28.7 C
Caracas
jueves, 19 mayo, 2022

Padres se las ingenian para adquirir útiles escolares a precios dolarizados

-

Una lista de preescolar ronda los 250.000 bolívares, mientras que la de primer grado puede costar hasta 500.000 bolívares, incluyendo un libro integral

Por: Pola Del Giudice y Rosanna Battistelli

.

Mariana asistirá a clases en el año académico 2019-2020 con el mismo uniforme que cursó tercer grado. También usará los útiles que aún conserva en buen estado, pues los ingresos económicos de sus padres no alcanzan para cubrir la nueva la lista escolar.

“El costo de los artículos y textos escolares los establecen de acuerdo con el dólar paralelo, pero nosotros ganamos en bolívares, devaluados, que apenas nos alcanzan para comer”, indicó Carolina Fajardo, representante de Mariana.

Fajardo recuerda que en sus tiempos de estudiante adquirir la lista de útiles era emocionante, tanto para el alumno como para el representante. “Uno se dedicaba a forrar sus cuadernos y nos compraban uno para cada materia. En ese entonces se utilizada hasta papel contac, pero ahora eso se convirtió en un lujo”, destacó.

Al igual que Fajardo, Margarita Oropeza se limitará a comprarles a sus dos hijos, de 7 y 10 años, lo estrictamente necesario para el regreso a clases. El mayor utilizará la misma libreta del recién finalizado periodo académico, pues una nueva cuesta 20.000 bolívares, es decir, la mitad del salario mínimo.

“Mi poder adquisitivo es muy limitado y muchas veces hasta sacrifico mi comida para alimentar a mis hijos, así que no puedo permitirme gastos extras. Afortunadamente, me aprobaron un préstamo en mi trabajo para cubrir parte del kit escolar, pues solo la guía integral Caracol para primer grado tiene un costo de 379.000 bolívares y el texto Lecturas Girasol, de quinto grado, 175.000 bolívares”, destacó.

Oropeza y Fajardo, quienes habitan en los Valles del Tuy, coinciden en que prefieren ir comprando desde ahorita los útiles y uniformes, porque en septiembre estarán más caros. “Uno vive en una carrera contra los precios y siempre busca reinventarse para hacerle frente a esta hiperinflación”, señaló Oropeza.

Confesó, además, que ha recurrido al trueque como alternativa. “A través de los grupos de WhatsApp estamos haciendo intercambios grupales de libros para ahorrarnos un dinerito. Otra opción es visitar las ferias escolares, donde muchas veces se consiguen buenos precios, al igual que los combos que ofrecen por Mercado Libre”, añadió.

Un cuaderno y un lápiz …

Desde hace ocho años, Lucila Reyes tiene una librería en los Valles del Tuy y asegura que a medida que pasa el tiempo disminuye la cantidad de útiles que compran los representantes. “Se limitan a un cuaderno y un lápiz, en espera de los bolsos que distribuye el Gobierno; sin embargo, el contenido de estos morrales no alcanza para todo el año, además de que no llegan a todas las escuelas y mucho menos a las privadas”, comentó.

Reyes reconoció que hoy en día a los representantes se les hace cuesta arriba comprar la lista escolar y, sobre todo, los libros, lo que calificó de un retraso para la educación de los alumnos. “Son muy pocos los libros que se venden, entonces uno prefiere pedir pocos en las distribuidoras y, en cambio, compra libretas, cuadernos, borras, lápices, sacapuntas y colores en grandes cantidades, porque tienen mayor demanda”, acotó.

Dijo, asimismo, que en las distribuidoras aumentan los precios de la mercancía cada semana. “Uno intenta hacer pedidos grandes para no sucumbir ante la inflación, pero muchas veces no es posible, porque nuestra economía también es paupérrima y, hasta la fecha, no hemos vendido ni una cuarta parte de lo estimado”, confesó.

Una crisis que golpea

Intercambiar los libros en buen estado también es una práctica común entre los representantes de la subregión Altos Mirandinos. “Nos unimos en el colegio y quien usaba el de quinto grado lo dona para el nuevo alumno de ese grado”, dijo Milena Guédez, representante de un colegio del municipio Carrizal.

En la capital mirandina hay dos librerías que compran libros usados y los aceptan como parte de pago de los nuevos. “Llevé los textos de mi hija de primer grado, uno de lectura y otro de enciclopedia integral, y me los aceptaron por Bs. 60.000 en la librería. Con ese dinero compré, en el mismo comercio, dos libretas y una pega. Los colores los compraré en otra quincena”, contó la representante Angélica López.

Miguel García, encargado de una de las sedes de la librería La Alternativa de Los Teques, confesó que se ha incrementado la cantidad de padres que comienza a llevar libros de su casa para darlos como parte de pago de la lista o intercambiarlos por el texto escolar que necesita.

“Antes se creía que era una opción solo para representantes de escasos recursos, pero este año, y podría decir que los últimos cinco años, es una práctica común de todos los colegios”, aseguró.

Comentó que no solo reciben y compran textos escolares usados, sino todo tipo de literatura narrativa infantil y cualquier género.

Padres se unen

Sara Navas es representante de una niña que cursará preescolar y de otra que fue promovida al cuatro grado. Para comprar los útiles se unió con varios representantes y adquirió el libro de su hija menor directamente en la editorial. Comprar aquí significó para Sara, y otros 18 representantes de educación inicial, un ahorro de Bs. 15.000 por cada libro. “Con eso, al menos, puedo comprar las pegas o el papel bond”, dijo.

Como se trata de libros de atención y ejercicios no pueden ser usados, a diferencia de los que necesita su hija mayor; de allí que en el colegio, los padres crearon un banco del libro para tener los textos integrales que usarán los alumnos todo el año escolar. “Llevamos los libros viejos que teníamos en casa y con un pequeño pago anual recibiremos el texto que necesita nuestro hijo y que debe ser devuelto al finalizar el año”, explicó.

Una lista de preescolar ronda Bs. 250.000

Témpera, tijera, plastilina, colores, papeles de seda, crepé y bond y hojas blancas son los útiles básicos para preescolar, cuya lista ronda los 280.000 bolívares, cuando falta un mes para que se inicie un nuevo año escolar.

Héctor Figuera, vendedor de una librería, señala que los precios varían cada vez que reciben un nuevo producto. “Los padres vienen a buscar presupuesto, pero cuando les toca comprar, la lista ya ha variado de 40 % a 50 % y, en algunos casos, hasta más”, señaló.

De acuerdo con lo informado por los dueños de librerías entrevistados, los útiles escolares están entre cinco y 10 veces más caros para este nuevo año escolar en comparación con el mes de agosto de 2018. “En julio pasado, una lámina de papel bond costaba 1.500 bolívares, pero ahora vale 2.500 bolívares, 50 % más. El sábado 17 de agosto hice un presupuesto de lista de útiles de primaria y superó los 180.000 bolívares; a los dos días vinieron por un presupuesto de preescolar y fue 195.500 bolívares, sin los creyones de cera”, destacó Figuera.

Los comerciantes coinciden en que por los altos precios de los útiles escolares, los representantes adquieren los artículos en partes y calculan que completar la lista les tomará entre seis y ocho visitas a los establecimientos.

“Una resma de hojas, que el año pasado costaba entre 15.000 y 16.000 bolívares, en algunos establecimientos supera los Bs. 50.000. La mayoría de las listas escolares suma una o media resma entre las peticiones de los docentes de aula”, detalló Figuera.

Señaló, además, que estos aumentos obedecen a que muchas empresas del sector están importando a dólar libre. Sin embargo, los proveedores les informaron que este año no repondrán inventarios por lo costoso del dólar y venderán lo que tienen en existencia.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a