21.7 C
Caracas
sábado, 19 septiembre, 2020

Las encomiendas son la esperanza de los que se quedan en Venezuela

-

Caracas.- Pablo Jiménez es un emigrante venezolano. Actualmente, vive en Panamá, desde donde envía cada cierto tiempo alimentos y medicinas a sus hermanos que siguen en su país natal. La leche es uno de los productos que no puede faltar en sus envíos, porque es un alimento indispensable para sus sobrinos en edad escolar. Además, Pablo manda medicamentos, entre ellos, Metformina para su hermana, quien tiene diabetes: “Para ella esa es la única manera de acceder a esta medicina, porque en Venezuela no se consigue”, asegura.

La Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de la Población Venezolana (Encovi) difundida este 2018, determinó que 67% de los venezolanos que emigran lo hacen por motivos económicos. El envío de cajas con alimentos, medicamentos o artículos de higiene personal, es una de las alternativas que han encontrado los migrantes para ayudar a sus familiares que aún están en Venezuela y que diariamente deben enfrentar las carencias y dificultades de una crisis humanitaria, económica y social nunca antes vista.

En un sondeo realizado por El Pitazo a través de la red social Twitter, de 475 personas que participaron en 24 horas, 47% aseguró recibir o enviar encomiendas con medicamentos. Así mismo, 35% dijo recibir o enviar comida, mientras que 12% señaló la opción de artículos de higiene personal. Solo 6% dijo recibir encomiendas con chucherías y chocolates. Esto sin contar el envío de remesas, que se hace por otras vías formales e informales.

La alta demanda de encomiendas hacia Venezuela ha impulsado la creación de empresas que ofrecen estos servicios. La historia de Tealca, por ejemplo, revela cómo el flujo de mercancía cambió. Esta empresa nació hace 34 años, cuando una pareja de colombianos emigró a Venezuela y ante la falta de un servicio confiable para hacer envíos a su país natal, decidió iniciar este negocio. El objetivo principal era mandar bienes, dinero y cartas, desde Caracas hacia Barranquilla, porque para la época esta era la forma de comunicación para quienes estaban lejos de su tierra.

Con el pasar de los años este negocio fue mermando. Las restricciones para enviar dinero, el cierre de fronteras y otros factores externos los hicieron quedarse con el servicio entre las regiones de Venezuela y, poco a poco, se fueron expandiendo en el mercado nacional, donde actualmente manejan más de 1.200.000 paquetes al año.

En marzo de 2017, tras las exigencias de sus mismos clientes, inauguraron Tealca Miami, desde donde ofrecen a los venezolanos residenciados en esta ciudad – o todo aquel que lo desee- la oportunidad de realizar envíos a Venezuela, por vía aérea o marítima, con lo que quieran, siempre y cuando no sean artículos prohibidos por las autoridades.

- Advertisement -

Hoy en día, también venezolanos residenciados en otras ciudades de Estados Unidos, e incluso, otros países, realizan sus compras a través de plataformas de comercio electrónico como Amazon y Walmart, y la remiten a las sedes de estas compañías ubicadas en Estados Unidos.

Por ejemplo, ZOOM, otra de las empresas reconocidas en Venezuela, ofrece este servicio, denominado por ellos: “Casilleros Internacionales”, que permite recibir encomiendas en Venezuela desde cualquier lugar del mundo, a través de su oficina ZOOM Miami, desde donde son despachadas hacia su destino final.

Tealca no es la única empresa de encomiendas creada por inmigrantes. En 1958, Antonio Possamai, oriundo de Francia, fundó Aerocav en la avenida San Martín de Caracas y 32 años después, inició la internacionalización de la compañía.

Actualmente, Aerocav ofrece el servicio de courier internacional a través del cual se pueden enviar documentos y paquetería a cualquier parte del mundo, a través de su aliado comercial UPS, empresa de mensajería y entrega de paquetes express con servicio a más de 220 países.

Las compañías de envíos con destino a Venezuela se han convertido en uno de los negocios que más han proliferado en los últimos años en aquellos países con gran número de emigrantes venezolanos.

“Desde que arrancamos, hemos tenido una alta demanda porque cada día hay más venezolanos en el exterior, pero este año ha sido un poco más notorio”, asevera Carlos Ángulo, directivo de Tealca.

