Este especial cuenta las razones que los amarran al país: lo que han construido, su carrera, su familia, amigos, el clima, ayudar a los quedan y otras razones que parecieran no logran verbalizar

“Me iría demasiado”, ¿recuerdas esa frase que se hizo viral en 2012? Fue expresada en el documental Caracas, ciudad de despedidas, que contaba las razones que dieron paso a esa primera oleada de emigración venezolana. Allí, varios jóvenes universitarios contaban los motivos por los que decidían partir.

Nueve años después de aquella frase, te contamos los argumentos de quienes siguen en el país. En Me quedaría demasiado puedes conocer el testimonio de seis inmigrantes y descendientes que, a pesar de contar con oportunidades seguras en Europa, permanecen en Venezuela.

Susana Schütt (alemana) se cuestiona si está mal querer quedarse todavía; Alesia Santacroce (descendiente de italianos y españoles) todos los días encuentra detalles en Venezuela que la hacen feliz; Víctorhugo Briceño (descendiente de italianos) está convencido de que los verdaderos héroes son los que construyen el país. Para Xavier Rodríguez (hijo de portugués) es un mal negocio emigrar a la tierra natal de su padre e Isaura Gutt (descendiente de alemanes) se niega a dejar morir a la Colonia Tovar.

Los venezolanos hoy viven dos duras realidades: la de quienes se han ido y la de quienes permanecen. La expresión «Me quedaría demasiado» recoge las palabras de quienes siguen intentándolo desde un país precario, ahogado en ausencias y añoranzas. Está dedicada a quienes diariamente construyen una nueva versión de lo que es ser venezolano; el aguerrido y optimista, que decidió negociar las comodidades de un país sumido en la bonanza de la renta petrolera a cambio de sentirse útil y de ser una pieza en la reconstrucción de otra Venezuela.

Me quedaría demasiado es un ruido semántico que busca explicar el sentimiento que tienen quienes deciden quedarse, aunque todo apunta a que no es conveniente. La construcción rompe con lo correcto gramaticalmente, pero las realidades inéditas y con profundo impacto buscan en la palabra una manera de decirse, de comunicarse. Eso es Me quedaría demasiado.

Visita el especial para leer todas las historias AQUÍ

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.