Esta venezolana, especialista en enfermería y técnica prehospitalaria en emergencia y rescate, fundó en Lima un emprendimiento de salud para orientar, apoyar y atender enfermos en hogares. En medio de la pandemia por COVID-19 conformó un equipo con 13 enfermeros: 9 venezolanos, 3 peruanas y 1 cubano

Karelys Simons tardó más de 16 años en ver realizado su sueño. Aunque este no se le hizo realidad en su terruño, como lo añoraba, hoy celebra que su proyecto de vida haya cristalizado en el contexto de la pandemia por COVID-19, que hasta este 19 de mayo suma, según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 165 millones de contagios y 3,42 millones de fallecidos. “Llegó en momentos cruciales para demostrar servicio y humanidad”, dijo emocionada a El Pitazo el pasado 12 de mayo, en ocasión del Día Internacional de la Enfermería.

En alianza con dos de sus dos hijos, Karelys encontró la fórmula que persiguió por décadas para brindarse y brindar a otros una oportunidad de crecimiento personal y profesional. Con arrojo y sin apoyo institucional, echó manos a su vocación y fundó, en abril de 2020, la Agencia Simon’s en Lima, Perú, un emprendimiento para orientar, apoyar y sanar enfermos en hogares.

Karelys no hace alarde de sus logros, pues dice que apenas comienza, pero sí realza con orgullo sus orígenes. Se presenta a los usuarios de su agencia como una venezolana empeñosa y terca, de 52 años de edad y con casi 20 de experiencia en el área de enfermería y técnica pre-hospitalaria en emergencia y rescate, acreditaciones que obtuvo en su tierra adoptiva, Maturín, capital del oriental estado Monagas.


Hemos atendido a decenas de familias peruanas con servicios de aplicación de tratamiento, atención y cuidado por distintas enfermedades, especialmente por COVID-19

Karelys Simmons, especialista en enfermería y técnica prehospitalaria en emergencia

Ella sabe de sacrificios y conoce cómo sortear los obstáculos con facilidad. “Aprendí desde chica qué significan las carencias. Mi madre, María Josefina, una mamá soltera, me crió y formó con esfuerzos, igual que a mis tres hermanos. Le debo mucho. Ella y mis tres hijos, a los que también crié sola, son mi razón de vida,” relata.

En 2018, al quedar desempleada en Venezuela, luego de que la clínica Victoria, en Maturín, despidiera a un grupo de enfermeras por insolvencia económica, decidió dejar su tierra y emigrar a Perú en búsqueda de mejores condiciones de vida y en el empeño de hacerse en su oficio por cuenta propia. Un sueño postergado.

Karelys llegó a Lima con su hijo menor, César Alexander, de 15 años, que a tres años de aquel viaje ya es un aventajado en los estudios de diseño de software y en la práctica de fútbol profesional. Sus dos hijos mayores, Lysmara Elizabeth y Carlos César, se quedaron en Maturín. Son profesionales en las áreas de Recursos Humanos y Arquitectura. Están lejos, pero la ayudan. Son los responsables de la política de personal de la Agencia Simon’s, mientras César Alexander lleva las redes sociales y Karelys la gerencia del negocio.

A un año de fundada, la agencia de Karelys ha dado oportunidades de empleo a 13 profesionales de enfermería. “En el equipo ya tenemos a 9 venezolanos, 3 peruanas y 1 cubano”, enumera con orgullo.

El equipo de licenciadas venezolanas que lidera Karelys lo conforman Noria Andreína Campos Hernández, de Caracas; Olga Martínez, de Yaracuy; Maribel Josefina Rivas, de Caracas; Vanessa Cisneros, de Caracas; Yohanka Winter López, de La Guaira; Gisela Rodríguez, de Acarigua; Ana Melissa Balram, de Ciudad Guayana; Yenny Cruz Hernández, de Caracas; y José Rafael Pérez, de Maracay. Los técnicos peruanos son Patricia Ubillus, Yesica Ramírez y Sergio Malpartidas, mientras que el enfermero cubano es Brandon Pisfil.

Según datos publicados en la página web del periódico Peru21 en abril de 2020, para esa fecha vivían en Perú 11.000 profesionales de salud venezolanos (4.000 médicos y 7.000 enfermeros). Estos fueron incluidos en una nómina que la Embajada de Venezuela envió a las autoridades peruanas. Serían la segunda línea de defensa del país contra el COVID-19, pero tenían la barrera de la certificación y colegiación para ejercer legalmente.


La demanda del servicio viene por la vía de las redes sociales. La agencia no tiene sede física; nos manejamos por vía telefónica y por las redes sociales

Karelys Simmons, especialista en enfermería y técnica prehospitalaria en emergencia

Pese a esas limitaciones, los profesionales a cargo de Karelys han logrado prestar sus servicios a domicilio sin que se les objete por su condición de extranjeros. Certificarse o colegiarse en Perú tiene un costo de 3.000 soles, pero la dinámica de la pandemia ha facilitado la labor domiciliaria sin ese requisito.

“Hemos atendido a decenas de familias peruanas con servicios de aplicación de tratamiento, atención y cuidado por distintas enfermedades, especialmente por COVID-19. También hacemos curas y colocamos sondas, además de asesorar a grupos familiares sobre la prevención y el valor de la salud”, señala Karelys.

La dificultad de la movilidad humana en Perú y el confinamiento no han favorecido la expansión de los servicios a domicilio de la agencia. Por ahora, estos se circunscriben solo a Lima Metropolitana y a sus distritos adyacentes, donde los enfermeros cumplen guardias de 12 y 24 horas. La meta de Karelys es cubrir todo el país en alianza con profesionales de cada región.

–¿Cómo se coordinan, cómo se organizan para atender a los pacientes?

–La demanda del servicio viene por la vía de las redes sociales. La agencia no tiene sede física; nos manejamos por vía telefónica y por las redes sociales. A través de estas promocionamos los canales de atención al usuario y, según la patología que presente el paciente, ubicamos la enfermera. Lo mismo hacemos para reclutar especialistas: colocamos anuncios de empleo en las redes sociales. También nos promocionamos por las cuentas propias, Facebook: https://www.facebook.com/Agenciasimonsk-104514708063388/ e Instagram: @agenciasimonsk12.

–¿Es rentable ese modelo de negocio?

–Como todo emprendimiento o empresa nueva, tiene sus altos y bajos, pero gracias a Dios hemos podido crecer profesionalmente, damos oportunidades de empleo a muchos colegas y se obtienen los ingresos necesarios para seguir adelante. Para ser sustentables buscamos siempre mejorar para llegar a más personas. Aquí lo imprescindible no es el rédito, sino ayudar a preservar la vida.

Karelys Simons prefiere, en este punto, hablar de aprendizaje. “Quiero ser fuerte para superar los obstáculos que se me han presentado. He tenido momentos de debilidad, de malos pensamientos, pero valoro que he contado con el apoyo y la ayuda de muchos peruanos, quienes desinteresadamente me han orientado y aconsejado”.


Quiero ser fuerte para superar los obstáculos que se me han presentado. He tenido momentos de debilidad, de malos pensamientos, pero valoro que he contado con el apoyo y la ayuda de muchos peruanos

Karelys Simmons, especialista en enfermería y técnica prehospitalaria en emergencia

Suspira y alega que vive tranquila en ese país. “Al menos, mis ingresos me alcanzan para vivir con lo básico, sin nada de lujos, y poder enviar algo de dinero a mis hijos”.

Para esta venezolana, su futuro en Perú no es algo que ve acabado, pulido. Lo delinea incierto, porque su mayor sueño sigue siendo llevar el emprendimiento a Venezuela, donde lo soñó. “Quiero atender la salud de mi gente, quiero volver a ayudar a los enfermos de mi Monagas querido, donde comencé como paramédico en Protección Civil, en el año 2002.”

Mientras pasan los días y se espera la tercera oleada de contagios por coronavirus, Karelys Simons sigue luchando en Perú para posicionar su agencia de salud. “Es mi manera de superar la soledad, de vencer el miedo de estar lejos de mi familia y mi país”.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.