No son sólo venezolanos quienes envían encomiendas a su país. También ciudadanos americanos y cubanos solidarios con la situación que se vive en Venezuela. Los cubanos, incluso, dan “tips” para quienes van a mandar algo, como por ejemplo, sustituir la leche en polvo por leche evaporada, porque es más económica y aseguran que al agregarle agua hervida, sabe igual.

Franklin Díaz vive en la urbanización Sarria de Caracas. Cada dos meses sus hermanas, quienes están residenciadas en Estados Unidos, le envían comida. “Con eso nos ayudamos bastante”, asegura. Sin embargo, Franklin confiesa que igualmente deben “estirar” lo que reciben, o comprar lo que se pueda, para complementar.

Al preguntarle qué es lo que más envía la gente hacia Venezuela, Ana Andrade, coordinadora administrativa de Tealca Miami, no demora ni un segundo en responder: “alimentos”. Luego añade que los artículos de higiene personal, ropa y zapatos también forman parte de las encomiendas. Sin embargo, resalta que los dos últimos no son muy frecuentes. Andrade comenta que a pesar de que sugieren enviar alimentos no perecederos, pues aún no cuentan con el servicio de refrigerado, hay quienes se han arriesgado y han enviado, incluso, pan y queso por vía aérea y han llegado en buen estado.

Valmore Rodríguez recibe dos veces al año productos de higiene personal (jabón, desodorantes, crema dental, entre otros) de parte de dos sobrinas que residen en Estados Unidos y México. Para él, esto representa un alivio para su bolsillo: “Con esto, me ahorro mucho dinero”, asevera.

Desde la distancia, los emigrantes son el sustento de sus seres queridos, en especial de los de la tercera edad, quienes esperan con ansias lo enviado por sus parientes. “Desde que los familiares les dicen que les mandaron un paquete, se acercan a la oficina a preguntar si llegó. Aquí les explicamos que deben esperar nuestra llamada”, relata Marianela Araujo, franquiciada de la sede de Tealca Los Palos Grandes.

Desde Argentina y Panamá, los hermanos de Cira Elena envían cada dos o tres meses medicinas para sus progenitores que residen en Maracay, estado Aragua. “Lo que mandan, ayuda a nuestros padres”, asegura. Sin embargo, para Cira Elena es “indignante” que sus hermanos dejen de disfrutar de algunas cosas para poder enviarles desde allá lo que deberían tener en su país.

Tarifas en dólares y bolívares

Los costos de envío dependen de la modalidad, el tiempo de entrega y el criterio de la empresa (peso, medidas, entre otros). La mayoría de las compañías cuentan con un cotizador en su página web a través del cual se puede calcular el precio del envío de acuerdo con la tarifa fijada por la empresa, tal es el caso de Zoom y Rimacargo.
En el caso de Tealca, la tarifa por el servicio marítimo es de $18 por pie cúbico con un mínimo de $20 por factura, mientras que el servicio aéreo tiene un costo de $3.50 por libra con un mínimo de $20 por factura. Si el envío contiene electrónicos, estos deberán viajar asegurados y el costo del seguro varía de acuerdo con el valor declarado. Estas tarifas incluyen todo el traslado y entrega en Venezuela, por lo que la persona que recibe no tendrá que pagar nada.

A1 Cargo es otra de las empresas de carga situada en Miami, Florida que realiza traslados vía aérea y marítima desde Estados Unidos hacia el Caribe, Centroamérica, Sudamérica y Europa. A diferencia de Tealca, llega a solo cinco destinos en Venezuela: Barcelona, Caracas, Guanta, Maracaibo y Valencia. Sus tarifas para envíos aéreos van desde $2.80 por libra, mientras que para los envíos marítimos es de $16.00 por pie cúbico. Además, ofrecen diferentes formas de pago, tales como tarjeta de crédito, gift card de Amazon, criptomonedas e, incluso, bolívares.

Familias divididas

Quienes laboran en estas empresas de encomiendas han debido desarrollar su escucha, porque muchas veces la persona llega a enviar o a retirar un paquete y termina compartiendo su historia. “Los clientes se desahogan con nosotros. Algunos tienen la esperanza de que la cosas mejorarán, mientras que otros se muestran muy preocupados por lo que viven sus familiares en Venezuela”, relata Maitte Belisario, trabajadora del área de servicio al cliente de Tealca Miami.

