Rafael Ramírez: El problema de Pdvsa está en Miraflores

Considera que en otras condiciones la sanción de EEUU no tendría ningún efecto. Advierte que Venezuela cuenta una reserva de 10 días de gasolina, aunque no se atreve a decir cuándo ocurriría la paralización del transporte

1771
Archivo

El expresidente de Pdvsa y ex ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, vive su exilio europeo desde la ruptura con el gobierno de Nicolás Maduro en diciembre de 2017. Pero eso no le impide viajar y visitar, como lo hizo el viernes pasado, a la alta comisionada de la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Michel Bachelet, exmandataria de Chile. Aunque fue la situación política del país y la sanción de EEUU a la estatal Petróleos de Venezuela, el hecho que lo llevó a romper su breve silencio de dos semanas, para una vez más sumarse al coro de voces que pide la salida de Maduro del Palacio de Miraflores, sede del Poder Ejecutivo.

“El problema de Pdvsa está en Miraflores”, afirma Ramírez al comenzar a abordar el tema de las sanciones de EEUU contra la estatal petrolera. Asegura que para una gerencia conocedora del sector petrolero, la acción estadounidense no sería un problema, porque el petróleo que se deja de despachar en puertos estadounidenses, pudiera ser colocado en India y China.

La entrevista, realizada a través de un sistema de comunicación por internet que permite grabar la imagen y el sonido, se efectuó este miércoles 30 de enero. Comenzó por responder sobre la visita a la expresidenta Bachelet. “Como embajador, tuve mucho contacto con ella y conozco el sistema de las Naciones Unidas. Solicité la reunión con ella y me recibió”, apunta.

Relata que el objetivo de esa reunión fue hablarle de los presos y perseguidos políticos, civiles y militares, chavistas que no están con Nicolás Maduro. “Le mencioné mi caso personal porque han querido judicializarme por mis opiniones políticas. También le hablé de los 87 gerentes de Pdvsa presos en cárceles militares y civiles. Así como de los más de 100 militares presos”, indicó.

Hablemos de casos particulares, de esas personas que lo acompañaron en su administración y hoy están detenidos. Comencemos por Eulogio Del Pino ¿Qué sabe de su caso?

Conozco directamente el caso de Eulogio Del Pino que está preso en Boleíta en una prisión militar. Está muy mal de salud. Él compartía celda con Nelson Martínez -expresidente de Citgo y Pdvsa, que falleció en diciembre tras un año en prisión sin juicio- y vio cómo se deterioró.

La situación de Pedro León, que está en el mismo sitio. Pedro está mal de salud. Todo el mundo sabe que tiene dos operaciones a corazón abierto. Le correspondería cualquier medida humanitaria. Esta el caso de Orlando Chacín que está en Tocuyito (cárcel de presos comunes ubicada en Carabobo) y ha intentado suicidarse en dos oportunidades…

¿Gladys Parada también está presa? De ella poco se sabe.

Sigue detenida, sin juicio, desde hace cinco años. Fue secuestrada. Acusada, por sectores vinculados al contrabando de combustible, de ser responsable de eso. Ella sigue en El Helicoide. Le destrozaron y su apartamento. Al hijo lo sacaron del apartamento y alguien de la Dgcim o del Sebin se instaló allí.

Sobre su primo Diego Salazar, corredor de seguros señalado de delitos en Venezuela, Andorra y España, destaca que se encuentra en La Tumba, celda ubicada en la sede del Sebin en Plaza Venezuela, junto al general Raúl Isaías Baduel, “donde se acompañan bastante”, para evadir la tortura blanca que les aplican, indica Ramírez.

Usted era ministro cuando las primeras protestas contra Maduro en febrero de 2014 ¿Dijo en ese momento algo acerca de la represión ocurrida? ¿Qué pasó ese 16 de febrero cuando Maduro reconoció ante el país que un funcionario del Sebin mató a Bassil Da Costa?

En aquel momento había asumido la vicepresidencia de Asuntos Económicos, y estaba empeñado en el tema económico, porque le había advertido a Maduro que una situación de deterioro económico se iba a producir, no tanto porque el precio del petróleo cayera, sino que por los elementos macroeconómicos que exigían una acción. Yo dentro del Consejo de Ministros y el círculo cercano de Nicolás Maduro, hice la observación de que aparentemente se estaban produciendo excesos de las fuerzas de seguridad, que una vez que se repitieron uno más otro más otro, se convirtieron en una conducta que luego en 2017 fue extendida en los cuerpos de seguridad que hoy se refleja… es decir, en el gobierno de Maduro se está prefigurando una conducta que al principio podíamos creer que era algo excesivo de un funcionario, pero ahora se transformó en una conducta de acción de Nicolás Maduro.

El expresidente de Pdvsa, al analizar la represión de 2019, indica que Maduro perdió el apoyo popular, pero advierte que eso no se puede confundir como una falta de apoyo al chavismo. Lo que más le preocupa es que se ataca la base del chavismo.

No cree ni en Guaidó ni en Maduro

¿Reconoce usted a Guaidó como presidente interino?

Yo creo que nosotros tenemos que ser muy responsables con nuestra posición política del país. Yo escribí mi último artículo en el que dije que la soberanía radica en el pueblo. Este no es un problema legal. Esta es una operación política. Yo creo que ninguno de los dos tiene la legitimidad para conducir al país.

Precisamente quienes apoyan Guaidó dicen que se juramentó con el apoyo del pueblo reunido en Chacao. Fueron al menos 350.000 personas. ¿Esa no es también la soberanía del pueblo?

Sí, pero la soberanía del pueblo la forma que tiene de expresarse es a través de la votación. No podemos dar un salto al vacío. Pero ojo, Maduro tiene que salir porque ha colmado la paciencia de toda la nación y ha destruido nuestro país y no da señal de que vaya a reconsiderar nada. Insisto, ellos están rociados de gasolina e insisten en hacer lo que sea necesario para aferrarse al poder. Lo que nosotros no podemos aceptar es que cualquiera se proclame presidente en una concentración. El país tiene unas reglas y todo debe estar dentro de la Constitución. La manera de verificar cuál es la soberanía del pueblo es a través de una elección. Ahorita creo que no hay condiciones para ese proceso. Hay que buscar un mecanismo que sea constitucional. Yo he propuesto una junta patriótica cívico militar, que sea la conduzca al país a una elección.

Advierte que derrocar a Maduro no es un hecho fácil, pues nadie se puede llevar por delante a los factores que lo apoyan. “Aquí no se trata de hacer una vendetta y aniquilación del contrario”. Pide pensar en el día después, en la estabilidad de la patria que se necesita para reconstruir el país. Además, sugiere verse en el espejo de Irak y Siria y no pensar que esto se resuelve con una intervención extranjera.

El expresidente de Pdvsa advierte que derrocar a Maduro no es un hecho fácil, pues nadie se puede llevar por delante a los factores que lo apoyan. Foto: Cortesía Panorama

Ramírez advierte sobre la reserva de gasolina

Desde su experiencia como presidente de Pdvsa durante más de 10 años, ¿cómo ve la situación de Pdvsa tras la sanción de EEUU?

El problema de Pdvsa está en Miraflores. La peor sanción que ha caído sobre nuestra empresa es la incapacidad de Nicolás Maduro. Tan pronto asumió la Presidencia él quería que le entregara Pdvsa. Se lo dije que esa no era una empresa para entregársela a factores políticos. No me hizo caso. No solo me sacó a mí. Sacó a 200 trabajadores del ministerio (Petróleo) y comenzó esa persecución contra los dirigentes naturales de la industria. Luego sus decisiones en nombrar esas directivas que no conocían el negocio colapsaron a la empresa.

Las sanciones norteamericanas ningún venezolano puede aceptarlas, porque no podemos aprobar la extraterritorialidad de un país. Ahora, desde el punto de vista de la afectación directa a Pdvsa, si hubiera una directiva o una presidencia que tuviera conocimiento del negocio esas sanciones no nos afectarían. La producción de crudo mediano y pesado se pudiera colocar en la India, por ejemplo. El problema es el doble discurso, porque mientras Maduro tenía ese discurso en contra de EEUU, ha seguido dependiendo del abastecimiento norteamericano. Cerca de 80% de la gasolina y nafta que consume Pdvsa, que serían unos 300.000 barriles diarios, como las refinerías están colapsadas, provienen de EEUU. Ahora tendrá que buscar a otros proveedores para la gasolina y la nafta usada para procesar los crudos pesados y exportarlos.

Sobre Citgo dice que sanciones previas ya limitaron el acceso a recursos de esa filial de Pdvsa, pero recuerda que le sugirió a Maduro, en 2014, vender esa refinería y la red de estaciones de servicios. Asegura que tenían una oferta de $15.0000 millones, dinero con el que se crearía un fondo para el pago de la deuda externa. Sin embargo, advierte que Maduro no quiso aprobar la venta porque existen otros intereses más bajos, como el de gente que quiere tener la presidencia de Citgo como premio, tal es el caso de Asdrúbal Chávez, exministro, a quien se le retiró la visa en EEUU y por eso preside a filial de la estatal petrolera desde Barinas, aclara.

Según su experiencia de una década en Pdvsa, ¿cuánta reserva de gasolina puede tener el país?

La industria petrolera tiene en su almacenamiento 10 días de reservas. Igual en las estaciones de servicios hay tanques de reserva. Pero esa era una previsión que cuesta dinero. No puedes tener millones guardados de esa forma, porque se supone que tus refinerías estaban produciendo. Ahora, la información que tengo es que el Complejo Refinador Paraguaná solo está procesando 50.000 barriles diarios de petróleo. Es decir, que esa reserva, sin un soporte de refinación, es insuficiente. Por eso la situación es para que haya nerviosismo.

Una gerencia que conozca el negocio, te contrata un buque con 300.000 o 700.000 barriles de combustible, desembarca el combustible, como hicimos durante el sabotaje petrolero, cuando trajimos 300.000 barriles desde Brasil, y solventas mientras activas las refinerías. Pero te lo vuelvo a decir. Esta gente que está al frente de la industria petrolera no tiene ni idea de qué hacer.

Ramírez, sin tener los números en la mano, no se atreve a pronosticar una fecha para anunciar la paralización de los vehículos, de la generación termoeléctrica con diésel o de la venta de gas para hogares.

En cambio, sí le preocupa que estas sanciones provoquen que Maduro y el grupo que lo rodea se atrinchere no encuentre salidas y ante eso vengan acciones violentas que terminen, tal como lo dijo el papa Francisco y el expresidente uruguayo Pepe Mujica, en un derramamiento de sangre que deje heridas en el país y haga más difícil la recuperación de la nación.

Dice que se siente decepcionado, cuando se le pregunta por la falta de respuesta de Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, y del alto mando militar, a sus pedidos de reconducir al país hacia el cauce constitucional, solicitud hecha a través de artículos de prensa. “Son los militares los árbitros que pueden llamar a todos los sectores civiles para volver las normas constitucionales que fueron aceptadas por el país después de 20 años de aplicación”, opina.

El expresidente de Pdvsa Vendría a defenderse de las acusaciones

Ningún ministro de Chávez se ha salvado de ser señalado por la opinión pública como corresponsable de lo que ocurre hoy, de lo que ha hecho Maduro. Usted fue el ministro de Chávez con más tiempo en el cargo y con el dinero de Pdvsa se construyó esta estructura que sostiene a Maduro ¿Qué le dice Rafael Ramírez a quienes lo señalan de ser corresponsable de lo que ocurre en la actualidad?

En mi caso existe una extraña alianza entre sectores de la derecha y el madurismo. Creo que se debe imponer la sensatez para la discusión de lo que fueron nuestros aciertos y errores. Yo le diría a los venezolanos que lo que está haciendo Maduro nada tiene que ver con lo que Chávez y nosotros queríamos hacer. Nosotros teníamos un proyecto de país que tenía el consenso nacional, que se había decidido por los votos, en una elección con una gran participación… Después Maduro dilapidó todo eso.

Si cambia el sistema de justicia, si cambian al fiscal designado por la Asamblea Nacional Constituyente y se le dan garantía ¿vendrá a Venezuela a defenderse de las denuncias en su contra?

Claro que sí, y puedo demostrar, tal como lo he hecho ante algunas instancias judiciales nacionales e internacionales, que de todo lo que se me acusa es una patraña política. Iré a defender la gestión de Chávez, porque pasarán 20 años y siempre harán juicios sobre lo que hicimos junto a Chávez. Yo no le tengo miedo a una justicia cierta porque estoy convencido que mi gestión estuvo en el marco de la ley. Si se va a desatar la persecución contra los chavistas, no le auguro estabilidad a nuestro país por muchos años.

Si se dan las condiciones, en unas elecciones libres y competitivas ¿Rafael Ramírez vendrá a presentar su nombre como candidato presidencial?

Sin duda alguna estaré allí, porque creo que la posición progresista en el país, que ha sido vapuleada por culpa de Nicolás Maduro, que le ha hecho un terrible daño al chavismo, al socialismo… Yo creo que estoy en condiciones de ir rescatar lo mejor de nuestros objetivos o propuesta país.


DÉJANOS TU COMENTARIO