Luego de entregar su “renuncia irrevocable”, en la que denuncia presuntas irregularidades administrativas en la gestión Cecilia García-Arocha como rectora de la Universidad Central de Venezuela, el profesor Bernardo Méndez mantiene su posición y asegura que su decisión no se debe a ninguna componenda política o soborno

En medio de cajas llenas de documentos que se habían recogido y compilado horas antes de entregar la que fue su oficina durante 11 años y 7 meses, Bernardo Méndez, ex vicerrector académico de la Universidad Central de Venezuela (UCV) hasta el pasado 15 de enero, aseguró no estar en ninguna “jugada”. Afirmó que su “renuncia irrevocable”, acompañada de la denuncia de “irregularidades administrativas” en la gestión rectoral que lleva casi 12 años rigiendo la UCV, es consecuencia de situaciones acumuladas que no se podían dejar pasar ante una inminente salida de esta rectoría.

“Mi nombre es Bernardo Méndez. Yo soy, bueno era, vicerrector administrativo de la UCV. Entré a la universidad en septiembre de 1977, hice todos mis ascensos desde instructor hasta profesor titular. Tengo una maestría en desarrollo de sistemas de inteligencia artificial y un doctorado de caracterización de polímeros… Me voy con mi consciencia tranquila, con paz interior”.

Esa es la presentación del profesor, químico y hombre de academia que denunció públicamente el detrimento de beneficios para los trabajadores mediante decisiones rectorales, el nombramiento y destitución inconsultos de autoridades en su jurisdicción, la aprobación de presupuestos y contrataciones sin la autorización del vicerrectorado académico y la realización de obras con fondos más elevados que los destinados.

Sus señalamientos, expuestos en un documento de 15 páginas, fueron respondidos por la rectora Cecilia García-Arocha en otra carta de 25 folios que inicia diciendo que son “en su totalidad” “infundados” y “contrarios a los hechos”.

Al respecto, el profesor ofreció una entrevista a El Pitazo, en la que refirió que no busca más que “una reacción de la comunidad universitaria”, que asegura tiene “suficiente fuerza académica y moral dentro de la universidad para resolver sus cosas internamente”.


¿Por qué lo hago? Porque creo que la universidad tiene la suficiente fuerza académica y moral dentro de la universidad para resolver sus cosas internamente

Bernardo Méndez, ex vicerrector de la UCV

“Soy graduado de química y por eso digo que eso lo elaboré yo, porque mi formación no es desde el punto de vista legal. Pero en el área científica cuando uno va a presentar alguna conclusión o va a presentar algo, tiene que ser sobre la base de hechos concretos sobre los que se propone o concluye. No son supuestos, no son análisis”, aseveró.

Dijo ser auditable para comprobar que su decisión no esconde algún soborno político, como abundan en el sector político, y refirió que no tiene aspiraciones electorales en la universidad, aunque no cierra las puertas a esta opción.

El profesor Méndez recuerda que el 22 de enero se decidió que una comisión investigue y revise las pruebas presentadas por la rectora y por él para informar, en 15 días, las acciones que se emprenderán al respecto. Mientras tanto, aquí mostramos las razones de Méndez:

–¿Por qué ahora, a un mes de que se produzcan unas elecciones impuestas por el Tribunal Supremo de Justicia?

–Yo no estoy en ninguna jugada de crear un conflicto dentro de la universidad. Ese es mi compromiso con las personas que me eligieron. Y eso de por qué fue ahora o por qué no fue antes, pues bueno… Obviamente creo que los tiempos son los que deben ser. Lo que sí hubiese sido imperdonable para mí es que una situación que yo vengo arrastrando hace muchísimo tiempo, y de la cual están conscientes los miembros de mi equipo, se quedara como si no hubiese pasado absolutamente nada. Lo he dicho cantidad de veces. ¿Por qué lo hago? Porque creo que la universidad tiene la suficiente fuerza académica y moral para resolver sus cosas internamente. Lo hago presentándolo en el consejo universitario, que es el máximo organismo y la respuesta que he recibido es la que yo esperaba. No es que pasó y ya, sino que vamos a ver cuáles son los planteamientos, vamos a buscar personas y vamos a analizar y buscar la verdad y ese es el fin. Ahora, si fue antes o fue después, yo lo digo en la carta: es un deterioro progresivo de las relaciones del cuerpo rectoral que llevan a un punto de no retorno.

–¿Cuál fue ese punto de quiebre?

–Digamos que todo se fue acumulando. Se tomaron unas decisiones que afectan directamente lo que es la seguridad social del profesorado.

–Antes de eso, ¿usted advirtió sobre alguna irregularidad?

–Por supuesto. Es más, yo tengo votos salvados.