Maitte contó que en noviembre de 2017, cuando realizaban los últimos envíos que llegarían antes de la Nochebuena, varios venezolanos llegaron a la oficina con regalos para sus familiares. Todos pedían marcadores para escribir en las cajas que enviarían, mensajes como: “Yo soy el Niño Jesús”, “Te portaste excelente este año”, “Te amo, mamá”, entre otros.

“Ver eso en más de 50 cajas me partió el alma. Confirmar cómo tantas familias estamos divididas”, expresó esta caraqueña residenciada en Miami desde hace un año.

Las principales ciudades de Venezuela que reciben más encomiendas son Caracas, Maracaibo, Maracay, Barquisimeto y Puerto Ordaz. Además de artículos de primera necesidad, también se envían regalos, equipos electrónicos, cauchos y repuestos de vehículos.

Ventas de cajas de comida en línea

La escasez de alimentos y los altos costos de estos productos ha obligado a familiares en el exterior a plantearse como prioridad hacer este tipo de envíos. Sin embargo, en algunos países el servicio de courier hacia Venezuela es limitado y el hecho de que muchos migrantes no poseen tarjeta de crédito para hacer compras online también se convierte en un obstáculo para que cumplan su deseo de ayudar.

Ante esta situación, tres venezolanas decidieron emprender y crear Family Box, un servicio que brinda el envío de combos de alimentos a Venezuela. También ofrecen paquetes con artículos de cuidado personal que se pueden adquirir desde cualquier lugar del mundo y enviarlos a más de 320 destinos en el país, con la posibilidad de pagarlo por PayPal. Este sistema de pagos en línea puede asociarse a una cuenta bancaria y no necesariamente a una tarjeta de crédito. En un futuro, aspiran a contar también con las transferencias bancarias como modalidad de pago.

“No importa en qué parte de Venezuela esté la familia de destino, llevamos el encargo a la puerta de las casas o lo más cerca posible”, asegura Francis Martínez, una de las fundadoras de Family Box, quien, además, explica que, por ahora, están enfocados en combos básicos con los productos que nunca faltaban en la mesa del venezolano.

Family Box permite al remitente escoger diferentes tamaños y combinaciones que se adaptan al presupuesto del comprador. El costo oscila entre $89.00 y $199.00, dependiendo de su contenido. Además, brinda la posibilidad de contratar un plan mensual con el cual los familiares podrán recibir una caja todos los meses.

Las medicinas cruzan fronteras

Los servicios de encomiendas también hacen frente a otra realidad: la ausencia y el alto costo de los medicamentos en Venezuela. Las compañías de envío sugieren enviar cantidades pequeñas, no más de cuatro unidades de cada producto. Los tratamientos para enfermedades crónicas, como cáncer y VIH, son los más difíciles de trasladar, pues deben tener un protocolo específico para que los dejen pasar.

Esteban Medina es uno de los tantos venezolanos que mensualmente recibe medicinas desde el exterior. “Lo que recibo es para tratamientos persistentes”, explica. También le mandan algunos alimentos que en Venezuela son muy costosos. Medina dijo que los medicamentos que le envían no se consiguen actualmente en el país.

Es recomendable, sin embargo, consultar a las empresas de encomiendas antes de realizar un envío para evitar inconvenientes en el camino. En el caso de Tealca, cuentan con un servicio de atención al cliente en su página de Facebook, a través del cual le dan orientación al cliente, responden preguntas o inquietudes y también confirman órdenes, inmediatamente, de manera automatizada.

Otras empresas, como el caso de Zoom, tienen un formulario de contacto en su página web, en el que las personas pueden hacer consultas. Además, las páginas web de estos proveedores suelen contar con una sección de preguntas frecuentes.

Las encomiendas se han convertido en la esperanza de quienes permanecen en el país y pueden tener acceso a este tipo de servicios. Para muchos es el salvavidas que los mantiene a flote, la tabla que lo rescata en una coyuntura determinada, mientras se levanta el sector productivo en Venezuela y mejora la oferta de estos productos.

NOTA: Este contenido fue redactado por el equipo de Mercadeo de El Pitazo y es patrocinado por Tealca.us

¿Qué tan útil fue esta publicación?

Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado