Se perdieron 200.000 litros de leche en Machiques

meta_valvw

El gremio de ganaderos de Machiques reportó que los apagones nacionales ocurridos en marzo causaron severas dificultades operativas para el sector. 80% de las fincas en Perijá no tienen planta para enfriar los tanques de almacenamiento de leche.

Paúl Márquez, presidente de la Asociación de Ganaderos de Machiques (Gadema), informó que la pérdida de leche y carne fue elevada.

“Los productores no estábamos preparados para un apagón nacional continuo de tal magnitud, muchas plantas procesadoras de leche perdieron la leche”, dijo Márquez.

“Durante marzo solo tuvimos como cinco días con luz. Los productores nos han ido reportando una gran cantidad de pérdida de leche a nivel de finca, porque 80% de las unidades de producción en Perijá no tienen planta para enfriar los tanques de la leche”, agregó.

Aseguró que 70% son de pequeños y medianos productores que no tienen la capacidad económica para adquirir una planta, que en algunos casos puede costar en dólares


LEE TAMBIÉN: 


REUNIÓN DE QUITO CALIFICA COMO GRAVE LA CRISIS HUMANITARIA VENEZOLANA Y PIDE DEBATE REGIONAL

“Estas fincas tuvieron una gran pérdida, porque estuvieron casi un mes sin enfriar la leche. Algunos pudieron hacer quesos, queso de matera; pero muchos no lo pudieron hacer porque no nos habíamos preparados para tantos días sin electricidad. Normalmente los cortes eran de varias horas y la gente buscaba la forma de subsistir”, destacó.

El vocero ganadero indicó que las plantas receptoras de leche en Machiques han reportado la pérdida de más de 200.000 litros de leche únicamente en el municipio Machiques de Perijá durante marzo, a consecuencia de los apagones.

También destacó que los mataderos de Machiques y la Villa del Rosario se han paralizado por completo: la temperatura de las canales de los animales sacrificados requieren enfriarse entre 24 y 48 horas a 5 grados centígrados, y eso se logra con continuo fluido eléctrico. Los mataderos no pueden funcionar con 4 horas de luz porque las cavas no pueden alcanzar la temperatura que la carne necesita para mantenerse sin descomponerse.

El consumo de carne ha bajado drásticamente en el municipio. Las carnicerías vendieron todo lo que tenían en inventario, en otras las vendieron a bajos costos para que no se perdiera.

“La situación es caótica. El panorama de lo que estamos viviendo es crítica en el sector y se agrava aún más con la falta de combustible. No tenemos combustible para poner a funcionar las plantas de enfriamiento, tampoco para mover los vehículos y maquinarias en nuestras fincas”, afirmó el presidente del gremio.

El presidente de Gadema pidió a las autoridades nacionales que traten de solucionar la escasez de combustible, tanto para los camiones como las plantas que procesan, a fin de desplazar los camiones hasta las ciudades y grandes pueblos.

“En condiciones normales, los productores agropecuarios teníamos problemas con el combustible. Al estar tantos días sin servicio eléctrico las estaciones de servicio no funcionan, no trabajan y te podrás imaginar la cantidad de carros, camiones y cavas que están paralizados por combustible, las colas son interminables”, afirmó.

DÉJANOS TU COMENTARIO