La coordinadora Nacional de Unión y Progreso considera necesario que Venezuela se genere una estabilidad económica, aunque refiere que existen dos extremos con mucho poder, en el gobierno y la oposición, a quienes les conviene que la situación se mantenga porque les permite conseguir ciertos beneficios. Para la también directora de Formación del Ifedec, el retorno al diálogo en México debe pasar por una serie de acuerdos previos entre los sectores de oposición

Entrevista: César Batiz | Redacción: Kemberlyn Talero

La reciente reunión en Miraflores entre representantes de Foro Cívico y el gobierno de Nicolás Maduro dio pie a una serie de críticas y cuestionamientos, especialmente desde las facciones más radicales de la política venezolana, pero también fue celebrada por otros sectores. Una de las defensoras de este encuentro es Mercedes Malavé, comunicadora social, profesora universitaria, coordinadora Nacional de Unión y Progreso y directora de Formación del Centro de Políticas Públicas (Ifedec), quien califica de seria la preocupación de esta organización por el país.

Uno de los planteamientos en esa reunión fue el regreso a la mesa de negociación de México en la que uno de los puntos clave para el gobierno de Maduro es el levantamiento de las sanciones internacionales, medida que tampoco respalda Malavé, pues considera que se trata de un mecanismo poco eficiente para producir justicia. “Creo que ningún político debería estar a favor de las sanciones”, dijo la comunicadora social en entrevista con César Batiz, director de El Pitazo.

Para la coordinadora Nacional de Unión y Progreso, fomentar la liberalización económica en Venezuela es un paso importante para lograr la transición política y, en ese sentido, cree que mantener las sanciones resulta más peligroso que arriesgarse a que tras una estabilización de la economía exista una regresión autoritaria.

La comunicadora social señala como una necesidad el hecho de que Venezuela regrese a la economía mundial aunque refiere que existen dos extremos con mucho poder, en el gobierno y la oposición venezolana, a quienes les conviene que la situación se mantenga porque les permite conseguir ciertos beneficios. “Eso hace que algunos apuesten al estatus quo y a mantener la situación tal y como está”, refirió.

Con relación a las primarias de cara a unas elecciones presidenciales en 2024, considera que pueden ser el último paso pues cree prioritario encontrar un factor aglutinador que convoque a los políticos a discutirla propuesta que se le presentará al país de cara a una contienda electoral.

¿Por qué valora positivamente los esfuerzos de Foro Cívico?

— Tengo tiempo siguiendo las iniciativas de Foro Cívico, conociendo a sus integrantes, y me parece que están llevando adelante una tarea seria, en pro del bien nacional, del respeto y las garantías de los derechos humanos y la reinstitucionalización del país. También debo confesar que lo hice porque en las redes sociales suele desatarse una ola de insultos, calumnias y descalificaciones a estas iniciativas y aunque en algunas oportunidades esos rumores pueden ser reales me parece que en este caso no es así, los actores de Foro Cívico han demostrado seriedad y verdadera preocupación por el país.


Lo que más ha sostenido a Maduro en el poder han sido errores estratégicos de la oposición

Mercedes Malavé, comunicadora social, profesora universitaria, coordinadora Nacional de Unión y Progreso y directora de Formación del Centro de Políticas Públicas

¿Qué diría a quienes interpretan este tipo de acercamientos como una oportunidad para que el Gobierno capitalice puntos a su favor?

— Creo que nada favorece más al gobierno que la atomización de las fuerzas opositoras, la pérdida del capital electoral que se viene dando desde 2015, los grupitos políticos orientados cada uno hacia la puja partidista o de intereses pequeños. Lo que más ha catapultado a Maduro o sostenido en el poder han sido errores estratégicos de la oposición, más allá de las razones que pueden ser justas y comprensibles ha faltado conocer cómo es el tipo de naturaleza de estos gobiernos y cómo se fomenta su ruptura o transición hacia formas democráticas. Todo lo demás me parecen excusas, echarle la culpa a cualquiera de errores propios.

¿Hay factores de la oposición o líderes políticos a quienes les convenga que la situación se mantenga como ahora para gozar de algún beneficio?

— Se habla de un estatus quo que favorece a los extremos. En su momento se habló de un empate catastrófico, es decir, dos extremos en los que ambos tienen mucho poder y cada uno puede usarlo para conseguir ciertos beneficios para su grupo, eso hace que algunos apuesten al estatus quo y a mantener la situación tal y como está.

¿Es negocio para un dirigente político el exilio?

— En esos grupos que promueven el estatus quo también se presentan crisis porque al final los políticos siempre tienen aspiraciones que chocan con el estatus quo, quieren dinamismo, ascender en algunas aspiraciones, sin embargo, las barreras de salida son tan grandes que deciden mantenerse en esa situación incómoda porque tampoco ven otra opción. Ni en el extremo del Gobierno ni en el de la oposición hay suficientes incentivos ni una oferta lo suficientemente atractiva como para que ellos se vean reflejados en esa política. Muchos dirigentes se han ido hacia el centro pero todavía falta construir una alternativa de centro lo suficientemente atractiva aunque también en el centro ha habido posturas de atrincheramiento, de insultar al G4 o al gobierno, y ese tampoco es el camino, el centro debe ser elástico, atractivo y acogedor.  

— ¿Quiere decir que en el centro han sido guabinosos?        

— Algunos pueden ser guabinosos pero yo creo que al centro le ha faltado un proyecto más autónomo. No hemos mostrado una oferta atractiva. Ha habido propuestas interesantes como Fuerza Vecinal, la de Antonio Ecarri, o la del Movimiento Unión y Progreso.

— Una de las críticas que hacen a esas organizaciones es que buscan desplazar al G4 para tomar su posición y ser quienes negocien ¿Se puede construir una alternativa partiendo del quítate tú para ponerme yo?

— Ese argumento es muy infantil, pareciera que no estuvieran en política. Cómo llegaron a convertirse en una fuerza política importante si no fue porque lograron con su mensaje y de forma democrática desplazar a otros en el poder. La política es contienda, mensaje, organización. La democracia consiste en eso.

— ¿Es posible rescatar la mesa de diálogo en México?

— Vengo de una reunión en la que estaba gente de Foro Cívico que habló de la reunión en Miraflores y decían que la negociación de México había que cuidarla porque tiene que ver con reconocimiento internacional, pero uno no puede ir a México sin haber acordado las cosas aquí en Venezuela. Se necesita construir amplios consensos previos para no ir a México a perder el tiempo, y las personas de Foro Cívico decían que una forma de blindarlo es propiciar en Venezuela una ronda de conversaciones entre los sectores de oposición para saber qué queremos y una vez que eso sea una realidad ya no importa ni siquiera quien vaya a México porque va en representación de un grupo político importante, sino corremos el riesgo de que el gobierno se reúna con cada uno por separado y vaya dando pedacitos de lo que piden pero el país se mantendrá en veremos.


Los actores de Foro Cívico han demostrado seriedad y verdadera preocupación por el país

Mercedes Malavé, comunicadora social, profesora universitaria, coordinadora Nacional de Unión y Progreso y directora de Formación del Centro de Políticas Públicas

— ¿Cómo evalúa el papel de Estados Unidos en la búsqueda de una transición política en Venezuela?

— Estados Unidos debería saber que en Venezuela hay un proceso liberalización económica que hay que cuidar. Una vez que ellos noten que aquí hay apertura, derogación de leyes fracasadas deberían ver cómo hacen para blindar esa liberalización y que Venezuela no retroceda, porque de eso dependen luego otras libertades como las políticas, culturales, etc. Hay que cuidar y fomentar ese proceso, lograr que Venezuela vuelva a los cauces formales del mercado mundial, a tener relaciones económicas estables con Estados Unidos y Europa para que se pueda dar la liberalización económica que es importante para las transiciones hacia otros modelos políticos. Hay peligros de una estabilización económica con regresiones autoritarias pero más peligroso es mantener a un país bloqueado y sancionado. Lo que priva más de libertades son las sanciones, los bloqueos y el aislamiento.

— ¿Concentrarse en el día a día evita que los venezolanos se organicen para buscar respuestas democráticas al gobierno de Maduro?

— Sí creo que es así. Las revoluciones no se dan en momentos de crisis económica, se dan cuando los países están bien económicamente y la gente puede dedicarse a otras tareas. Sin embargo, la falta de servicios y dificultades están haciendo que los venezolanos se organicen en su comunidad para resolver los problemas que el gobierno no resuelve y los partidos quedan a un lado, le están quedando chiquitos a los ciudadanos, son micro experiencias políticas. Pero luego van a querer otros beneficios para su comunidad hasta que se den cuenta que van a tener un techo y en ese momento surgen las renovaciones políticas.

—Pero al gobierno no le interesaría que haya prosperidad económica para estos sectores, como dijo el gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez

— Por supuesto, y según lo traumático que sea ese camino hacia la conquista del poder para lograr ciertas reivindicaciones, a veces pueden llegar tan traumatizados que entienden el poder como una forma de venganza personal. La alternativa democrática debe estar construida por gente que no vea el poder como una forma de venganza personal. Es importante que surjan líderes que le pongan un freno a esa forma de concebir el poder.

— ¿Usted levantaría las sanciones e incluso las órdenes de captura para construir una salida al madurismo?

— Creo que ningún político debería estar a favor de las sanciones. Tenemos que estar a favor de la justicia entendiendo que la justicia la deben administrar personas dedicadas a eso. Las sanciones son una serie de medidas políticas que imponen países con poder económico y redes financieras para que sin un proceso judicial sancionen, pero en realidad no producen actos de justicia. Si en algún momento es la única medida se implementará sabiendo que no son eficientes porque no producen justicia, ni sentencian, y menos impiden que las personas sigan cometiendo sus fechorías. Las sanciones cada vez sirven menos.

¿Por qué vemos ausencia de voz femenina en las mesas de diálogo en Venezuela?

— Si hemos retrocedido en Derechos Humanos en general por supuesto que lo hemos hecho en derechos de la mujer. La Mesa de la Unidad Democrática no lleva mujeres a la negociación, en el chavismo hay mujeres controlando la economía, el sistema judicial, policía, etc, pero ninguno de los dos ofrece alternativas democráticas. Da igual que haya mujeres o no porque habiendo mujeres en el chavismo tampoco ofrece garantías de derechos humanos

— ¿Qué pueden aportar las mujeres a una mesa de negociación?

Las mujeres tenemos mayor capacidad de consensos, de lograr acuerdos, tenemos una especial inclinación al cuidado del otro, sensibilidad para captar el sufrimiento humano. Si no estamos en una dinámica belicista podemos aportar mucho a una mesa de negociación.


Se habla de un estatus quo que favorece a los extremos

Mercedes Malavé, comunicadora social, profesora universitaria, coordinadora Nacional de Unión y Progreso y directora de Formación del Centro de Políticas Públicas

— ¿Qué garantías existen en una negociación de que el madurismo ceda el poder de forma democrática?

—Los acuerdos no tienen que ver solamente con el tema electoral ni cómo va a quedar Maduro después que se vaya, son una serie de planteamientos en los que todos coinciden en que hay que modernizar el Estado e iniciar una nueva etapa.

— ¿Qué recomendaciones daría para la realización de unas primarias?

— Con las primarias tengo serias dudas, primero porque es un método bastante manipulable por el gobierno. Pero supongamos que el gobierno no se meta, la experiencia de 2012 con el triunfo de Capriles supuso la disolución de cualquier mesa de entendimiento político, las primarias sirven para tener un candidato pero no para tener acuerdos en la oposición. Veo mucho empeño en hablar de primarias pero la gente anda en otra cosa, viendo cómo resuelven sus problemas de servicios, económicos, y los políticos no le están ofreciendo al país una oferta que realmente los atraiga. Las primarias nos pueden distraer para después obtener otra derrota.

— ¿Si no recomienda las primarias, cuál es la opción?

— Independientemente de que al final se den unas primarias para definir quién va a ser el hombre o la mujer, hace falta un factor aglutinador. No podemos llegar a las primarias como si fuera la panacea porque no lo son, hace falta una persona o una institución que convoque a los políticos para discutir el plan de país que le van a presentar a los venezolanos en el contexto electoral de 2024. Foro Cívico puede ser, el obispo o Fedecámaras. Las primarias pueden ser el final del camino una vez que haya una serie de encuentros importantes con un factor que aglutina y que permita poner unas reglas de juego que hagan muy difícil a los partidos o dirigentes gobernar solo con su grupito.


La alternativa democrática debe estar construida por gente que no vea el poder como una forma de venganza personal

Mercedes Malavé, comunicadora social, profesora universitaria, coordinadora Nacional de Unión y Progreso y directora de Formación del Centro de Políticas Públicas

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.