Lara: sector comercial reporta aumentos de 1.000 % en servicios de agua y aseo

Propietarios de negocios consideran que los nuevos cargos son insostenibles: desde hace tres meses y medio redujeron horarios por los cortes eléctricos y están al mínimo de su capacidad instalada

312
Taquillas de Hidrolara en Barquisimeto y Cabudare están cerradas por falta de sistema. Foto: Liz Gascón

Las tarifas de la Hidrológica del estado Lara (Hidrolara) y el Instituto Municipal de Aseo Urbano y Domiciliario de Barquisimeto (Imaubar) incrementaron hasta 1.000 % para clientes jurídicos en junio. 

Propietarios de negocios consultados por El Pitazo consideran que los cargos son insostenibles; después de tres meses y medio de racionamiento eléctrico registran caída de ventas y producción. Además redujeron la jornada laboral por los apagones.

Señalan que la prestación de servicios es precaria. El suministro de agua es casi nulo en parte de los sectores y la recolección de desechos se reduce a las vías principales.

El metro cúbico de consumo de Hidrolara subió de Bs. 110 a Bs. 1.200 mensuales, el aumento es de 1.052 %.  

El servicio de agua llega una o pocas veces a la semana a los negocios que deberán pagar tarifas con 1.000 % de aumento. Foto: Liz Gascón

“Hicimos una revisión de los precios del agua y se autorizó un aumento”, confirmó la gobernadora Carmen Meléndez

El presidente de la Cámara de Comercio del estado Lara, Pablo Chirinos, indicó que una empresa de la Zona Industrial pasó de cancelar Bs. 10.000 a Bs. 1.000.000 a la hidrológica.

“Esa empresa gasta ocho millones de bolívares mensuales en camiones cisternas. No nos negamos a pagarlo, pero el servicio prácticamente no llega a nuestros afiliados. Si ese es el verdadero valor del servicio, el suministro debería ser constante y no intermitente”, declaró.

El agua es cara y ausente

En el hotel Bonifran, ubicado en el centro de Barquisimeto y abierto desde hace 31 años, la factura emitida el 19 de junio es Bs. 575.974. El mes anterior pagaron Bs. 53.206.

“Tenemos ocho días sin agua, la luz se va por seis horas diarias y ya no recibimos huéspedes. No hay servicios, pero sí hay aumento”, reclamó el dueño, Francesco Caltagirone. La nómina del hotel de 100 habitaciones se redujo de 40 a 10 trabajadores en los últimos años y actualmente solo quedan la recepcionista y el dueño. Ocho trabajadores fueron liquidados porque cerró el restaurante del lugar debido a los apagones y la falta de gas.

En el Hotel Bonifran deben más de medio millón de bolívares por concepto de agua, pero no tienen el servicio con frecuencia. Foto: Liz Gascón

Caltagirone pedirá a Hidrolara una revisión del monto porque los cortes eléctricos tienen en riesgo su empresa de larga data. Sin clientela ni servicios que ofrecer por la ausencia de servicios básicos, debe reparar cinco televisores, dos neveras y un ascensor dañados entre las caídas de fases.

LEE TAMBIÉN

Productores de búfalo también padecen déficit de combustible

“¿Cómo sobrevivimos? Ya no producimos ni siquiera para pagar los salarios. Estamos de mal en peor, todos los días retrocedemos”, agregó.

En una fábrica de sellos que solo tiene agua por tuberías una vez por semana, Hidrolara cobró Bs. 15.000 en mayo y Bs. 115.900 en junio. “La semana pasada llegó el recibo y no hubo agua ningún día”, acotó Minerva Bravo.

Taquillas cerradas y facturación limitada

Bravo denunció que las taquillas de Hidrolara en el centro y este de Barquisimeto están inhabilitadas por falta de línea y ha intentado saldar la deuda de junio en cinco oportunidades sin éxito. Después de varias horas perdidas, el personal anunció que solo funciona la oficina central, en el sector Caja de Agua, para los clientes de los municipios Iribarren y Palavecino.

Mientras que las facturas con nuevas tarifas de Hidrolara llegan a un porcentaje de los establecimientos de Barquisimeto, los encargados de una venta de repuestos y una lunchería afirmaron que desde hace más de un año no les envían recibos a los establecimientos.

Desconocen el monto a pagar por el suministro de agua en junio porque las taquillas de Hidrolara más cercanas están cerradas.

Los propietarios de un cafetín, también al centro de Barquisimeto, intentan desde hace una semana consultar la deuda en la oficina más cercana en vano. “Pasamos casi tres meses sin una gota de agua, ahora llega solo un hilito y no nos llegan los recibos”, detallaron.

El restaurante del hotel Bonifran cerró y dejó a ocho trabajadores desempleados. Foto: Liz Gascón

Ambas fuentes reportaron aumentos excesivos en las tarifas de Imaubar. En marzo cancelaron Bs. 276.000. “De noviembre de 2018 a febrero de 2019 pagamos 70.000. El servicio es deficiente porque solo recogen una parte de las bolsas, en las calles principales”, explicaron.

El servicio de aseo urbano se independizó de las facturas de Corpoelec y los recibos también son enviados a contados establecimientos. A partir de este mes, Imaubar solo cobrará por la recolección de desechos sólidos y la contratista Nosotros HT C.A. emitirá recibos adicionales por “la disposición final de desechos” en el vertedero de Pavia.

Según los comerciantes el incremento de Imaubar es “abusivo” y les inquieta el pago extra que estará por encima de un sueldo mínimo. 

“En un momento dado tendremos que quitar la parte de mercancía para tener que pagar servicios y en consecuencia habrá menos capital”, dijeron.

Las tarifas de aseo urbano también van en alza. A partir de junio clientes jurídicos deberán pagar a Imaubar y una contratista por la recolección y disposición de desechos. Foto: Liz Gascón

Las insolvencias de servicios básicos, advirtieron, puede acarrear multas por parte del Servicio Municipal de Administración Tributaria (Semat).

“Ya están estrangulando el comercio. Entre los apagones y la escasez de gas el panorama es complicado”, opinaron. 

Según la Cámara de Comercio, después de los apagones hay negocios, especialmente del sector alimentos, que operan al 20 % de su capacidad. 

La energía eléctrica no es segura ni constante, por lo tanto hay temor de tener suficiente inventario. Tenemos restaurantes que tienen dificultades para conseguir gas y a esto le sumamos que hay retraso y ausentismo laboral por las colas de gasolina y las limitaciones de transporte”, concluyó el titular de esa organización.

DÉJANOS TU COMENTARIO