–Pero la rectora, en respuesta a su carta, dice que solo una vez salvó su voto. Además, habla de las situaciones que usted cita y explica que usted jamás se manifestó en contra de esas decisiones…

–Lo dije internamente en las reuniones. Es muy difícil porque es la palabra de uno contra el otro. Pero en las reuniones en las que tuve la oportunidad de participar con el equipo rectoral yo lo manifesté, así como en conversaciones con otros miembros, no con ella. Porque, además, le he pedido cantidad de veces que me atienda y no hay forma. Había pedido cita con ella para conversar, pero es muy difícil.

–¿Cuántas veces recuerda haber intentado hablar, reunirse con ella?

–Los hechos están allí. Pedir que no dijera nada, es como decir no hagas público o no manifiestes lo que tu consideras que no está bien. Yo en este momento estoy tranquilo porque siento que hice lo que correspondía. Ahora, en este momento quien tiene las cartas en sus manos es el Consejo Universitario. Si el Consejo Universitario al final decide que allí no hay nada que investigar o nada que hacer, veremos. Pero yo no solamente presenté una carta hablando de los hechos, sino que agregué un CD con todos los anexos referentes a cada una de las cosas que digo en el documento que consigne.

–La rectora García Arocha dice en su respuesta que usted está generando zozobra y promoviendo la intervención de organismos ajenos a la universidad que puedan violentar la autonomía universitaria. ¿Qué opina al respecto?

–Es fácil decir esas cosas. Al contrario, pienso que no hacerlo sí propiciaría una intervención externa, que no es lo que estoy buscando.

–¿Antes de hacer la denuncia, pensó que algunas figuras políticas podrían usar esto a su favor? Ya Ricardo Sánchez, de la Asamblea Nacional Constituyente, se refirió a su renuncia y dijo: “Este episodio que vimos tristemente en la Asamblea Nacional en desacato hoy lo estamos viendo en la Universidad Central de Venezuela”.

–Obviamente que uno hace un análisis completo porque no es una decisión fácil. Para mí hubiese sido mucho más fácil presentar la renuncia por razones “X” y me voy para mi casa. Ahora, veámoslo al revés: el que tenga intención diferente a la que yo tengo pudiera usarla cómo le parezca. Ahora, ¿es responsabilidad mía? No. Hay cosas allí que debieron ser consideradas en el momento.


Pienso que no hacerlo si propiciaría una intervención externa que no es lo que estoy buscando

Bernardo Méndez, ex vicerrector de la UCV

–¿Y cuál es su intención?

–Yo espero que exista una reacción de la universidad que en este momento hace falta a lo interno, no para la intervención de nada ni nadie.

–¿Para qué se usó el dinero de los presupuestos aprobados que no contaron con su aprobación ni pasaron por el Vicerrectorado Administrativo?

–Yo te respondería que se debe revisar con la crisis y la dificultad para obtener recursos presupuestarios, en qué se utilizó, cuáles fueron las contrataciones en las que se dispuso el dinero que por alguna razón fue modificado presupuestariamente. Creo que en la misma carta de la rectora se habla de un número de obras, la cosa sería saber en qué se utilizaron.

–Fueron 134 obras en el periodo entre 2008 y 2019, según la carta de la rectora…

–Entonces, ¿de qué estamos hablando? Estamos hablando de un montón de obras… Ahora en el voto salvado específico tiene que ver con una modificación de los vestuarios de la piscina y luego viene la modificación de las gradas. No es que no sea importante, pero la pregunta es si eso efectivamente fue producto de una discusión del equipo rectoral para ver en dónde se iba a usar los recursos. Sin duda que hay un montón de preguntas. La comunidad universitaria se pregunta, así como se usaron esos recursos para eso, para asfaltar, para hacer cantidad de cosas, por qué no se usaron para hacer laboratorios, por qué no se usaron en mejorar otras cosas.

–¿Desde cuándo considera que le fueron retiradas competencias al Vicerrectorado Administrativo?

–Desde el 2012.

–¿A qué se debió? Tal vez alguna rencilla personal…

–No sé. Ahí tendría que decir que esta es una opinión personal porque no tengo las pruebas para demostrarlo y así es difícil hablar. Pero yo siento que en esta ocasión nosotros fuimos electos en una propuesta que aglutinaba a diferentes sectores de la vida universitaria y salimos favorecidos los cuatro. Es una de las pocas ocasiones en las que eso ocurrió y creo que la más cercana fue la anterior, donde solo había una persona que no era parte de la propuesta. Eso significó que cada quien entraba a desempeñar una labor, pero no como parte de un equipo sino con un proyecto casi que personal. Y yo toda mi vida he hecho deportes en equipos y tengo bien claro lo que significa trabajar en equipo y eso no lo sentí.


Así como se usaron esos recursos para eso, para asfaltar, para hacer cantidad de cosas, por qué no se usaron para hacer laboratorios, por qué no se usaron en mejorar otras cosas

Bernardo Méndez, ex vicerrector de la UCV

–¿Nunca? ¿Incluso desde 2009?

–No. Desde el 2012 se hizo evidente cuando yo empecé a solicitar que la disponibilidad tuviese mi aprobación.

