Karen Carrillo y Alejandra Utrera mostraron una versión única y original de la hallaca venezolana en el programa australiano Plate of Origin, con la que conquistaron los paladares del jurado

Entrevista: César Batiz | Redacción: Catherine Medina Marys

Karen “Kiki” Carrillo es colombiana, mientras que Alejandra “Aly” Utrera es venezolana. Ellas no discuten sobre qué país inventó en realidad la arepa, sino que se hermanan para presentar platillos tan sabrosos como exclusivos. El resultado más conocido –y que le dio la vuelta al mundo– fue la versión de la hallaca con la que deslumbraron al jurado de Plate of Origin, un reality show de cocina original de Australia.

Ni Kiki ni Aly se dejan embriagar por la fama que han conseguido gracias a su hallaca hecha con pork belly (panza de cochino, corte predilecto para la elaboración del chicharrón). O al menos así lo explica Aly en una entrevista concedida a El Pitazo, a través de YouTube y Facebook Live.

Aly es periodista, egresada de la Universidad Santa María. Antes de mudarse a Australia, país en el que reside desde el año 2011, vivió en Inglaterra y ha realizado cursos de especialización, tanto de cocina mexicana como venezolana. Actualmente, es asistente de chef en un café de Brisbane, ciudad donde se encuentra.

Aunque Kiki no pudo acompañarla en este encuentro, Aly fue capaz de retratar, con lujo de detalles, el momento en el que los jueces australianos degustaron, por primera vez en Australia, una hallaca preparada a la usanza venezolana.

Si bien la arepa ha rodado por el mundo y, en la actualidad, es posible conseguir areperas en Noruega y en Londres, el dúo se decantó por presentar la hallaca como plato exponente de la gastronomía venezolana.  “Es un plato sumamente importante para nosotros y representa a Venezuela”, explica.


La hallaca es un plato sumamente importante para nosotros. Lo escogimos porque es exclusivo de Venezuela, y la representa

Alejandra Utrera

En un principio también hablaron de la arepa como el plato en común, por excelencia, de Colombia y de Venezuela. Pero Kiki, en un acto de bondad, le explicó a Aly que quería que la gastronomía venezolana brillara por completo. “Ella me explicó que quería darle a Venezuela una buena noticia y permitir que el mundo conozca la cara bonita de nuestro país”, afirmó Aly.

Por la complejidad de la receta, fue necesario ajustarla a los tiempos de producción del programa. La receta original de Armando Scannone, que ocupa unas siete páginas del libro Mi cocina y que incluye ilustraciones, tuvo que hacerse con panza de cochino horneada con jugo de naranja, papelón y condimentos.

La receta, por supuesto, tuvo que cambiar. “Sustituimos el guiso de las multisápidas por el cochino horneado y crocante, un poco parecido al cochino mechado o pulled pork que es bastante popular en Australia”, explicó. 

Los ingredientes más difíciles de conseguir fueron las hojas de plátano y el onoto. Sin embargo, este último ingrediente se pudo hallar gracias a la difusión que ha tenido la cocina asiática y particularmente vietnamita, donde el onoto es un ingrediente estrella.

Otros ingredientes tuvieron que ser eliminados para acomodarse al paladar australiano. El toque dulce de las pasas, por ejemplo, fue sustituido por el papelón, y las almendras que engalanan algunas recetas del “adorno” de las hallacas, también tuvieron que partir.

“Los jueces de este tipo de concursos investigan el plato, uno de ellos incluso me preguntó por qué había eliminado las pasas. Ellos lo que hacen es ponerte a prueba en este tipo de situaciones”, comenta Aly.


Kiki quiso darle a Venezuela una buena noticia y permitir que el mundo conozca la cara bonita de nuestro país

Alejandra Utrera

La concursante también confiesa que, a causa del estrés y el tiempo limitado para llevar a buen término el platillo, sufrió de dolores crónicos en la espalda y tuvo que ser relevada por Kiki. 

Pero todo valió la pena cuando llegó el momento de sacar la pieza del cerdo del horno. “Fue un momento mágico: ver aquella pieza de cochino con la piel crocante y ese color dorado precioso, y la reacción de los jueces y los otros concursantes al sentir el olor de la carne marinada con el papelón y el jugo de naranja. Recordé con nostalgia la Navidad con mi familia en Venezuela, y llevar esa alegría a los jueces de Plate of Origin fue algo muy importante para mí”, relata.

Actualmente, Aly sueña con convertirse en una embajadora de los sabores venezolanos. En su Instagram @biglatinflavours su objetivo es, precisamente, mostrar maneras fáciles de incursionar en la cocina latina. También sueña con editar un recetario de comida latina para mostrar, por regiones, los sabores que habitan en cada lugar de América Latina.

De hecho, practica en casa con su esposo. También ha hecho experimentos de fusión entre cocina latina de diferentes países. Hasta ahora, el experimento favorito de ambos es el “aretaco”, el famoso taco mexicano con una arepa delgada sustituyendo la tradicional tortilla de maíz. 

Aly ha transformado la nostalgia por su país, por su comida y sus costumbres en la motivación para continuar creando y compartiendo nuestros sabores alrededor del mundo. Con dos años haciendo hallacas por encargo en Brisbane, no queda duda de que Venezuela, gracias a ella, será reconocida en un futuro como un gran sabor latino. O, como diría Aly en Australia: a big latin flavour.

______

Si quieres que sigamos contando más relatos de venezolanos que nos enorgullecen desde la diáspora, hazte aliado de El Pitazo y ayúdanos a mostrar lo que te importa.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.