Sector químico asegura que retrocede en medio de menor demanda

meta_valyl

Caracas.- La Encuesta de Coyuntura realizada entre afiliados a la Asociación Venezolana de la Industria Química y Petroquímica (Asoquim), muestra una significativa reducción en indicadores clave como los volúmenes de producción, ventas y niveles de inventarios de materias primas, pese a que la industria química en Venezuela hace esfuerzos por mantenerse.

LEE TAMBIÉN: 

INDUSTRIAS DE ARAGUA PODRÍAN CERRAR POR COBRO EXCESIVO DE IMPUESTOS MUNICIPALES

Según una nota de prensa de Asoquim, el sector químico sigue operativo a pesar de que el 44% de las empresas, mantienen en funcionamiento menos de la mitad de sus habituales líneas de producción.

Luego de los dos primeros trimestres del 2019, 84% de las empresas industriales en el sector que fueron consultadas, manifestaron estar produciendo solo hasta 20% de su capacidad instalada y tres de cada 10 reportaron que no pudieron operar durante ese período.

Asimismo, se lee que solo 21% de las empresas manifestaron haber aumentado su producción en 33,8% (promedio). La cifra corresponde con una tendencia que se observa desde el cuarto trimestre de 2017, cuando ya se venía reportando una disminución elevada y sostenida, de la cartera de pedidos en el sector industrial.

Salvo al cierre del año 2018, cuando se registró una leve recuperación estacional, la reducción en los pedidos que recibieron de sus clientes se ha venido pronunciando, al punto de durante el mes de junio de este año, 79% de las industrias químicas reportaron “menos o mucho menos” pedidos. En empresas de comercio y servicios químicos, el porcentaje de las que reportaron disminución de pedidos llegó a 89%.

Los industriales químicos venezolanos identifican como determinantes de esta situación la caída drástica del consumo, la competencia desleal de productos importados sin cumplir con las normativas de calidad venezolanas, el aumento de mercados informales y la escasez de materias primas e insumos.

A esto se suman otras variables, entre ellas la irregularidad en el acceso a servicios públicos como electricidad o gas, las dificultades para la obtención de combustible y la inseguridad en los urbanismos industriales y en las vías de transporte.

DÉJANOS TU COMENTARIO