–¿En qué condición deja la coyuntura que lo hizo tomar la decisión de renunciar: el tema del seguro docente?

–Para el seguro tanto de los profesores, como de la parte administrativa, lo que aporta el Estado es muy bajo y se han tenido que buscar alternativas… En el caso de los profesores, tenemos un sistema que se llama Samhoi, donde pagábamos una prima para poder tener una cobertura mayor…. En diciembre de 2017 vino una solicitud para que la universidad ayude a cofinanciar ese sistema… La contrapropuesta de la universidad, dado que entraron unos recursos, fue que con un financiamiento del Instituto de Previsión Social y de la universidad se pagaran las primas de los profesores para disminuir la carga que significaba esto. Pero luego de 2018 se pretendió reducirlo. Yo mandé 11 informes con toda la data y se lo llevé al Consejo Universitario y todo eso pasó por debajo de la mesa y se quedaron con una manera de recalcular los aportes de la universidad, que van en detrimento de lo que se había hecho hasta el momento.

–¿Cómo deja la universidad administrativamente?

–No voy a hacer una evaluación de mi gestión. Ya habrá momentos de hacerlo, pero siento que desde el inicio se comenzó una política de informar a la comunidad universitaria sobre aspectos de presupuesto y administrativo que antes no se informaban. Por otro lado, velamos por la estabilidad del personal que estaba contratado y puedo relatar otras cosas: recuperación de sistemas, desarrollo de sistemas hechos desde adentro sin costo para la universidad…


Presentan una manera de recalcular los aportes de la universidad que van en detrimento de lo que se había hecho hasta el momento

Bernardo Méndez, ex vicerrector de la UCV

–Con su personal en particular, ¿ellos se quedan, se van con usted?

–Tan pronto presenté la renuncia el día miércoles 15 de enero, el día jueves yo convoqué a todos mis directores a mi cargo, de la Dirección de Administración y Finanzas, la Dirección de Asistencia y Seguridad Social y la de Recursos humanos. Los convoqué luego de que la decisión ya estaba tomada. Y, justo cuando estábamos discutiendo todo esto, recibimos una visita donde se le informó al coordinador que él y todos los directores debían poner el cargo a la orden. Eso lo hice público. Después hubo una rectificación y llamaron a los directores y los ratificaron en el cargo, pero lo que no van a poder negar es que eso ocurrió el día jueves 16 de enero.

Yo me he encargado de ir a todas las oficinas y repetir que la labor que se ha hecho no es por mí o por ninguna autoridad, sino por el personal que con grandes esfuerzos y mística tiene arraigo a la institución y hace el trabajo necesario y espero que se mantenga.

–En la respuesta de la rectora hay un párrafo final en el que se tilda de “incomprensible” e “intempestiva” su renuncia. De esta afirmación se desprende la siguiente pregunta: ¿A usted lo compraron para hacer esto?

–Es una pregunta demasiado fuerte… Revisen mis cuentas. El que piense eso no conoce quién soy yo. Yo empecé mi renuncia por recordar quién soy yo: Yo empecé en esta universidad en 1977 como profesor instructor y entré en labores administrativas como coordinador del Consejo de Desarrollo científico y Humanístico en el año 2004. Tenía el tiempo para jubilarme. Toda mi carrera ha sido de investigador, docente, extensión y la parte deportiva, entonces no he hecho ningún acuerdo de tipo electoral para nada. Podrán pensar y analizar mis cuentas, ver lo que sea, porque lo que es evidente es que son las muestras externas de la forma de vida. Te puedo decir, por ejemplo, que algunas de las veces para venir a la universidad tuve que agarrar una camionetica porque no tenía ni carro de la universidad.


Revisen mis cuentas. El que piense eso no conoce quién soy yo. Yo empecé mi renuncia por recordar quién soy yo

Bernardo Méndez, ex vicerrector de la UCV

–De cara a un proceso electoral futuro en el ámbito universitario, ¿tiene usted alguna aspiración?

–No, porque me dicen que si todo esto es para ser el próximo candidato y yo he dicho que no. Pero esa puerta no está cerrada porque no la puedo cerrar. Lo otro sería decir que me voy y desaparezco y yo voy a seguir defendiendo mi universidad, pero si se ve aquí que esto es toda una componenda con la que pretenden hacerme candidato, diría que no.

–¿Qué siente usted por la UCV?

–Cuando caigo allí me quiebro… Yo obviamente que tengo una enorme deuda con la universidad porque me ha dado la oportunidad de hacer, con el esfuerzo propio también. Me ha dado la oportunidad de formarme, de formar a mis hijas, ambas egresadas de aquí. Si yo recibí alguna satisfacción grande fue que en mi primer acto de grado como autoridad le di el título a mi hija como ingeniera.


Me dicen, que, si todo esto es para ser el próximo candidato y yo he dicho que no, pero esa puerta no está cerrada, porque no la puedo cerrar

Bernardo Méndez, ex vicerrector de la UCV

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.