Shantal Rojas, una niña residente en Puerto Ordaz, estado Bolívar, obtuvo el segundo lugar en la categoría historieta del concurso Hagamos la tarea juntos, impulsado por El Pitazo y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)

Conoce a todos los ganadores haciendo clic aquí

¿Cómo se ve el temible coronavirus detrás de una lupa? Desde los ojos e imaginación de Shanthal se ve como un virus con muchos miedos y hasta incomprendido. Ella lo percibe sin conciencia y por eso piensa que no está al tanto del daño que ha hecho, aunque la humanidad erróneamente lo ha visto como un gran monstruo que engulle todo a su paso.

Shantal Rojas, una niña residente en Puerto Ordaz, estado Bolívar, obtuvo el segundo lugar en la categoría historieta del concurso Hagamos la tarea juntos, impulsado por El Pitazo y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Tiene 12 años y su talento para imaginar historias y plasmarlas en trazos y colores parece infinito. Su obra se llama Detrás de la lupa.

En 2021, Shanthal obtuvo el primer lugar en el mismo renglón, en la primera edición del concurso, que en esa oportunidad se llamó La escuela que es mi casa. “Cuando comencé a dibujar sentía presión porque el año pasado gané, pero luego me relajé y me dije a mí misma que lo hiciera como siempre lo he hecho, porque no estaba en el concurso para ganar, sino para aportar”, cuenta la niña, quien no se imaginó que este año se alzaría con uno de los tres primeros puestos de la competencia.

El rostro del COVID-19

Su ilustración es una muestra de cómo la humanidad ha comprendido que el coronavirus llegó para quedarse y que hay que aprender a convivir con él. Ahora que se ha relajado la cuarentena, Shanthal sabe muy bien lo que eso significa: que puede salir a la calle, ir a la escuela y compartir con amiguitos, sin olvidar que el virus sigue circulando.

Desde la lupa que dibujó en su historieta, la niña ya no visualiza el coronavirus como un lobo feroz, pero sabe que debe mantenerse sana y con un sistema inmunológico al máximo para evitar contagiarse y llevar el virus a casa. La obra es una muestra de cómo ella ha superado sus propios miedos durante la pandemia.

“Me inspiré en los comerciales de televisión, en los que el virus sale como si fuera un monstruo. En mi anterior historieta yo también lo dibujé como un monstruo, pero esta vez lo vi como lo que es: un virus microscópico que no razona, porque si lo hiciera, tendría más miedo que nosotros. Nosotros lo evitamos con mascarillas, agua y jabón, pero él solo está haciendo su trabajo, que es reproducirse y expandirse”, comenta la niña, que desde muy pequeña mostró habilidades para el arte.



–Y hablando de inspiración, ¿cuáles son tus referencias al momento de dibujar?

–Me gusta demasiado el arte. Me gustan las pinturas de Frida Kahlo, Armando Reverón y Van Gogh. Y también me gustan los murales que hace mi tía, ja ja ja.

–¿A quién le dedicas la historieta?

–A Dios, por darme todos estos dones y una familia maravillosa. Le agradezco por mantenerme con buena salud todos los días. También se lo dedico a mis familiares que están aquí y a los que están fuera del país.

–¿Qué mensajes les envías a los niños que tienen algún talento y no saben cómo expresarlo?

–Que cumplan sus sueños, que no se dejen llevar por esos malos pensamientos que normalmente tenemos, porque hay personas que están mucho peor que nosotros. Hay que dejar esos pensamientos atrás y dar un paso adelante para poder crear y esparcir nuestro arte por el mundo. A los niños les digo que no se rindan y siempre cumplan sus sueños.

–¿Participarías en un próximo concurso de El Pitazo y UNICEF?

–Sí, pero mi historieta sería totalmente distinta, porque mi imaginación es demasiado cambiante, como un camaleón.

Los rizos dorados como protagonistas.

En casi todos los dibujos de Shanthal hay una variable común: su increíble capacidad de mezclar colores, mucho humor y sus rizos dorados, que parecen bronceados por el sol. “Mis historietas son siempre sobre mí. Son demasiado mías. Trato siempre de dibujarme a mí misma para no ofender a otras personas. Que si tengo que reclamar algo, que sea a mí misma. Así:

–¡Oye, mí misma, en esta historieta me dibujaste muy fea!

–No, es que así eres tú, hasta te hice un cambio gráfico para mejorarte, ja ja ja.

Al terminar la entrevista, Shanthal abraza a sus abuelos y a su tía Joslernes, quien la ha ayudado a desarrollar su talento y representa un gran apoyo para ella. La dos veces ganadora del concurso infantil de El Pitazo y UNICEF está enfocada ahora en seguir creando contenido para sus redes sociales y preparando un par de exposiciones en el colegio con el propósito de continuar con su buena racha de excelentes calificaciones.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.