La estudiante, de 15 años de edad, ganó el primer lugar del concurso La escuela que es mi casa, categoría historieta, convocado por El Pitazo y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). La frustración que sintió un día en su hogar, al repasar física, le vino como anillo al dedo para plasmar su vivencia

Joselyn Mesa está feliz. Ganar el primer lugar del concurso La escuela que es mi casa, categoría historieta, convocado por El Pitazo y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), en noviembre de 2020, la llenó de tanta emoción que sus ojos negros le brillan cuando nos cuenta con una sonrisa cómo se sintió.

“Me paré muy temprano y revisé la página de Unicef con mi mamá. Poco a poco, algo nerviosa, fui leyendo los ganadores, y cuando vi mi nombre grité, bailé, lloré, hice de todo esa mañana”, señaló emocionada la estudiante, de 15 años de edad.
Este concurso tenía como objetivo conocer la experiencia de niños y adolescentes al estudiar desde sus hogares debido a la pandemia, así que la frustración que Joselyn sintió un día repasando física, le vino como anillo al dedo para expresarse a través de su historieta.


También quiero volver al colegio, compartir con mis amigos y ver clases presenciales para entender mejor las materias, aunque sé que después de la pandemia nada será igual. Siempre quedarán los recuerdos de lo ocurrido y muchas personas no se sentirán cómodas sin tapabocas

Joselyn Mesa, ganadora del primer lugar en la categoría historietas del grupo de 13 a 16 años

“No todos los estudiantes vamos al mismo paso con las clases en línea. Algunos se desenvuelven mejor que otros, y eso fue lo que reflejé en mi historieta, porque sé que muchos compañeros se identificarán. Yo les aconsejo que tengan paciencia porque no todo sale como uno quiere al principio. En mi caso tuve dificultades para entender física, pero seguí estudiando y así fui avanzando. Gracias a este concurso pude expresar lo que sentía”, reveló.

Joselyn tardó 10 días en elaborar su relato ilustrado. Dejar volar su imaginación le fue fácil, ya que le gusta transmitir sus sentimientos a través de los dibujos, y durante la cuarentena radical por COVID-19, el tiempo libre le permitió perfeccionar esta técnica.

“Este triunfo es una demostración de que podemos lograr lo que nos proponemos. La clave está en no rendirse”, señaló la adolescente, quien a su corta edad tiene un gran dominio del lenguaje.

Conoce a los ganadores y sus obras haciendo clic AQUÍ

Apoyo familiar

Joselyn, quien es huérfana de padre, vive con su mamá y su hermanito, de tres años, en el sector Corocito de Ocumare del Tuy, estado Miranda. Estudia tercer año de bachillerato en el colegio Santo Ángel, adscrito a la Asociación Venezolana de Educación Católica (Avec), y fue allí donde se enteró del concurso La escuela que es mi casa.

“Este premio se lo dedico a mi familia, porque siempre me apoya. Me encantó la experiencia y agradezco a UNICEF y a El Pitazo por la oportunidad. Aspiro a relatar más historietas inspiradas en mí misma. También quiero volver al colegio, compartir con mis amigos y ver clases presenciales para entender mejor las materias, aunque sé que después de la pandemia nada será igual. Siempre quedarán los recuerdos de lo ocurrido y muchas personas no se sentirán cómodas sin tapabocas”.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.