Ingeniero José Aguilar: «El sistema eléctrico está más debilitado que hace un año»

El ingeniero advierte que pueden repetirse fallas que afecten a todo o gran parte del país mientras no se atiendan los mantenimientos que requiere el sistema eléctrico. Asegura que de registrarse un nuevo apagón, el sector no estaría preparado para recuperarse

347
José Aguilar. | Foto : El Pitazo

El ingeniero José Aguilar, consultor internacional en análisis de riesgos eléctricos, aseguró este jueves 5 de marzo, en una entrevista ofrecida a El Pitazo a través de Instagram Live, que el país cuenta con un sistema eléctrico más debilitado que hace un año, cuando se registró el 7 de marzo el apagón más crítico de la historia del país.

Para el experto, las secuelas que dejó ese apagón nacional fue la limitación en el sistema de transmisión de la energía proveniente de Guri. Dijo que también se afectó la generación térmica, de la cual cuesta en la actualidad mantener al menos 2.000 megavatios de forma confiable.

Aguilar no descarta que se repitan fallas que afecten a todo o gran parte del país. «Mientras el sistema siga acumulando desgaste por la falta de atención a su infraestructura, la vulnerabilidad seguirá creciendo y un apagón no se puede descartar».

–¿Cuál es la situación actual del sistema, un año después del apagón del 7 de marzo de 2019?

—El sistema está más debilitado que en aquella ocasión. Esto se debe a que se sigue acumulando una serie de desgastes. La atención que debe recibir el sistema no es la adecuada por la falta de mantenimiento.

LEE TAMBIÉN

EL DÍA QUE SE APAGÓ VENEZUELA

–¿Cuáles son las secuelas que dejó el apagón del 7 de marzo?

—Como secuelas tenemos que la transmisión, que era lo más robusto que teníamos, no se ha recuperado. Sabemos que 10 transformadores no han sido repuestos. La generación se encuentra más debilitada que hace un año, y es por la falta de mantenimiento. Cuesta un mundo poner 2.000 megavatios con confiabilidad y es insuficiente para Venezuela. 

–¿Qué pasó el 7 de marzo?

—El día de hoy, 5 de marzo, y mañana 6 son los dos días que habitualmente en Venezuela son de mayor demanda eléctrica. No sabemos qué fue lo que gatilló para que todo el sistema colapsara. Puedo decir que el sistema amaneció muy mal, con problemas en Zulia y los Andes, con una generación termoeléctrica pobre y una demanda como la de hoy. El sistema se colocó en una situación insegura y cuando se opera irresponsablemente, cualquier falla termina en un apagón. Llama la atención que la principal planta, Guri, estuvo presentando incendios el 5, 6, 7 y 8 de marzo en unas instalaciones que están monitoreadas y militarizadas. La tesis del sabotaje es un insulto a la buena fe de los usuarios.

–¿Está blindada Caracas?

—El sistema de Caracas tiene redundancia, que se la dio la democracia. Le dio una línea de 765 kilovoltios y es posible que le lleguen de Guri cerca de unos 900 a 1.000 MW. ¿Qué es lo que sucede? que se sienten los bajones en Caracas, y ha empezado a variar el servicio eléctrico porque se está forzando demasiada energía a la capital, lo que ocurre por una política de discriminación eléctrica contra los hogares del interior de Venezuela. Es inevitable que los bajones se sientan en la capital, no está inmune o blindada.

–¿Qué quedó en evidencia con el apagón del 7 de marzo?

—Quedó en evidencia que Venezuela tenía un sistema de primer mundo, al que la diáspora, la profesionalización y no hacer las cosas como se debe le pasaron factura. Hay un problema técnico y un problema que es que hay que cambiar el régimen, que jamás va a conducir a Venezuela a un sistema eléctrico que sea planificado.

LEE TAMBIÉN

SISTEMA ELÉCTRICO DE VENEZUELA SIGUE VULNERABLE ANTE UN NUEVO APAGÓN NACIONAL

–¿Pueden ocurrir nuevos apagones?

—Mientras exista la operación irresponsable, la solución es racionar más, pero eso es impopular. Deben decir la verdad. Mientras el sistema siga acumulando desgaste por la falta de atención a su infraestructura, la vulnerabilidad seguirá creciendo y eso (un apagón) no se puede descartar.

–¿Puede ocurrir un colapso total, un apagón con mayor duración?

—Eso sería demasiado extremista. Hay que evitar el apagón. Yo creo que el peligro no es que ocurra el apagón, sino que no estamos preparados para recuperarnos. Los que están al volante del sector están como un conductor ebrio y este debe ser removido porque es un peligro para ellos y la sociedad. Me preocupa que se violen procedimientos o no estén actualizados.

–¿La recuperación del sistema eléctrico es viable?

—Solo si hay un cambio de gobierno, el sector eléctrico debe reprofesionalizarse. Hay que hacer lo mejor con los mejores. Tenemos la logística preparada para que de tres a seis meses se comience a ver por el retrovisor esta pesadilla.

¿Cuánto dinero y tiempo haría falta para reparar el sistema?

—Tenemos una infraestructura de 36 mil megavatios. Tenemos un sistema equipado, pero mal mantenido. Hay que solucionar problema en distribución y transmisión. El plan que se prepara puede tardar unos 36 a 39 meses y se hace por menos de 15.000 millones de dólares. Todo se puede hacer con ética, sin empresas de maletín, con los mejores y Venezuela en corto tiempo puede ir mejorando.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO