego poner un gobierno títere. Esos planes no lograron cumplirlos ni los cumplirán. No esperaban que todo el país se levantara para proteger nuestro hogar. Hablamos de un ejército que es 30 veces más grande que el nuestro. Todos los planes de Putin han fracasado hasta ahora. Rusia sufre muchísimo y las bajas de su ejército suman 42.800 soldados. Los rusos entendieron que no podían avanzar como querían y por eso han atacado hospitales, iglesias, teatros, escuelas y hasta centros comerciales. Ahora, con la ayuda de nuestros aliados, con equipamiento y tecnología militar, estamos en una mejor posición, contraatacando, y se están equilibrando las fuerzas.

–El 22 de julio Rusia y Ucrania, con el acompañamiento de Turquía y la ONU, firmaron el acuerdo que permite la exportación de cereales ucranianos que estaban bloqueados en los puertos del Mar Negro. ¿Están conformes con esa iniciativa?

–Rusia quería usar cualquier posibilidad para destruir el balance comercial en el mundo, para amenazar a nuestros socios a escala global y con los granos de Ucrania querían provocar una crisis alimentaria, por eso tenían bloqueados todos nuestros principales puertos, pero ahora el mundo presiona a Rusia. Firmamos ese acuerdo para que nuestros barcos pudieran salir y ya nueve embarcaciones salieron de los puertos con más de 79.000 toneladas de trigo. Ya desbloqueamos esa situación, pero después del acuerdo Rusia lanzó misiles en Odesa. Por el momento tenemos ese acuerdo y creemos que funciona: seguimos sembrando y cosechando, a pesar de que Rusia quema nuestros campos y en los casi seis meses de guerra han quemado millón y medio de hectáreas. Aun así, la economía ucraniana y la agricultura de este país serán recuperadas.


Seguimos sembrando y cosechando, a pesar de que Rusia quema nuestros campos y en los casi seis meses de guerra han quemado millón y medio de hectáreas. Aun así, la economía ucraniana y la agricultura de este país serán recuperadas

Ruslán Spírin, embajador ucraniano

–Francia y Reino Unido manifestaron recientemente que apoyarán a Ucrania el tiempo que sea necesario. ¿Cuáles son las expectativas con respecto a lo que pueda hacer Occidente en el corto y mediano plazo?

–Esperamos que esto no se alargue, pero entendemos que necesitamos mucho más apoyo de toda la comunidad internacional. Ya hay una especie de Plan Marshall, digamos, en el que participa Estados Unidos, para enviar ayuda necesaria hasta que termine la guerra. Ya está declarado el apoyo para empezar a reconstruir a Ucrania con 34.000 millones de dólares de ayuda de parte de nuestros socios estratégicos, y ya 12.000 millones de dólares están en la economía de Ucrania, estamos preparándonos para la reconstrucción, pero por ahora tenemos que defendernos con apoyo militar y tecnológico, esa es la prioridad.

–Rusia quiere conectar la central nuclear de Zaporiyia con Crimea, según se conoció recientemente. Es una medida que, junto con la advertencia del secretario general de la ONU acerca del riesgo de aniquilación nuclear en el mundo, constituye una situación de alerta mundial. ¿Qué sucede en esa región de Ucrania bajo control de Rusia?

–Han puesto su técnica y sus municiones ahí porque entienden que nadie va a dispararle a ese lugar por lo peligroso que puede ser, con consecuencias que pueden ser hasta 10 veces peores que lo sucedido en Chernóbil. En esa central nuclear hay 6 reactores, más potentes que Chernóbil, o sea, la mitad del mundo puede ser dañada, aun así, Rusia mete sus máquinas militares, municiones y al parecer hasta minas han puesto en los alrededores, algo que esperamos no sea así porque es una amenaza para el mundo que debe ser condenada porque es lo que se conoce como terrorismo nuclear.

–El presidente Zelenski señaló que la guerra comenzó con Crimea y debe terminar con Crimea liberada. El mandatario dijo además que era imposible saber cuándo podría suceder eso. ¿En este punto de la invasión, hay cabida para una salida, para la conclusión de la guerra, mediante una negociación?

–No rechazamos una salida con negociaciones, pero debe haber deseo de ambas partes. Lo que pasa es que cuando una parte te dice que tienes que rendirte, así no va a funcionar: los ultimatos no funcionan. Estamos dispuestos a negociar porque somos un país pacífico y vamos a seguir luchando; no pretendemos conquistar ni tomar un solo metro de una tierra que no le pertenezca a Ucrania, pero no vamos a dejar que nos roben nuestro territorio. Vamos a negociar, pero con respeto y con las condiciones equilibradas.

–Usted fue embajador en Brasil y México. ¿Qué rol podría desempeñar América latina y el Caribe en la búsqueda de una solución al conflicto en Ucrania o para paliar los efectos globales de la guerra?

–Cada país en América Latina tiene la posibilidad de aportar algo para la paz. Cuando hacen negocios con Rusia, ese dinero sirve para fabricar armas que matan gente en Ucrania. Cuando cortan los contratos que no dan la posibilidad de ingresos a Rusia, eso hace que no puedan producir más armamento. El apoyo internacional siempre tendrá valor. Mi designación para asuntos en América Latina y el Caribe muestra la importancia de esos países para nuestro gobierno: estamos buscando socios porque hoy las consecuencias de lo que está haciendo Rusia impactan a todo el mundo, por eso hay un paquete de sanciones económicas contra Rusia. Cualquier país en América Latina que desee la paz puede ayudar, no solo con sanciones económicas a Rusia, sino también enfrentando la desinformación rusa, alimentada con mucho dinero, es decir, distribuir la verdad de lo ocurre en Ucrania, de las acciones criminales por parte de Rusia.


Cualquier país en América Latina que desee la paz puede ayudar, no solo con sanciones económicas a Rusia, sino también enfrentando la desinformación rusa, alimentada con mucho dinero, es decir, distribuir la verdad de lo ocurre en Ucrania, de las acciones criminales por parte de Rusia

Ruslán Spírin, embajador ucraniano

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.