26.4 C
Caracas
sábado, 19 septiembre, 2020

La dolarización se refuerza en los centros comerciales de Caracas

-

Caracas.- En una economía como la venezolana, en donde la pérdida del poder de compra de su moneda de curso legal es cada vez más pronunciada, los agentes económicos buscan la manera menos engorrosa de establecer métodos de pago. La hiperinflación, que en octubre llega a 24 meses, ha pulverizado el bolívar, lo cual dificulta operaciones comerciales.

Los vendedores y compradores buscan una moneda segura y confiable, y en el escenario local surgió el uso del dólar como mecanismo alterno de pago.

El venezolano compra de todo con la moneda extranjera: desde un kilo de arroz hasta un café en comercios informales, mercados populares y centros comerciales. Atrás quedaron las transacciones en dólares mediante transferencias internacionales, fundamentalmente en ventas de inmuebles y vehículos de lujo.

Hay ofertas de ropa y zapatos en divisas. Foto: Elizabeth Ostos

Un estudio reciente, hecho por técnicos de la firma Ecoanalítica, que realizó investigaciones en 132 comercios de siete ciudades venezolanas, detectó que 40% de las ventas se hacen en dólares, en tanto que las facturas de las operaciones en moneda extranjera fueron de 57%. Por segmentos de venta, el 84% de lo colocado en dólares fueron celulares y computadoras; 93,5% fueron electrodomésticos, y repuestos de vehículos, 72,2%.

Y esta tendencia pareciera que seguirá incrementándose, pues la hiperinflación sigue, el poder de compra del bolívar continúa y las fallas en los servicios públicos, como el suministro de electricidad y la conexión a internet, imposibilitan los pagos electrónicos a tiempo. Esos factores impulsan las transacciones de dólares en efectivo.


LEE TAMBIÉN: 

DOLARIZACIÓN INFORMAL DEJÓ DE SER UN MISTERIO EN NEGOCIOS DE CARACAS

“Todos los días recibo billetes en montos bajos; yo devuelvo cambio en dólares si la compra supera los 15 dólares. No hago cambios en menudo, solo ventas directas”, dice a El Pitazo John Colmenares, encargado de una tienda de zapatos en el centro comercial El Recreo en Caracas.

- Advertisement -

Colmenares asegura: «Damos factura legal si la compra es en bolívares; fijamos la tasa en dólares y hacemos la conversión a moneda nacional. Y si nos piden recibo de pago por la compra en dólares, la damos sin problemas. Lo ideal es que el Gobierno permitiera la emisión de factura en divisas y así pagamos impuestos”, explicó el comerciante.

De ronda en los centros comerciales

El Pitazo recorrió cinco centros comerciales de Caracas y constató que ahora es más frecuente que los establecimientos ofrezcan mercancía expresada en bolívares y en dólares que hace dos o tres meses. Siguen prevaleciendo los anuncios con precios en moneda nacional.

En un concurrido centro de tecnología de Caracas hay ofertas de teléfonos básicos en 10 dólares y varias ofertas de celulares inteligentes que oscilan entre los 70 y los 85 dólares.

“También tenemos chips de las operadoras privadas de servicio telefónico celular a costos que oscilan entre los 6 y los 10 dólares. Casi nadie pide factura, pero para nosotros es obligación entregarla, pues en ella se incluye la garantía de los equipos. Solo los que superan los 100 la tienen. Los teléfonos baraticos no la necesitan”, señala un comerciante que pidió el anonimato y aseguró que la mayoría de sus ventas se hacen con efectivo.

También hay laptops, escritorios, sillas de oficina y plantas eléctricas que se venden en dólares o euros. Un encargado de una tienda de electrodomésticos, Ernesto Peña, informó a El Pitazo que “el euro lo recibimos pelo a pelo con el dólar. No podemos colocar otra tasa y hay gente que nos dice que el euro es más caro, pero para efectos de reposición de nuestros inventarios nos cobran el equivalente a la moneda americana”.


LEE TAMBIÉN: 

LA DOLARIZACIÓN, VARIACIONES DE UNA TRAGEDIA. PARTE II

Ernesto Peña añade que para transacciones de alto valor, como el pago de plantas eléctricas, reciben transferencias internacionales en la banca de los Estados Unidos mediante el sistema Zelle. «Una planta puede costar entre 600 y 700 dólares si es para un apartamento, pero si es para una casa grande puede costar 1.000 o 1.200. Depende de la marca”, añade

En los pasillos de los centros comerciales más exclusivos de Caracas abunda la mercancía que se vende en moneda extranjera. En especial relojes, bisutería, dulces y golosinas.

Foto: Elizabeth Ostos

La muy famosa Nutela solo se vende en dólares y en efectivo. No hay posibilidad de pagos en bolívares, “porque todo es importado. Este negocio es una extensión de un bodegón y todo se vende en dólares. Las chucherías se venden muy bien”, dice otro comerciante.

En varias tiendas hay ofertas de jeans, zapatos deportivos y de ropa de niños. Hay 2×1 en dólares en productos como franelas y pantalones. Los vestidos de bebé están en 5 dólares y los zapatos deportivos de hombre entre 17 dólares y 25 dólares, los más baratos. Los de marcas reconocidas cuestan desde 45 dólares hasta los 80 dólares en varias de las tiendas visitadas por El Pitazo.

Una economía distorsionada

Para el presidente de Consecomercio, Felipe Capozzolo, “lo que está pasando en el país es una dolarización de hecho, más no de derecho, porque en Venezuela la moneda oficial es el bolívar. Este no vale nada, pues el Gobierno emite dinero sin respaldo y eso dispara la inflación, y pareciera que esta política no cambiará. Esto es la expresión de una economía distorsionada, en hiperinflación y en recesión. El mercado se está reacomodando a las transacciones en dólares”.

En declaraciones a El Pitazo, el dirigente gremial señala que, según sus cálculos, “entre 20% y 30% de la economía está dolarizada”. No dudó en asegurar que “la dolarización en Venezuela es de facto”. Añadió que en Venezuela un dólar compra muy poco, porque la hiperinflación encarece muchísimo los precios de los productos. “En el exterior, un dólar compra mucho más, pues la inflación está muy controlada en el mundo”.

Explicó que una de las ventajas de la dolarización de facto “es que los precios van a mantener estabilidad. Lo que ofreces hoy en dólares puede estar a los mismos precios en semanas. La inflación del dólar en Estados Unidos está entre 2% y 3% anual. Esto corrige el tema de la emisión inorgánica de dinero”.

Finalmente, señala que nadie sabe hasta cuándo seguirá la tendencia de hacer negocios de todo tipo en dólares. “La dolarización de facto ocurre porque el Gobierno lo está permitiendo y, de alguna manera, lo fomenta. Si lo van a seguir haciendo, no descarto que la economía nacional use cada vez más moneda extranjera. En este caso, habría que plantear el pago de salarios a los trabajadores en dólares, aun cuando ya eso se está haciendo. Hay empresas que remuneran en divisas a su personal con la intención de retenerlo”, afirma.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado